(Foto: Twitter/LPueblo2)
(Foto: Twitter/LPueblo2)

El funeral de los agentes caídos en Aguililla, Michoacán, se convirtió en una movilización sin precedentes del cuerpo de la Policía Estatal, en una sólida fraternidad frente a los ataques armados que desde hace meses se han visto en la entidad.

Los oficiales, tratados como héroes, fueron abatidos el pasado lunes cuando viajaban a la cabecera principal de Aguililla para atender una orden emitida por un juez penal de esa región.

El acto solemne contó con la presencia del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles y cientos de uniformados que se acercaron al velatorio para rendir homenaje a los fallecidos.

De los 13 elementos que perdieron la vida, sólo 8 estuvieron de cuerpo presente, según la vocería oficial de la Secretaría de Gobernación del estado.

Pese a que los aplausos, gritos y llantos desgarradores fueron la tónica que prevaleció durante la despedida de los elementos, en otro escenario se vivía la indignación. “¡No queremos que manden más policías al matadero!”, se escuchaba entre reclamos “¿Qué les voy a decir a mis hijos?”.

Mientras el gobernador lamentaba los hechos, la única exigencia fue la de “Queremos justicia, queremos a los responsables”.

Los agentes homenajeados de cuerpo presente fueron: Edder Paul Negrete Trejo, Juvenal López Castolo, Maurilio Díaz Guillén, Marco Antonio González, Luis Ángel Carrillo Rojas, Arturo Jonathan Lechuga Guerrero y Reynaldo Villegas Álvarez.

El funeral de dos de los uniformados caídos causó indignación por las fotografías que circularon en redes: ataúdes sobre tabiques y sillas (Foto: Twitter/LPueblo2)
El funeral de dos de los uniformados caídos causó indignación por las fotografías que circularon en redes: ataúdes sobre tabiques y sillas (Foto: Twitter/LPueblo2)

Aunque en la emboscada también perecieron Gabriel Ángeles Catana, Pablo Sergio Reynel Murillo, Caín de Jesús Nazario, Pedro Cruz Flores, José Manuel Ponce y Luis Gerardo Peralta Pérez, sus familiares rechazaron el homenaje, pues aseguraron que sólo se trata de un acto para “tomarse la fotografía”.

Triste funeral

En una modesta vivienda donde sólo el ataúd con los restos de uno de los agentes abatidos en Aguililla llenaba el lugar, la familia veló durante toda la tarde del martes a su ser querido para posteriormente darle cristiana sepultura.

Un féretro sobre tabiques y con poca afluencia marcó el ataque de sicarios a policías Estatales que cobró la vida de más de una decena de agentes.

Sin poder asimilar todavía la muerte repentina de los uniformados, amigos,familiares y compañeros despidieron al oficial.

Ese mismo día circularon en redes sociales imágenes del humilde funeral lo que causó indignación en redes sociales. Los usuarios acusaron la falta de apoyo a los familiares de los agentes que murieron en el cumplimiento de su deber.

Sólo ocho, de los 13 oficiales emboscados y ejecutados por sicarios del CJNG aceptaron el homenaje de la Policía Estatal en Michoacán (Foto: CUARTOSCURO)
Sólo ocho, de los 13 oficiales emboscados y ejecutados por sicarios del CJNG aceptaron el homenaje de la Policía Estatal en Michoacán (Foto: CUARTOSCURO)

En otra de las imágenes se ve el féretro de uno de los policías, originario de Irimbo, el cual descansaba sobre sillas, lo que desencadenó la molestia ciudadana. “Los Policías caídos en Aguililla, Michoacán, que murieron en cumplimiento del deber, todavía sufren en su velorio pues su ataúd se encuentra sobre tabiques ya que sus familias no pudieron trasladarse a Morelia”, escribió uno de los usuarios.

El testimonio de uno de los policías que sobrevivió a la emboscada reveló cómo fue el ataque con supuestos sicarios del CJNG.

El uniformado aseguró que ese día se dirigían a una misión de la cual no tenían idea. “Nos dicen, súbanse a tal unidad, pero tal como decirnos, van a esto, nunca nos informan a qué vamos, siempre nos mantienen al margen”, aseguró.

En entrevista con Milenio Televisión expresó que cuando se acercaron al lugar (Aguililla) empezó a escuchar detonaciones que no eran de los policías, sino de armas de alto calibre. “Los sicarios estaban disfrutando de la carnicería que en ese momento estaban haciendo”, aseveró.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: