(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

El arresto de un ex alto cargo del Gobierno mexicano es un gran avance en la campaña contra la corrupción en el país, pero pone al presidente Andrés Manuel López Obrador en una situación algo delicada.

Por un lado, el arresto del ex director de la petrolera estatal acusado de fraude representa una victoria tangible para López Obrador en su cruzada contra la corrupción, un tema de vital importancia para los mexicanos. Pero si el caso continúa ampliando su alcance, podría involucrar a figuras nuevas y poderosas y tal vez poner en riesgo la estabilidad de la política nacional.

Emilio Lozoya, exdirector ejecutivo de Petróleos Mexicanos, está detenido sin fianza en una cárcel de España por acusaciones de fraude por un valor de USD 280 millones. México ha dicho que solicitará su extradición. Persona de confianza del predecesor de López Obrador, Enrique Peña Nieto, durante mucho tiempo, Lozoya había sido miembro clave de la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012 antes de ser nombrado para dirigir Pemex.

López Obrador, más conocido como AMLO, ya está suavizando las expectativas de que el caso de Lozoya pudiera afectar a Peña Nieto. El expresidente no está acusado de ningún delito.

Emilio Lozoya, exdirector ejecutivo de Petróleos Mexicanos, está detenido sin fianza en una cárcel de España por acusaciones de fraude por un valor de USD 280 millones. (Foto: REUTERS/Jon Nazca)
Emilio Lozoya, exdirector ejecutivo de Petróleos Mexicanos, está detenido sin fianza en una cárcel de España por acusaciones de fraude por un valor de USD 280 millones. (Foto: REUTERS/Jon Nazca)

A preguntas de los periodistas el jueves, AMLO dijo que su postura era que no se debía investigar a su predecesor.

Lozoya, quien está detenido por acusaciones de corrupción que involucran a la siderúrgica Altos Hornos de México y la constructora brasileña Odebrecht SA, es el arresto de más alto perfil hasta la fecha en la campaña anticorrupción de López Obrador.

AMLO logró una victoria aplastante en 2018 después de prometer que eliminaría la corrupción endémica de México. El país ocupa el puesto 130 entre los 180 países del Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional.

Los analistas dicen que AMLO hará todo lo posible para contener la investigación y evitar que divida a México de una forma similar a la experiencia de Brasil con el escándalo de sobornos conocido en el país como Lava Jato.

AMLO logró una victoria aplastante en 2018 después de prometer que eliminaría la corrupción endémica de México. (Foto: REUTERS/Henry Romero)
AMLO logró una victoria aplastante en 2018 después de prometer que eliminaría la corrupción endémica de México. (Foto: REUTERS/Henry Romero)

El escándalo de Brasil ha involucrado a decenas de ejecutivos corporativos y políticos, incluido el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. La crisis política que siguió contribuyó a desencadenar una de las recesiones más profundas del país.

“A diferencia de las investigaciones de Lava Jato en Brasil, López Obrador mantendrá el control, y la señal que ha enviado hasta ahora es que es poco probable que permita que se amplíen y se salgan de control”, dijo Carlos Petersen, analista de Eurasia Group. “Es probable que quiera evitar que tenga consecuencias económicas más profundas”.

Lozoya huyó de México y llevaba varios meses a la fuga, ocultándose de las autoridades utilizando su vasta red de contactos y grandes bolsillos para evitar su arresto, dijeron las autoridades. Los abogados de Lozoya mantienen su inocencia.

El exdirectivo podría enfrentarse a 15 años de prisión, dijo el jueves el juez español Ismael Moreno. En su arresto, Lozoya estaba en posesión de un permiso de conducir con otro nombre, pero con su fotografía real, lo que provocó que el tribunal dictaminase el riesgo de fuga.

El exdirectivo podría enfrentarse a 15 años de prisión, dijo el jueves el juez español Ismael Moreno. (Foto: Cortesía Presidencia)
El exdirectivo podría enfrentarse a 15 años de prisión, dijo el jueves el juez español Ismael Moreno. (Foto: Cortesía Presidencia)

No está claro cómo responderán los mexicanos: AMLO debe mantener un delicado equilibrio porque el público podría exigir una investigación de Peña Nieto.

