(Foto: JUAN CARLOS CRUZ /CUARTOSCURO)
(Foto: JUAN CARLOS CRUZ /CUARTOSCURO)

El número de quejas a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CDNH) realizadas durante el primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, es casi el mismo al reportado durante el último periodo de la presidencia de Enrique Peña Nieto.

Según los expedientes abiertos del organismo, consultados por el diario El Universal, en este periodo de tiempo se registraron 1.041 reportes contra el Ejército, la Marina, la Guardia Nacional y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana. Sólo 41 menos que en la pasada administración.

El Ejército es el que enfrenta más quejas, con 430. La mayoría de ellas son referentes a detenciones arbitrarias, trato cruel, inhumano o degradante, empleo arbitrario de la fuerza, intimidación y tortura.

En segundo lugar se encuentra la Policía Federal con 248 quejas, después le sigue la Marina con 202, la Secretaría de Seguridad y protección Ciudadana tuvo 127, y la Guardia Nacional 24, que tiene relación con uso de fuerza desproporcionada durante la detención, empleo arbitrario de la fuerza, detenciones sin orden de aprehensión y trato cruel, inhumano o degradante.

(Foto: EDUARDO GUERRERO /CUARTOSCURO)
(Foto: EDUARDO GUERRERO /CUARTOSCURO)

Estas quejas aún no son analizadas por la CNDH. El organismo tiene que revisarlas para averiguar su veracidad, gravedad, y después emitir recomendaciones al gobierno para que solucionen los problemas que surjan.

José Guevara, director ejecutivo de la Comisión Mexicana de Defensa y promoción de los Derechos Humanos, dijo a El Universal que la cifra de expedientes no lo sorprende.

“Los elementos del Ejército y la Marina no han recibido una capacitación adecuada ni tienen cultura de proteger a la población civil en un contexto de policía; ellos están acostumbrados a su formación castrense y si esa cultura no cambia, su comportamiento va a ser de violaciones a derechos humanos”, comentó.

Y explicó que el poco decremento de las quejas a la Comisión en contra de las fuerzas armadas y otros grupos de seguridad se deben a que, a pesar de estar en un nuevo gobierno, la manera en la que actúan es similar al de administraciones anteriores.

(Foto: OMAR MARTÍNEZ /CUARTOSCURO)
(Foto: OMAR MARTÍNEZ /CUARTOSCURO)

Mientras que César Gutiérrez Priego, experto en seguridad nacional y derecho militar, le dijo a El Universal que el bajo número de quejas contra la Guardia Nacional, comparado con el de otras instituciones como la Sedena, se debe a que este cuerpo armado le han asignado atender delitos de bajo impacto.

“Han tratado de cuidar mucho a la Guardia Nacional para que la gente pueda tener confianza: no la han mandado a hacer los mismos operativos que el Ejército o Marina, porque la podrían poner en gran riesgo y para que no sea acusada de ser violadora de derechos humanos”, expresó.

Fuerzas armadas: el conflicto de López Obrador con la CNDH

La estrategia de seguridad de Andrés Manuel López Obrador, implementada a su llegada a la presidencia de México, tuvo como eje rector la creación de la Guardia Nacional, un mando único de seguridad formado, principalmente, por fuerzas armadas.

(Foto: Omar Martínez/Cuartoscuro)
(Foto: Omar Martínez/Cuartoscuro)

Cuando estaba en planes de crear el cuerpo castrense, la CNDH se manifestó en contra y alegó que su creación significaba militarizar zonas del país que estaban en manos de grupos civiles, además de aumentar el riesgo de violaciones de derechos humanos.

La opinión del organismo fue rechazada por el presidente, quien dijo que no le gustaban las “hipocresías".

En abril, López Obrador firmó un convenio con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para aceptar asesoría durante la formación de la Guardia Nacional, y declaró respecto a este cuerpo de seguridad: “que nos ayuden con su profesionalismo, su honestidad, para enfrentar la inseguridad y la violencia, sin violar derechos humanos. Vamos a garantizar al mismo tiempo la seguridad y la vida”.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS