El cuerpo de Javier Valdez quedó tendido luego de recibir 12 disparos.
El cuerpo de Javier Valdez quedó tendido luego de recibir 12 disparos.

La foto habla por sí sola. El sombrero tapa el rostro de la víctima, tendida sobre el asfalto de Culiacán, Sinaloa. Cualquier habitante de aquella ciudad reconocería la prenda.

Era el sombrero con el que el comunicador, Javier Valdez, uno de los periodistas más valientes del país, se dejaba ver por las calles de la ciudad. El reportero y escritor fue asesinado el 15 de mayo de 2017 cerca de Ríodoce, medio que fundó en 2003 junto a Ismael Bojórquez y Alejandro Sicairos.

El día que lo asesinaron, Valdez salió de las oficinas de Ríodoce a las 11:56 horas para nunca más volver. Óscar, el administrador de la página web, recuerda la hora porque iba a recoger a su hijo a la escuela, pero justo antes de salir recibió un Whatsapp de su mujer diciéndole que no fuera por que ella ya lo había recogido.

Que Dios me bendiga”, era una frase recurrente de Valdez y que ese día le repitió a Óscar. “Y que además te agarre confesado”, le reviró al periodista.

Cómo fue el asesinato de Javier Valdez, el pasado 15 de mayo de 2017 (Gráfico: Infobae/Jovani Silva)
Cómo fue el asesinato de Javier Valdez, el pasado 15 de mayo de 2017 (Gráfico: Infobae/Jovani Silva)

Apenas cinco minutos después, una vecina entró en completo estado de shock, diciendo que habían baleado a uno los compañeros.

Siguió una mezcla de confusión y desesperación. De Ismael que se topó con el amigo tirado bocabajo en un charco de sangre, todavía con su sombrero. De todo el pequeño equipo de Ríodoce que corrió la cuadra que los separaban de la escena. Dejaron su cuerpo y se llevaron su auto apenas unas calles más.

“Los asesinos de Javier Valdez obligaron al periodista a arrodillarse antes de morir”.

El fundador de Ríodoce fue bajado de su vehículo, un Toyota Corolla modelo 2012 color rojo, por dos hombres encapuchados que le cerraron el paso en un auto color blanco. Los sicarios hablaron con la víctima un minuto o dos. Luego ocurrió la última imagen del periodista: de rodillas, con las manos sobre los muslos y un sombrero en la cabeza, Valdez recibió 12 balazos.

La Jornada, uno de los diarios que empleaban a Valdez, relató que el lunes 15 de mayo, el periodista llegó a Ríodoce a las 09:00 horas. Estuvo presente en una reunión junto al director, Ismael Bojórquez, y al finalizar se quedó teclaeando una historia sobre protestas magisteriales en Culiacán.

Dámaso López Serrano,
Dámaso López Serrano, "El mini Lic", fue señalado como el autor intelectual del asesinato de Javier Valdez (Foto: Archivo)

Valdez dejó el diario al mediodía. Subió a su Corolla y avanzó dos calles, giró a la izquierda, una calle más allá giró otra vez. Cien metros adelante un vehículo le cerró el paso.

Las publicaciones de Ríodoce que hicieron enojar al Mini Lic

Valdez era un referente para entender y moverse entre las pantanosas informaciones del narco en Sinaloa. “Además de ser un periodista muy comprometido con la verdad conocía los códigos del mundo de la mafia", cuenta el periodista Diego Enrique Osorno.

En la edición 734 del 19 de febrero de 2017, Valdez publicó en Ríodoce una entrevista a un integrante de la organización de Dámaso López Núñez, “El Licenciado” —compadre de Joaquín “El Chapo” Guzmán—, quien negó que su jefe “El Lic” atacara a los hijos de Guzmán Loera e Ismael Zambada, el 4 de febrero de 2017.

Hablaba también de provocaciones y de incursiones de células de Francisco Javier Zazueta, “El Chimal”, en zonas de influencia de Dámaso López.

La entrevista incluía descripciones del comportamiento del “Mini Lic”, hijo de López Núñez. “Dámaso López Serrano, de quien se dice es bueno para el cotorreo pero no para los negocios. Sólo bebe las mieles que siembra y cosecha —o cosechaba— su padre...”El Mini Lic", narco de corridos por encargo y pistolero de utilería y de fin de semana".

La breve descripción fue escrita basándose en los testimonios de quienes conocían los movimientos y las andanzas de Dámaso en El dorado.

Según el diario de Culiacán, éste trabajo pudo molestar a los Dámaso.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: