FOTO: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO
FOTO: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO

La violencia generada principalmente por las disputas que sostienen diversas organizaciones del crimen organizado, han ocasionado un alza los homicidios dolosos en la Ciudad de México.

De acuerdo con un análisis de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), dado a conocer por el diario El Universal y que retoma el periodo comprendido del 5 de diciembre de 2018 al 31 de diciembre de 2019, en ese periodo se contabilizaron 1,512 asesinatos.

El informe destaca que por primera vez, se incluye en las estadísticas a la ejecución, 986 casos corresponden al primer año de gobierno de la actual administración encabezada por Claudia Sheinbaum, lo que representa el 65% de los homicidios dolosos en la capital del país.

El desglose detalla que bajo este protocolo se indagan casos por la confrontación entre grupos delictivos, motivos pasionales, narcomenudeo y extorsión. De las personas ejecutadas –revela el análisis– 47% de los ejecutados presentaron el tiro de gracia (un impacto de bala en el cráneo).

FOTO: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO
FOTO: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO

El diario cita a especialistas que aseguran que el aumento de los homicidios dolosos va más allá de una descomposición social.

Destacan que la desatención en la procuración de justicia, la corrupción en algunos elementos policiacos, la diversificación de grupos criminales y la disputa en el mercado (de las drogas), son las principales causas que aumentan las muertes dolosas, que durante 2018 contabilizaron 1,326 casos, de acuerdo con las autoridades capitalinas.

En opinión del coordinador en materia de seguridad para la organización México Evalúa, David Ramírez de Garay, que las autoridades cataloguen como ejecuciones aquellas muertes dolosas a causa de disputas por el territorio entre grupos organizados “es una forma de comunicar que el gobierno no siente tanta presión o responsabilidad para investigarlos”.

Al respecto, el doctor investigador en temas de sociología criminal Daniel Cunjuma, los grupos de delincuencia organizada se fortalecen por la lógica del mercado de las drogas, pero en el que el fondo es que hay una política criminal errónea.

Señaló que si las autoridades capitalinas cuentan con la información respecto a lugares, horarios y modus operandi que ocupan los sicarios de las organizaciones criminales para ejecutar a sus rivales, los operativos poco funcionan, pues generan que los criminales se trasladen a otros lugares.

“(Las autoridades) no resuelven el problema (homicidios), sólo lo están administrando, están desplazando el tema. Pero es más espectacular un operativo en el que se detiene a 25 personas y al jefe de la banda que traía droga y dinero. Con eso no van a pacificar", aseguró.

FOTO: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO
FOTO: LUIS CARBAYO /CUARTOSCURO

El segundo motivo de los homicidios dolosos, con 218 víctimas, son las riñas. Estos crímenes, a decir del informe, se deben principalmente por la ingesta de alcohol, diferencias familiares, incidentes de tránsito y rencillas personales.

El tercer lugar lo ocupa el robo, con 139 eventos. Las víctimas son asesinadas a bordo del transporte público, en casa-habitación, por resistirse al atraco luego de salir de un banco, en negocio y en el interior de vehículos.

El informe de la SSC detalla también que de las 1,512 víctimas 1,064 fueron por arma de fuego, 204 por arma blanca, 123 a golpes y en 94 se desconoce el móvil, pues fueron “hallazgo de cadáver”.

Otros 25 fueron por asfixia, siete calcinados y uno por atropellamiento.1,487 fueron hombres y 183 mujeres.

Además, 231 de las víctimas son menores de 25 años. De ellos, 30 son menores de edad, lo que refleja la participación de jóvenes en actividades delictivas, según el análisis policial.

Para los especialistas, estos datos son un reflejo de que existe proliferación del tráfico de armas de fuego en las calles de la ciudad, lo que también contribuye al incremento de los homicidios dolosos o ejecuciones en las demarcaciones que ahora presentan los índices más altos.

Explicó que existen “zonas calientes” o hotspot en la Ciudad de México, en donde hay mayor presencia de narcomenudeo, mismas que en ocho años de estudio, no han cambiado sus características, como en las alcaldías Cuauhtémoc y Venustiano Carranza, en donde confluye un punto: Tepito.

La alcaldía que encabeza el número de ejecuciones la encabeza Iztapalapa con 349 casos, le sigue Gustavo A. Madero con 256, en tercer sitio está Cuauhtémoc con 136 víctimas y en cuarto sitio se encuentra Álvaro Obregón con 129 víctimas. Las demarcaciones con menos incidentes violentos son Cuajimalpa y Milpa Alta con 14 y 15 casos cada una.

MÁS DE ESTE TEMA: