En la comunidad de San Rafael fueron encontrados vehículos calcinados y otros más con el logo del CJNG (Foto: Facebook/Vocero Roberto Álvarez Heredia)
En la comunidad de San Rafael fueron encontrados vehículos calcinados y otros más con el logo del CJNG (Foto: Facebook/Vocero Roberto Álvarez Heredia)

Hace 48 horas, pobladores de la comunidad de San Rafael en Zirándaro, Guerrero, denunciaron en redes sociales que un grupo armado de la Familia Michoacana cercó la región y atacó a la población.

En busca de cuerpos e indicios de los ataques, este jueves, elementos de la Guardia Nacional, Policía Estatal y de la Fiscalía de Guerrero, recorrieron el municipio de Zirándaro. Ahí hallaron casquillos percutidos, camionetas con logos del Cártel Jalisco Nueva Generación, así como vehículos calcinados en zonas rurales aledaños a la comunidad de San Rafael.

También, las fuerzas de seguridad encontraron caminos bloqueados con troncos y ramas.

A las 18:10 horas, los estatales reportaron el cuerpo decapitado de un hombre identificado como Gilberto Ríos Contreras, hermano de Gerzaín Ríos, comisario de San Rafael y líder del grupo de habitantes que tomaron las armas en noviembre para evitar los abusos cometidos por los grupos criminales durante sus incursiones.

La Fiscalía ya investiga si el móvil del asesinato del hermano de Gerzaín está relacionado con el papel del comisario en el grupo armado que creó hace dos meses para combatir a la Familia Michoacana.

Casquillos percutidos en Zirándaro, Guerrero (Foto: Facebook)
Casquillos percutidos en Zirándaro, Guerrero (Foto: Facebook)

En tanto, en las acciones de seguridad implementadas, 42 personas de la región fueron custodiadas durante su traslado a la cabecera municipal.

San Rafael se convirtió en una de las comunidades más afectadas por las organizaciones delictivas. Se ubica a una hora y media de la cabecera municipal de Zirándaro, colindante con Michoacán. Dicha zona es disputada por los Cárteles Unidos de la Nueva Familia Michoacana y el grupo criminal Jalisco Nueva Generación.

El saldo rojo de los ataques en Zirándaro

En las últimas 48 horas, diez personas de la comunidad de San Rafael en Zirándaro, Guerrero, han sido asesinadas a balazos por parte de integrantes de la delincuencia organizada, informó el alcalde de la región, Gregorio Portillo Mendoza a Reforma.

Tan sólo el jueves, fueron halladas tres personas muertas, una de ellas decapitada.

El secretario de Seguridad Pública estatal, David Portillo Menchaca, detalló que los habitantes de San Rafael salieron del pueblo al enterarse que de que integrantes del CJNG ingresarían al lugar. “Agarraron sus maletas y salieron”, expresó.

Tras el ataque, fue implementado un reten de seguridad (Foto: Facebook)
Tras el ataque, fue implementado un reten de seguridad (Foto: Facebook)

Días antes, se reportó un enfrentamiento a balazos entre dos grupos de la delincuencia en la comunidad de La Piedra. Según Portillo Menchaca, los elementos policíacos localizaron autos calcinados, casquillos, percutidos regados en el piso y huellas de sangre, además de un mensaje atribuido al Cártel Jalisco Nueva Generación.

A mediados de noviembre, algunas familias de Zirándaro se desplazaron hacia la cabecera luego de recibir amenazas de muerte y vivir constantes balaceras de grupos armados.

Tras la movilización de estas personas se informó que los agentes de la Guardia Nacional, Ejército y Policía Estatal realizaron operativos en la zona e instalaron retenes; sin embargo, los habitantes negaron las acciones.

La región que comparten los estados de Guerrero, Michoacán y el Estado de México, la cual se ha vuelto una zona ampliamente peleada por los grupos del narcotráfico y del crimen organizado, debido a su complicada topografía, que facilita el cultivo de drogas como la amapola y marihuana, así como la instalación de narcolaboratorios y escondites.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: