Margaret Hodge lleva 25 años en el Parlamento británico (Gustavo Gavotti)
Margaret Hodge lleva 25 años en el Parlamento británico (Gustavo Gavotti)

La parlamentaria británica Margaret Hodge no tiene reparos en criticar hasta a los líderes del Partido Laborista, su propia formación. Pero su tono de voz roza la exasperación cuando debe referirse a Boris Johnson, el primer ministro británico que busca concretar el Brexit este 31 de octubre aún si no alcanza un acuerdo con la Unión Europea, situación que traería dramáticas consecuencias para el Reino Unido.

"(Johnson) construye su poder sobre miedos populistas, xenofóbicos, cosas malas e irresponsables para una posición de poder. Tal vez es mucho pedirle que no esté por encima de la ley", indicó Hodge en entrevista con Infobae. No duda en calificar al premier como un tipo "peligroso y desagradable".

La incertidumbre y la multiplicidad de factores le impide dar pronósticos concretos sobre las negociaciones entre Londres y Bruselas. Por ello, duda si se trata de un bache marcado por el avance del extremismo o una "reestructuración de los fundamentos de la política". De cualquier modo, resaltó que este giro se produce en todas las agrupaciones. "Los conservadores y laboristas, en su reducida membresía, han sido ocupados por los extremos. Nunca había visto un liderazgo tan pobre en ambos partidos", comentó.

Desde el 2016 abogó por permanecer en el bloque europeo y aunque reconoce el estrecho margen que se impuso por la salida, argumenta que "nadie votó por ser pobre", ni por un Brexit sin acuerdo. Todavía hoy, más de tres años después del referéndum, advierte que la población británica no conoce realmente el impacto económico y social que tendría una salida abrupta.

(Gustavo Gavotti)
(Gustavo Gavotti)

Estamos a la espera de un fallo de la Corte Suprema del Reino Unido que podría anular la larga suspensión del Parlamento que solicitó Boris Johnson. ¿Qué se viene en esta disputa, cuando cada vez falta menos para el 31 de octubre, fecha fijada para el Brexit?

¡No lo sé! Me parece extraordinario que este primer ministro haya molestado a tanta gente en sus primeros días del poder. Normalmente hay una "luna de miel". Boris Johnson ha molestado al Parlamento, tratando de bloquearnos. Ha molestado a los europeos, a las cortes; y parece que ha mentido a la reina.
Es un tipo peligroso y desagradable. Avanza sobre el populismo, como Trump. Da mensajes pegadizos, como "soy el Hulk", sin sentido o muy lejos de la verdad, y construye sobre miedos populistas, xenofóbicos, cosas malas e irresponsables para una posición de poder. Tal vez es mucho pedirle que no esté por encima de la ley. Suena cada vez más difícil que logre un nuevo acuerdo. Si no lo consigue para el 19 de octubre, debe pedir una prórroga. Él dice que ello solamente ocurriría "sobre su cadáver". Eso es traición.

Johnson se defiende con el argumento de que se apega a su promesa de concretar el Brexit. Boris y su promesa. ¿Es válido escudarse en una promesa política para realizar medidas polémicas?

Johnson no llegó al poder con una elección. Es otro escalofriante fenómeno de la política británica. Los dos partidos, en su reducida membresía, han sido ocupados por los extremos. La extrema derecha en los conservadores y la extrema izquierda en los laboristas.
No creo que su promesa legitime su decisión y le permita estar por encima de la ley. Estamos en una democracia representativa. Nadie votó por ser pobre. Fue un 52% a 48%, y nadie votó por una salida sin acuerdo.

Usted, entre otros calificativos, ha señalado a Johnson como poco confiable. ¿Qué tan lejos está dispuesto a llegar para cumplir su objetivo?

¡No tengo idea! Realmente no sé cómo puede terminar, es difícil de predecir. Es posible que consiga un acuerdo, no sé cómo, pero podría pasar.
Además, la decisión del Brexit no está dividida por partidos, hay respaldo y rechazo tanto entre los conservadores como los laboristas. Lo interesante es que hubo un realineamiento. Nunca había visto un liderazgo tan pobre en ambos partidos.
Boris se ha negado a reunirse conmigo, así como ahora se negó a ir a la corte. Él simplemente miente. ¿Sabe lo que quiere? Él piensa en el poder, ¿pero lo hace a sabiendas o como parte de un juego? ¿O hay algo de verdad? Solo él lo puede responder, y se niega a hacerlo.

Boris Johnson insiste en lograr un nuevo acuerdo con las autoridades europeas. La ley lo obliga a pedir una prórroga si no lo consigue antes del 19 de octubre, pero ha dado indicios de que no planea hacerlo (Reuters)
Boris Johnson insiste en lograr un nuevo acuerdo con las autoridades europeas. La ley lo obliga a pedir una prórroga si no lo consigue antes del 19 de octubre, pero ha dado indicios de que no planea hacerlo (Reuters)

Ya se hizo público el documento de la Operación Carpintero Dorado, que describe lo que pasaría ante un Brexit sin acuerdo: escasez de medicinas y alimentos, aumentos de precios, tensiones sociales, problemas en las aduanas y hasta conflictos entre pescadores, entre otros efectos preocupantes. ¿La población británica sabe realmente las consecuencias de una salida sin acuerdo?