AMLO “ha dicho desde el día en que fue elegido que no tiene interés en ir tras sus predecesores”, dijo Maureen Meyer, experta en México de la Oficina de Washington para América Latina. “El problema es que si su Gobierno se enfrenta a pruebas abrumadoras que merecen una investigación, si no se abre una, estará bajo una presión extrema”.

AMLO parece consciente de ello y no ha cerrado la puerta por completo a una investigación.

El líder mexicano dijo el jueves que si los ciudadanos creen que debería haber un juicio, él respetaría la decisión y tendría que hacerlo, aunque no cree que sea lo mejor para el país.

“Si los ciudadanos reúnen las firmas que se requiere y se hace una consulta y la gente dice: ‘Queremos que se proceda en contra de los expresidentes, de cuando menos Salinas para acá, Salinas, Zedillo, Fox, Calderón, Peña Nieto’, se consulta y la gente dice: ‘juicio’, yo estaría en contra de eso, porque no creo que le convenga al país, pero respetaría la decisión de la gente y se lleva a cabo la consulta, y si la opinión de la gente es que se enjuicie a los ex presidentes lo tendríamos que hacer”, indicó.

“Los abogados tienen que responder si aplica un juicio en contra de un ex presidente por corrupción", agregó.

El mandatario mexicano explicó que envió nuevamente la iniciativa para que al presidente de México se le pueda juzgar como a cualquier ciudadano.

“Ya estoy enviando de nuevo la iniciativa para que no quede ninguna duda, porque no se aprobó, porque la iniciativa decía, la reforma al 108, que al presidente se le podía juzgar por traición a la patria y por delitos graves como corrupción y otros delitos graves, pero se dejaba afuera cualquier otro delito; sí se podía juzgar al presidente por corrupción, pero hay otros delitos no considerados graves en donde se podía interpretar que al presidente no se le podía juzgar por esos delitos. Vamos a suponer que hay un agravio en la familia, el presidente maltrata a su esposa, y es un delito, pero como no está considerado delito grave no se le puede juzgar.”

Carlos Salinas de Gortari y Enrique Peña Nieto, ex presidentes de México. (Foto: Archivo)
Carlos Salinas de Gortari y Enrique Peña Nieto, ex presidentes de México. (Foto: Archivo)

“Entonces, ahora, para que no quede duda, lo que estoy enviando es una iniciativa que dice, palabras más, palabras menos, que al presidente se le puede juzgar por cualquier delito como a cualquier otro ciudadano”.

Hace unos días el presidente de México dijo hoy en su tradicional conferencia de prensa, que en caso de que se realice la consulta ciudadana para decidir si se llevan a cabo juicios contra ex presidentes mexicanos, él votaría en contra.

“Yo votaría en contra y lo argumentaría. Si vamos muy bien para qué nos vamos anclar en un asunto que nos puede distraer, que nos puede quitar tiempo para avanzar en la transformación o que nos confronte”, dijo el mandatario mexicano.

“Tengan para que aprendan”

A dos días de la detención del ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin, el presidente Andrés Manuel López Obrador apuntó que el caso es una lección para aquellos “que se sintieron dueños de México”, haciendo referencia a las administraciones federales anteriores.

“Fue un tengan para que aprendan”, dijo el mandatario este viernes en Palacio Nacional.

El mandatario tabasqueño señaló que en el combate a la corrupción, la caída de los implicados en el saqueo a Pemex sentará un precedente. “Estoy ayuda mucho independientemente de las detenciones, porque la justicia no solo es castigar, también es prevenir”.

“Una cosa es servidor público y otra es ser un ambicioso vulgar. No se puede sacar provecho en lo personal, o para favorecer a grupos o partidos”, agregó.

Sobre las implicaciones del Partido Revolucionario Institucional en los casos de corrupción del sexenio anterior como la Estafa Maestra y Odebrecht, dio no tener intención de “querer dañar a ningún partido”, aunque apuntó que continuará su trabajo para erradicar la corrupción y la impunidad.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: