El periodista Jorge Celestino Ruiz Vázquez, fue asesinado en su negocio. (Foto: Twitter)
El periodista Jorge Celestino Ruiz Vázquez, fue asesinado en su negocio. (Foto: Twitter)

México es considerado uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo y uno de los casos más recientes es el de Celestino Ruiz, quien tras ser acribillado el pasado 2 de agosto, aún no se resuelve el caso; sin embargo, el alcalde de Actopan, Veracruz, Paulino Domínguez y su escolta Luis Enrique Florencio Barradas, podrían estar involucrados en este asesinato.

El pasado 8 de noviembre se dio a conocer la detención de Facundo “N”, por su presunta colaboración en el homicidio del comunicador, quien es papá del escolta personal de Paulino, Florencio Barradas y policía preventivo del municipio antes mencionado.

Además, de acuerdo con el medio La Silla Rota, Enrique Florencio aparece en la nómina del Ayuntamiento de Actopan con un sueldo de 6 mil pesos mensuales.

Averiguaciones de la Fiscalía de Veracruz señalaron que él y su padre habrían asesinado por la espalda al corresponsal de El Gráfico de Xalapa.

En la imagen, Facundo
En la imagen, Facundo "N". (Foto: Twitter)

Tras las revelaciones se avivaron los indicios en contra de Paulino, como el supuesto autor del crimen, ya que también amenazó de muerte al periodista y trató de silenciarlo antes con 10 mil pesos.

De acuerdo con las investigaciones, 15 días antes del asesinato, Celestino recibió una propuesta de un presunto “pago” de parte del presidente municipal.

Paulino Domínguez habría ofrecido a José Luis Poceros, dueño de El Gráfico de Xalapa, la cantidad de 10 mil pesos para que se los diera a Celestino Ruiz.

El ofrecimiento era a cambio de desistir de denuncias por algunas agresiones y amenazas de muerte en su contra, de parte de al menos cinco funcionarios de Actopan.

“Debes desistir de las denuncias y dejar de publicar contra el alcalde Actopan”, presuntamente dijo el empresario Poceros, pero el corresponsal se negó y 15 días después fue acribillado por la espalda, mientras veía el televisor en su negocio de abarrotes.

El pasado 24 de octubre de 2018, el corresponsal recibió uno de los primeros actos violentos, pues su auto fue vandalizado con un bate por personas desconocidas.

Luego, el pasado 17 de noviembre de ese mismo año, un comando atacó la casa del periodista.

La fachada de su hogar fue rafagueada, así como los parabrisas de sus vehículos y por ello, le ofrecieron “sobornos” para callar lo que estaba viviendo.

Verónica Hernández, encargada de la Fiscalía General del Estado (FGE), confirmó la primera captura por el asesinato de Celestino hasta el pasado 13 de noviembre.

También detalló que por ese caso existen “prófugos con orden de aprehensión” y ayer fuentes ministeriales confirmaron que uno de ellos es el policía municipal, Luis Enrique.

MÁS SOBRE EL TEMA