Mis propios electores son un ejemplo. Votaron a favor del Brexit porque odian la inmigración. Cuando iba a hablarles del tema, la respuesta más común era "Oh, Margaret, es tan complicado! lo tienes que resolver para nosotros". La idea de definirlo en un referéndum es escandalosa. Y no lo digo como una política arrogante, pero es un tema muy complicado.
Creo que la gente no sabe del impacto. Es complicado, estamos hablando del futuro, así que no es "real". También es un asunto debatible, hay diferentes puntos de vista. Creo que los pro Brexit tienen mejores eslóganes. Es difícil para los Remain decir "quedémonos en esta organización realmente complicada que les quita un poco de poder pero en un mundo global les da más influencia". Es un argumento difícil. Mi mejor campaña es "no votaste por ser más pobre". Es una manera simple de expresar un argumento complicado.

La desinformación tuvo un papel importante en la votación del 2016 ¿Cuál es el rol actual de las noticias falsas?

Es terrible. Pienso con temor sobre el impacto de las redes sociales. La pérdida de confianza ha permitido a algunos actores capitalizar temores,
ya sea Trump, Farage, Johnson o Corbyn, todos se aprovechan de la pérdida de confianza. Construirla es uno de los desafíos.

En Italia y España se ha señalado con preocupación la posibilidad de nuevas elecciones, ante un posible avance de movimientos nacionalistas. ¿Qué pasaría si se convoca a nuevas elecciones en el Reino Unido, como propuso Johnson?

Es muy difícil de predecir. Si Boris consigue un acuerdo, el nacionalismo y los xenofóbicos desaparecerán. Si no lo consigue, a ellos les podría ir extremadamente bien en una elección.
A los conservadores les iría peor. Desde su punto de vista, por eso quiere salir de la UE, pero es una mentira. La verdad es que si nos vamos sin acuerdo, el Brexit será el centro del escenario durante décadas, debemos negociar rápidamente acuerdos comerciales y eso consumiría el oxígeno del sistema de la política.

Hodge es la titular del Grupo de Todos los Partidos sobre Fiscalidad Responsable del Parlamento (foto: Gustavo Gavotti)
Hodge es la titular del Grupo de Todos los Partidos sobre Fiscalidad Responsable del Parlamento (foto: Gustavo Gavotti)

Hodge, ex jefa del Comité de Cuentas Públicas en el Parlamento, es una de las principales impulsoras del reclamo para que juridicciones opacas que responden a la corona británica y funcionan como paraísos fiscales (como las Islas Caimán o las Islas Vírgenes Británicas) implementen registros públicos sobre los verdaderos dueños las empresas offshore. Llegó a Buenos Aires para ser oradora de la Quinta Conferencia sobre Registros Públicos de Beneficiarios Finales de las Personas Jurídicas,  organizada por la Fundación SES y Tax Justice Network.

En la opinión pública, hay una imagen negativa sobre las empresas offshore, pero algunos líderes políticos que levantan las banderas de la transparencia no han dado todo su respaldo a iniciativas como la suya. ¿Por qué sucede esto?

Creo que es el poder de la industria de los servicios financieros, los asesores, los millonarios. Todos ellos ganan con este sistema. Con el Brexit, ya estamos alterando las relaciones comerciales con Europa. Lo último que el gobierno quiere es otro problema con otros países que son importantes para los servicios financieros.
Hay un sentido de privacidad que algunos sienten como un principio que creen que no debería ser desafiado.

En ese sentido, no todos los que usan estas firmas en jurisdicciones opacas necesariamente lo hacen por una actividad ilícita o poco favorable a su imagen. ¿Deberían tener miedo u oponerse?

Las leyes no deberían estar diseñadas en base a las excepciones. La transparencia es muy importante, saber quién tiene qué y dónde, poder hacer rastrear los bienes y asegurar que se prohíba el lavado del dinero. Aunque el registro sea pobre, da un poco de luz.
Si alguien tiene un verdadero motivo para la excepción, no debe usarse para justificar evitar una ley.

Los esfuerzos para una mayor transparencia requieren un esfuerzo global. Estamos ante un dilema del prisionero, en el que nadie quiere dar el primer paso para evitar quedar en desventaja competitiva. ¿Cómo afrontar esta situación?

Ese es el argumento de los paraísos fiscales. Todos quieren ser el último de pie, y nadie busca ser el primero. Pero debemos liderar con el ejemplo. No debemos sostener la riqueza y bienestar sobre las espaldas del dinero sucio. Como dijo mi colega Andrew Mitchell: es como luchar contra la malaria. Solo porque haya malaria en otros países, no significa que uno debe dejar que otros países hagan los esfuerzos para encontrar la cura.
Es cierto que si aumentamos los controles sobre algunos territorios, las empresas se irán a otros paraísos fiscales. Pero si está más concentrada, es más visible y más fácil de encontrar.