La crisis social y política los expulsó de su país, pero ese fue solo el principio de la pesadilla que viven miles de migrantes venezolanos alrededor del mundo y México no es la excepción.

Son muchas las denuncias de personas por violaciones a sus derechos humanos en México. Humillación, discriminación y maltrato por parte del personal del Instituto Nacional de Migración (INM) en los aeropuertos de Cancún y del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), son las más comunes.

Es el caso de Carlos Sánchez Aular, un joven venezolano de 23 años de edad, quien mediante un video difundido a través de redes sociales, denunció que al llegar al aeropuerto de Cancún, Quintana Roo y pese a presentar toda su documentación, fue maltratado, discriminado y deportado a Chile, país en donde reside de manera legal.

Carlos aseguró que al llegar al aeropuerto de Cancún, lo pasaron a un cuarto en donde había decenas de personas más. Ahí, una mujer le contó que había vendido su casa y terrenos (para poder salir de su país) y se encontraba retenida en Cancún junto con su hijo, en donde le quitaron los 10,000 dólares que traía consigo y ni siquiera sabía cuántos días ya llevaba ahí.

En el video, Carlos aseguró que al hablar con las demás personas que se encontraban en el lugar, se dio cuenta que todos eran aterrorizados por las autoridades migratorias del aeropuerto. Es entonces que asegura (con la voz entrecortada), regresó el hombre que lo llevó al cuarto y le pregunta.

“Quieres seguir pasando trabajo y necesidad (sic) en Venezuela no hay una crisis, en Venezuela no hay hambre, hay comida, hay medicamentos… y ahí yo estaba racionando (sic) que era parte de la dictadura que vivimos… y yo le digo: yo sé cuáles son mis derechos de migrante, al menos deme una llamada o comunicarme con un abogado de mi embajada, necesito avisarle a mi familia que estoy pasando por este procedimiento.. él no me dice nada, sólo se reía”, aseguró.

Y continuó “también comenté por qué motivo tienen a esos niños así, necesitamos que les den comida, vestimenta… se fue riéndose, no me dijo nada. A los minutos después, comienzan a prender todos los aires acondicionados, con los mayores fríos y los mayores niveles.. era tanto el frío, había colchonetas con los peores olores… era un sitio que no estaba en las condiciones para tener a las personas en un procedimiento”.

En el clip, Carlos asegura que presentó todos los documentos que se solicitan para ingresar a México: pasajes de avión de ida y vuelta; una carta de invitación por parte de un mexicano; cartas de antecedentes no penales tanto en Venezuela como en Chile, entre otros. Pero aún así, fue regresado a Chile, al tiempo que denunció que en su pasaporte, no hay rastro de su paso por México, ni siquiera un sello de deportación.

Otra venezolana que sufrió burlas y humillaciones en territorio mexicano fue Francis Machado, cuyo testimonio fue recogido en junio pasado por el periódico Reforma. Ella intentó entrar a México el 6 de diciembre de 2018 y asegura que la funcionaria del INM en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se burló de ella porque “solo” traía consigo USD 200 (casi 4 mil pesos) para subsistir durante siete días.

Al igual que otros compatriotas, Machado contó que llenó un formulario para explicar qué sitios planeaba visitar o si alguna vez le habían negado la visa. Después de una hora la volvieron a cuestionar "con un tono agresivo".

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Con lágrimas, recordó que le recriminaron haber dejado a su hija de dos años en Venezuela mientras ella paseaba en México. Al final le pidieron que firmara un acta para señalar que no cumplía con los requisitos para ingresar al país.

Durante el tiempo de espera estuvo en una sala de 3×3 metros, llena de colchonetas en el piso que "huelen horrible, no tenían forro ni nada", según Machado.

Un caso más es el de Oriana Vargas, quien en redes sociales relató su pesadilla al llegar a México para vacacionar.

Contó que luego de pasar por varias complicaciones en su paso por Colombia, llegó a México (no precisó a qué aeropuerto). La pasaron a un cuarto con ocho de sus compatriotas, cuatro hombres y cuatro mujeres (una con un bebé de cinco años). La joven relató que luego los separan por género.

“Jamás pude decirle a alguien qué pasaba. Pedía llamar a mi mamá. Nada. Los vigilantes se reían de todas porque llorábamos. Pedí que le avisaran a mi amiga que me negaban la entrada. ‘Si se preocupa por ti, pasará la tarde preguntando hasta que le digan; sino, no es tan amiga tuya como dices’. Jamás le dijeron nada”.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

La deportaron ese mismo día, pero su equipaje se perdió. Según relata, la empresa Aeroméxico le comentó que era normal: “Los venezolanos muy difícilmente entran”.

“Nunca en mi vida me habían tratado como me trató migración en México. Era como si fuese un criminal. Nunca voy a olvidar cómo me miraban y se reían de mí en mi cara”, señaló Oriana.

Dijo que una vez en Colombia, a donde la deportaron, le aseguraron que México no especifica la razón del rechazo; sin embargo, lo único en común entre quienes habían padecido la misma situación “era la nacionalidad”.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Migración (INM), en lo que va del año, hasta el 15 de mayo, 38,058 venezolanos intentaron ingresar a México, pero rechazaron a 1,166.

El motivo que el INM utiliza como justificación para rechazarlos, es la inconsistencia en las entrevistas en el filtro, donde se preguntan los motivos del viaje, dónde se hospedarán y si tienen un boleto de regreso.

Venezuela interviene

De acuerdo con el periódico El Universal, Reinaldo Díaz Ohep, representante de la Comisión de Política Exterior en la Asamblea Nacional de Venezuela, quien actualmente está en México, envió una carta a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y el Instituto Nacional de Migración (INM) en donde señaló que existe un incremento en denuncias hechas por ciudadanos venezolanos, que acusan abusos por parte de funcionarios migratorios y algunas aerolíneas mexicanas, en distintos aeropuertos de territorio mexicano.

En la misiva, el diplomático venezolano asegura que “sin justificación legal alguna, retienen, deportan o niegan el libre tránsito de nuestros ciudadanos”.

Hasta el momento, no se ha dado a conocer la postura del gobierno de México.

La migración de venezolanos

Migrantes venezolanos en Boa Vista, Brasil, esperando para recibir comida. (Meridith Kohut/The New York Times)
Migrantes venezolanos en Boa Vista, Brasil, esperando para recibir comida. (Meridith Kohut/The New York Times)

Venezuela, que tiene una de las mayores reservas de petróleo del mundo, atraviesa por una profunda crisis política, social y económica tras más de 18 años de régimen chavista encabezado por Hugo Chávez y Nicolás Maduro. Hay escasez de comida, medicamentos, de productos básicos, los servicios están colapsados y vive una hiperinflación del 1,579.2% que ha llevado a su economía a la parálisis.

La situación ha orillado a millones de venezolanos a huir de su país, por lo que Latinoamérica ha sufrido el impacto del mayor éxodo en la historia de la región y la segunda más grande en el mundo, sólo detrás de Siria, país que se encuentra en guerra.

Ninguna nación estaba preparada para una crisis migratoria de esta magnitud.

De acuerdo con datos de la Agencia de refugiados de las Naciones Unidas (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), hasta junio de 2019, al menos 4 millones de venezolanos han abandonado su país natal. Cálculos de la Organización de Estados Americanos (OEA) revelan que para 2020, la cifra podría llegar a los 8 millones.

Según un estudio de la OEA, tan solo en el último año, 101 venezolanos murieron tratando de huir por vía terrestre o marítima en busca de nuevas oportunidades, mientras que Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, aseguró que 1.3 millones de los venezolanos que abandonaron el país están desnutridos.

La Acnur precisa que la mayoría de quienes abandonaron su patria es por la falta de garantías económicas, de salud y de seguridad, por lo que han migrado a países colindantes como Colombia y Brasil, en donde se reportan más de 1.4 millones de venezolanos.

Pero también han migrado a otras naciones como Perú, Chile, Ecuador, Argentina y México.

Algunos países que integran a la Organización de Estados Americanos acusan al presidente Nicolás Maduro de ser el responsable de la crisis, pero el mandatario lo niega.

 (Foto: Presidencia de México)
(Foto: Presidencia de México)

El actual gobierno mexicano ha respaldado la administración de Nicolás Maduro. La administración de Andrés Manuel López Obrador - el primer presidente emanado de izquierda en la historia del país - ha sido inflexible en su postura: argumenta ser neutral, respetando el principio de la doctrina Estrada de “no intervención”.

Ni la condena de la mayor parte de las economías desarrolladas a la dictadura, ni el desconocimiento del presidente interino Juan Guaidó a Maduro como jefe de estado, han generado la empatía del Ejecutivo mexicano.

El pasado 26 de septiembre, tanto México, Uruguay y Cuba se alinearon con Irán, Rusia, Nicaragua, entre otras naciones, para apoyar una resolución presentada por Venezuela e Irán, que dificulta la rendición de cuentas ante organismos internacionales de la dictadura de Nicolás Maduro.

Ese día, el Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con sede en Ginebra, aprobó la resolución que condena las sanciones del gobierno de Estados Unidos en contra del régimen chavista, al tiempo que afirma que la solución pacífica, democrática y constitucional en el país sudamericano, debe ser alcanzada sin ninguna intervención extranjera.

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), que encabeza Marcelo Ebrard, declinó dar una explicación sobre el sentido de la votación mexicana en la resolución.

MÁS SOBRE ESTE TEMA