Svetlana Petrova es una artista gráfica de San Petesburgo, Rusia, que encontró inspiración en quien menos lo esperaba: su gata Zarathustra, una felina de color naranja que hace un par de años empezó a invadir las obras de grandes pintores como Da Vinci, Diego Velázquez, Van Gogh, Dalí y Botero, sólo por mencionar algunos.

Con ojos de gato enloquecidos, una panza esponjosa y una inclinación por las flores, la criatura invade sin problemas las pinturas para agregar su propia dosis de belleza mientras les da un nuevo significado. En algunas de las imágenes parece que está rompiendo francamente las composiciones, pero a la verdadera moda de los gatos no podría importarle menos.

Petrova presenta a su gata como si fuera la verdadera mente maestra detrás de la creación que tiene una “extraña” habilidad para mejorar las pinturas.

“Solo soy una humilde asistente de Su majestad peluda”, señala cuando se le pregunta sobre las ingeniosas obras.

(@fatcatart)
(@fatcatart)

Zarathustra “amablemente me permite usar todas mis habilidades de pintura, fotografía y Photoshop para insertar sus preciosas imágenes en obras maestras de artistas renombrados del pasado”, ha señalado Petrova quien pide que al usar sus imágenes también se dé crédito a su gata, que los mismos puede aparecer en una obra de arte, en películas como “Godzilla” o famosas series como “Game of Thrones”.

Petrova y Zarathustra se reunieron luego de un hecho muy triste y juntas han “recreado” más de 150 pinturas y las han compilado en un libro titulado “Fat Cat Art: Famous Masterpieces Improved by a Ginger Cat with Attitude”.

También cuenta con un sitio web en el que, además de exponer las pinturas de Zarathustra bajo el nombre artístico “Fat Cat Art”, promueve obras de caridad para rescatar a felinos de las calles, cuidados para los compañeros peludos y proporciona orientación sobre museos temáticos de gatos alrededor del mundo.

(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)

En sus páginas de Instagram, Facebook y YouTube hace las delicias de sus miles de seguidores quienes cada día piden más de “FatCat”.

Hace tres años, Petrova escribió en Bored Panda la historia de su encuentro con Zarathustra, quien inicialmente pertenecía a su madre, pero al morir, tuvo que quedarse con su gata.

“Fue en realidad Zarathustra quien me salvó de la depresión posterior. Mi madre amaba mucho al gato, y creo que es por eso que desarrolló una personalidad tan sensible. Decidió convertirse en modelo y artista de performance. Le encanta posar para las fotos. Hace poses tan coquetas y caras inteligentes como si dijera: ‘Píntame como estas chicas francesas’”, publicó la artista gráfica.

(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)
(@fatcatart)

“Zarathustra eligió a la persona adecuada para ser su esclavo humano. Ahora tengo más de 7,000 fotos de Zarathustra en mi computadora. Yo retoco al gato con cuidado en una imagen digital de cuadros famosos”, señaló.

Explicó que para lograr que el gato encaje perfectamente en las posiciones y expresiones de las obras debe tomarle muchas fotografías, lo que a veces puede ser una labor de meses.

“Imprimo mis obras y las pinto, emulando el estilo de los grandes maestros, para que la imagen del gato se vea muy natural en obras maestras conocidas”, detalló..

En este entorno histórico, Zarathustra sigue siendo un gato contemporáneo de Internet, un meme, un “LOLcat”. “En su versión de Mona Lisa, ves a una chica con un gato posando para un fotógrafo en el balcón. El gato está aburrido y quiere escapar. ¡Todos han visto esta escena en alguna parte! La misteriosa Joconde del siglo XVI se convierte en una chica de ciudad moderna, aficionada a los gatos, internet y selfies. Y ahora tenemos un retrato absolutamente diferente. Por lo tanto, mi gato presenta a la gente moderna la historia del arte de una manera linda y divertida, ¡y muestra que todos pueden ser creativos, incluso un gato!”, señala Petrova.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: