(Foto: AP)
(Foto: AP)

La Fiscalía General de la República (FGR) entregó en extradición a José Sánchez Villalobos, alias “El Señor de los túneles”, quien era uno de los principales operadores financieros de Joaquín “El Chapo” Guzmán, ex líder del Cártel de Sinaloa. Su entrega se realizó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Toluca, Estado de México, donde los agentes de EEUU tomaron su custodia y lo trasladaron.

Villalobos es requerido por una Corte Federal de California para ser procesado por los delitos de asociación delictuosa y contra la salud. De acuerdo con las autoridades estadounidenses, era líder de una organización criminal dedicada a la construcción y operación de algunos de los túneles utilizados por el narcotráfico en Tijuana y Mexicali, ciudades fronterizas.

(Foto: Twitter)
(Foto: Twitter)

Una vez agotadas las etapas del procedimiento de extradición, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dictó el acuerdo correspondiente, por medio del cual el gobierno de México concedió la extradición del reclamado al gobierno vecino. “El acuerdo quedó firme y ejecutable al agotarse los recursos legales a los que José “S” tenía derecho”, se lee en el comunicado de la dependencia.

Quién era “El señor de los túneles”

“El señor de los túneles” es identificado como el responsable de la construcción y operación de los narco-túneles usados por el cártel de Sinaloa (Foto: Archivo)
“El señor de los túneles” es identificado como el responsable de la construcción y operación de los narco-túneles usados por el cártel de Sinaloa (Foto: Archivo)

“El señor de los túneles” es identificado como el responsable de la construcción y operación de los narco-túneles usados por el cártel de Sinaloa, considerados de los más sofisticados al tener geolocalizadores (GPS) de operación manual y de control remoto. A través de ellos se realizaba el trasiego de droga a EEUU.

Apodado también “El Quirino”, Villalobos es oriundo de Ixtlahuacán de los Membrillos, un poblado de Jalisco ubicado a 30 kilómetros de Guadalajara. A pesar de solo haber concluido la primaria, era dueño de los pasadizos usados por el crimen organizado desde Nogales hasta Tijuana.

Fue contratado por Joaquín “El Chapo” Guzmán para construir túneles en sus casas de seguridad y ha sido identificado como el principal operador financiero del narcotraficante, además de supervisar el almacenaje de la droga que transportaba el cártel a Estados Unidos.

De acuerdo con información judicial obtenida por Proceso, sus túneles se caracterizaban por comenzar en casas o bodegas con patios de gran extensión a fin de poder apilar la tierra removida en el propio terreno. Para su construcción se usaban perforadoras móviles suecas de gran calado con un precio de un millón de dólares. Además, usaba aves para medir los niveles de oxigenación de las construcciones.

El túnel por que el que Guzmán Loera escapó del Altiplano en 2015 (Foto: Cuartoscuro)
El túnel por que el que Guzmán Loera escapó del Altiplano en 2015 (Foto: Cuartoscuro)

La tecnología usada por Villalobos distaba mucho de la imagen que tenia el gobierno mexicano sobre el uso de pico y pala para construir los pasadizos subterráneos, y la supuesta ayuda de geólogos o ingenieros.

El diseño de sus túneles consideraba una profundidad de más de 10 metros para evitar ruidos al exterior y el apuntalamiento de las paredes, además de contar con sistemas de iluminación y ventilación. En la boca de los pasadizos realizaba un marco de apuntalamiento de madera que servía para el trazo de rieles a fin de guiar correctamente la máquina perforadora.

La relevancia de estas obras de ingeniería debajo de la tierra en las operaciones del cártel de Sinaloa fue de vital importancia para el desarrollo de la organización criminal, pues en menos de una semana lograba trasladar la droga, lo cual le valió el apodo de “El Rápido” al entonces líder de la organización.

Sánchez Villalobos fue capturado en Zapopan, Jalisco, en 2013 gracias a una denuncia anónima en Estados Unidos, que brindó información sobre sus actividades y relaciones personales. Tras su captura estuvo en el área de Tratamientos Especiales, justo en la misma celda que ocupó “El Chapo” antes de ser extraditado.

MÁS SOBRE ESTE TEMA