Cuando Angélica María escuchó la palabra “cáncer” en su diagnóstico médico de inmediato pensó en “muerte” y es que apenas dos meses antes su madre había fallecido por la misma enfermedad.

“Muerte. Es lo primero que se te viene a la cabeza. Se acababa de morir mi madre. Dije ‘yo también me voy a morir, ¿y mi hija? ¿Qué va a pasar con mi niña? Se queda sola’. Le hablé al doctor y le dije ‘quíteme lo que tenga y vámonos’. Y me quitó lo que tuve y listo”, recordó la actriz en una entrevista con Infobae a propósito del Día Internacional de la lucha contra el cáncer de mama, que se conmemora el 19 de octubre.

Angélica, estrella de la música de los años 60 en México, comentó que las mujeres no están acostumbradas a tocarse para ver si hay algo raro en su cuerpo y aunque ella sí lo hacía, no logró detectar nada en su seno.

Video: Infobae

“Fue el ginecólogo el que me dijo que tenía algo raro, que lo fuera a ver. Y mi madre acababa de morir dos meses antes de un cáncer muy agresivo en el colon. Me pegué un gran susto, fui inmediatamente a hacerme una mamografía y me hallaron un cáncer agresivísimo, tan agresivo como el de mi madre. Me quitaron el cáncer a tiempo porque me lo descubrieron a tiempo. De esto hace 22 años, 23 años. Y aquí estoy”.

Para Angélica, el cáncer a veces es irremediable. “La alimentación tiene mucho que ver, la onda psicosomática, tienen que ver muchas cosas. Te puede dar cáncer aunque tu familia no haya tenido cáncer. El cáncer es de verdad de cuidado. Hay que tenerle respeto, por eso mi hija y yo nos unimos a Salud Digna, para hablar de esto con las mujeres”.

Lo importante es que sepan que pueden hacer algo y que hay grandes posibilidades de recuperación si se detecta a tiempo.

A mí me salvó la vida una mamografía. Por eso es la campaña ‘Pon el pecho’. Hay que ponerle el pecho a la situación. Primero al descubrir, al ir y ver si tienes cáncer o no. Y tienes que poner el pecho si lo tienes para salir adelante. Pero hay que ponerlo rápido, antes que te invada el cáncer. Porque el cáncer es rapidísimo. Y es silencioso, no duele
Angélica fue diagnosticada con la enfermedad hace más de 20 años
Angélica fue diagnosticada con la enfermedad hace más de 20 años

— ¿ A través de tu experiencia, qué mensaje tienes para las mujeres?

Que nos tenemos que querer. Porque queremos a todo el mundo, y nosotras somos las últimas que importamos. Tenemos que ser las más importantes porque somos las que sacamos adelante a la familia. Tenemos que ir, revisarnos cada año, hacernos una mamografía, y ver que no tenemos cáncer de mama. Si tienes cáncer de mama no tengas miedo. ¿Por qué? Porque te lo van a quitar.


El cáncer se cura”

Al igual que Angélica María, la palabra “muerte” fue lo primero que cruzó por la cabeza de la actriz Adriana Barraza al saber que le habían detectado un tumor en el seno.

“Me acuerdo de ese momento como de estar en blanco. Lo primero que pensé es ‘pues ya me morí. Tengo cáncer, ya me morí’. Pero sin emociones, sino así, bueno, ok. Le hablé a mi esposo y le dije, también fue un shock para él. Llamé a mi hija, y me acuerdo que lo primero que me dijo es ‘Mami, ¿tienes miedo?’”, comentó Barraza sobre el momento exacto en que le dieron el diagnóstico.

La actriz había pasado ya un lapso de incertidumbre, luego de que durante unos estudios en el Hospital Alemán de Argentina le detectaran algo raro. "Vi que a la señorita le cambió la cara y me dijo con mucho cuidado y amorosamente: 'Vamos a hacer una más porque no salió bien'. Finalmente me dijeron que iba a pasar con la doctora para hacerme una ecografía. Y cuando llego la doctora me dijo 'Sí, es cáncer', así. 'Es cáncer, es muy pequeñito'".

En medio del shock en el que estaba la actriz apareció en escena la doctora Graciela Maletti. “Me dijo ‘tranquila, no se preocupe, vamos a hacer con mucho cuidado todo esto’. Me hizo otra vez el estudio y dijo ‘sí, es muy pequeñito, que ni siquiera se puede palpar. Qué bueno que lo vimos a tiempo porque solamente con una mamografía de este tamaño se puede detectar’”.

Barraza enfrentó miedo y culpa
Barraza enfrentó miedo y culpa

Para Barraza entonces empezó no sólo el proceso de aceptar la noticia, sino también el evitar que la información se filtrara a los medios para que no hubier especulaciones. La actriz se reunió con su esposo y su hija y días después decidió seguir con su trabajo, que ha sido una especie de refugio.

“Yo he tenido dos infartos casi, y ya había tenido cáncer de piel, y en mi caso me fui corriendo a trabajar a los Estados Unidos, una película en inglés”.

También envió un correo electrónico a sus personas más cercanas para informarles de lo que estaba viviendo y evitar que sufrieran al ver alguna filtracion en los medios donde se hablara de una situación más complicada para ella.

Al regresar de trabajar el estado médico de Adriana se fue complicando y llegó un momento en que, a solas en su casa, dijo en voz alta “se descompuso todo”. “Le hablé a Dios y le dije ‘Dios, se me descompuso todo’. Me acuerdo que me senté en un escalón y dije ‘voy a tratar de componerlo’”.

Barraza entonces hizo un paréntesis y dejó de trabajar por casi un año. Además del miedo, la actriz nominada al Oscar por su trabajo en “Babel” tuvo que lidiar con la culpa. “Hablando con una amiga mía que también pasó por el proceso del cáncer decía es que uno siente ‘estoy con cáncer, todavía ¿yo tengo la culpa?’ Es una cosa muy fuerte. Muchas veces me pregunté por qué a mí”.

La importancia de la prevención

Adriana Barraza está consciente de que el haber actuado a tiempo y realizarse estudios cada año le permitió conservar gran parte de su seno. “Usualmente cada año soy muy cuidadosa haciéndome mis estudios. Esa es una de las cosas por las cuales yo conservo mi seno. No completo, me quitaron un fragmento, pero conservo mi seno y no pasó a mayores”.

Hoy Barraza no tiene miedo a la enfermedad
Hoy Barraza no tiene miedo a la enfermedad

En el momento en que la estaban operando para retirarle el tumor sintió tanto miedo que temblaba. “Llamé a la doctora y me abrazó, me dijo, ‘Yo soy muy devota de la Virgen de Guadalupe, entonces mis manos van a ser guiadas por ella. Y todo va a salir muy bien’”. La cirugía resultó bien y hoy, después de cuatro años y de haber pasado por una depresión, la actriz reconoce que el proceso de la enfermedad le sirvió para modificar diversos aspectos de su vida.

— ¿Sigues teniendo miedo al cáncer?

— No. Yo creo que no. Después de todo lo que uno aprende la verdad es que no, no tengo. He hecho todo para que tanto la relación conmigo, pero también con mi familia, con mis hermanos, con mi esposo, sea lo mejor posible. Tener el tiempo necesario.

— ¿Qué mensaje les darías a las mujeres que hoy se levantan, van al médico y les dicen ‘usted tiene cáncer’?

Lo primero es que no se van a morir. El cáncer se cura. Lo segundo es apúrate, corre a hacerte tus estudios, que te hagan todo lo necesario. Y lo tercero, rodéate de tu familia. Tu familia, aunque en un momento dado yo sentí que no me entendía nadie, pero hablé con una amiga que ya había tenido tres veces cáncer y me dijo ‘sí, así nos sentimos, no te preocupes’. Y no es necesario que alguien haya tenido cáncer para entenderte. Con que te ame y tú ames a las personas es suficiente.

Una lucha contra la enfermedad con fe y humor

Un frío día de noviembre la actriz Patricia Reyes Spíndola supo que tenía cáncer de seno. Al contrario de los personajes que había interpretado en televisión, su reacción no estuvo llena de drama. “Me quedé helada. Lo único que quería era salir a tomar aire fresco. No pude echar una sola lágrima”.

Pensó de inmediato en lo mal que había interpretado a esos personajes que anunciaban a alguien que tenía cáncer y trató de tranquilizar a los familiares que la acompañaban. “No va a pasar nada”, les dijo.

Con esa misma seguridad emprendió el tratamiento que le permitió librar la enfermedad, que le fue detectada en su fase inicial. “No tenía ni siquiera una bolita, eran solo las células, por eso tuve tanta buena suerte. Me quitaron el seno, sí, pero no tuve radiaciones ni quimios. Esos horrores me los ahorré gracias a que estaba en fase uno. Estuve con revisiones muy frecuentes, cada tres meses, y hasta hoy tomando un medicamento que hace que las hormonas estén dormidas”.

Reyes Spíndola está agradecida con la vida
Reyes Spíndola está agradecida con la vida

En medio de la enfermedad, la actriz tomó las medidas necesarias para que el asunto no se hiciera público. Pasaron seis meses de tratamiento y sólo entonces ofreció una entrevista para hablar de lo que ocurría.

Y es que en la misma época que le fue detectada su enfermedad, la cantante Daniela Romo estaba atravesando por la misma situación. “Siempre había cámaras, entonces nunca entré ni salí por (el área de) cancerología”. Para esquivar a los medios, la actriz entraba por otro lugar y ya dentró del hospital se dirigía a la zona donde recibía tratamiento.

“Fue una costumbre de decir ‘no tengo por qué dar explicaciones ni quiero darlas’”, explicó la actriz, quien decidió afrontar su batalla con fe y con humor, pues creó un programa llamado “Lupita holística” en YouTube, en donde compartía videos una vez por semana. “Como no estaba trabajando quería yo tener presencia entonces me entretenía haciendo ese programa una vez a la semana. Y también hice unas fotos con Pedro Torres que me hizo ya cuando estaba yo en el proceso para ponerme otra vez el seno".

Video: ReyesSpindola

“Lupita” es un personaje interpretado por la propia Patricia y en uno de los videos que compartió, el personaje hizo una entrevista a la actriz para hablar de su enfermedad. “Sí tuve cáncer, el mes de noviembre. El 11 del 11 del 11 me dijeron que tenía cáncer, ¿en dónde? en el seno izquierdo. Yo tenía mucha ilusión en ese día, pensé que iba a pasar algo importantísimo en mi vida y sí me pasó”.

Para la actriz, el apoyo de Daniela Romo fue invaluable, aunque se comunicaban sólo por teléfono compartían un juego: imaginaban que en vez de entrar al hospital estaban en una estación de radio llamada ABC.

Daniela Romo y yo nunca nos vimos hasta que tuve la últma operación y ella tenía una visita. Me pasó a ver y nos dimos un abrazo muy lindo, entrañable. Jugábamos, decíamos que estábamos en Radio ABC y decía en el 5 se encuentra la señora Romo y en el 3 la señora Spíndola. Ella tampoco quería que saliera a la luz por su mamá. Pero a ella la agarraron un día entrando, entonces yo por eso desde el principio dije ‘no, a mí no me van a agarrar por ahí nunca’
La actriz posó para una sesión dejando ver su seno
La actriz posó para una sesión dejando ver su seno

Hoy Patricia Reyes Spíndola despierta todos los días de buen humor y agradecida. Al igual que Angélica María y Adriana Barraza puede hablar de cómo sobrevivió a la enfermedad y también como Barraza su sueño es que algún día se encuentre la cura contra el cáncer. “Doy gracias a Dios de estar viva y de tener trabajo. Y tener una pareja por 26 años. Por tener a mis animales”.

— ¿Hoy sigues teniendo miedo?

— No, nada. Justo me acabo de hacer la revisión de todo y no. Pero yo no voy con miedo, hasta se me olvida.

— ¿Qué le aconsejarías o le recomendarías como mujer a una persona que se entera que tiene cáncer?

Lo primero es que no piensen en la muerte. En el momento que le digan ‘tiene cáncer’ su pensamiento tiene que ser ‘la ciencia ha avanzado mucho y yo voy a salir de esto como dé lugar’

— ¿Qué es lo que aprendiste de esta enfermedad, qué te enseñó?

— Que se puede volver una fuente de amor si lo sabes manejar bien. Que los amigos, la familia, todo, y que lo último que puedes hacer es volverte víctima, porque ya entonces ahí ya perdiste y haces que pierdan los demás.

— Un mensaje para todas las mujeres que hoy tienen cáncer

— Que tengan fe en sus doctores. Fe en sí mismas. Y si son creyentes en Dios o en los ángeles, en los arcángeles, la fe es muy importante en este tipo de cosas.

El cáncer de mama en México

En el país ocurren en promedio 10 muertes al día a causa del cáncer de seno, según datos del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El Dr. Gilberto Solorza, integrante de la Sociedad Mexicana de Oncología, explicó a Infobae que la enfermedad ya superó al cáncer del cuello uterino en incidencia y según la Secretaría de Salud, el cáncer de mama es la primera causa de muerte por tumores en mujeres a partir de los 25 años.

Para el especialista es importante señalar que las mastografías son el método más eficaz para detectar la enfermedad. “Es un mito que se pueda detectar el cáncer de mama con la sangre. Hay un marcador, pero ningún marcador es un diagnóstico”.

“La detección del cáncer de mama en mujeres menores de 40 años se hace con un ultrasonido, que ayuda a visualizar si se tienen glóbulos sólidos y si aparecen, se debe realizar una mastografía. Siempre y cuando este glóbulo tenga alguna característica que haga pensar que se trata de cáncer, porque hay sólidos que son benignos. Después de los 40 años es la mastografía. A menores de edad se puede hacer una resonancia por la densidad de la glándula mamaria”, añadió.

El dr. Solorza indicó que aun cuando el cáncer de mama tiene un factor hereditario, “no se debe de condenar a todas las mujeres que tienen familiares con cáncer de mama”.

Y dijo que es importante que las mujeres aprendan a decirle a su médico o a algún especialist cómo deben explorarse. “Una persona sin experiencia puede detectar glóbulos de dos centímetros, pero una persona que conoce bien va a detectar glóbulos de hasta un centímetro”.


(Infografía: Jovani Silva/ Infobae).
(Infografía: Jovani Silva/ Infobae).