Un mensaje de texto o una llamada engañosa bastan para tender una trampa al usuario y que éste otorgue su consentimiento, sin saberlo, de que otra empresa le dé el servicio. (Foto: Isabel Mateos/Cuartoscuro)
Un mensaje de texto o una llamada engañosa bastan para tender una trampa al usuario y que éste otorgue su consentimiento, sin saberlo, de que otra empresa le dé el servicio. (Foto: Isabel Mateos/Cuartoscuro)

Entre los usuarios de telefonía móvil, una práctica que los afecta directamente y también se ha vuelto más frecuente es la "portabilidad no consentida", la cual consiste en ser cambiado de proveedor sin que la personas lo haya solicitado.

Si bien la portabilidad numérica es un derecho de cualquier sujeto con un dispositivo de telefonía sea móvil o fija, cuando se realiza sin consentimiento del dueño o a base de engaños constituye un delito, el cual se ha convertido en algo frecuente para la población en México.

Este problema, además, vulnera el derecho a la identidad de digital de los usuarios. Para llevar a cabo el proceso de portabilidad, es necesario que el titular de la línea solicite el cambio de operador y proporcione su Número de Identificación Personal (NIP) al momento de migrar.

No obstante, la problemática actual es que terceros de distintos operadores emplean técnicas telefónicas engañosas motivados en muchas ocasiones por incentivos económicos con el fin de obtener el NIP de portabilidad y concretar la migración involuntaria, lo cual se conoce como Slamming.

Para que la personas caigan en el fraude basta de un mensaje de texto o una llamada engañosa en la que advierten, por ejemplo, que otra empresa busca realizar un cambio en la línea del usuario y que con el fin de evitar que eso suceda deben decir que no aceptan la portabilidad del número; sin embargo, en esa respuesta es en donde se encuentra la trampa.

La incidencia de quejas de este fraude aumentó más del 10% en los primeros tres meses de 2019 a comparación del mismo periodo del año anterior. (Foto: Diego Sánchez/Cuartoscuro)
La incidencia de quejas de este fraude aumentó más del 10% en los primeros tres meses de 2019 a comparación del mismo periodo del año anterior. (Foto: Diego Sánchez/Cuartoscuro)

La forma en que se opera para llevar a cabo esta actividad fraudulenta es similar al phishing, práctica a partir de la cual cibercriminales obtienen información personal y financiera de algún individuo en internet haciéndose pasar por un sitio confiable que en realidad no lo es y su objetivo es obtener datos y dinero.

Según datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) registraron 538 casos de portabilidad no consentida durante el primer trimestre del año. La compañía que ocupó el primer puesto de esta lista fue AT&T con 482 quejas de los usuarios, luego estuvo Movistar con 35 y al final estuvo Telcel con 19.

Además, informes estadísticos elaborados por el mismo instituto en conjunto con la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), mostraron que durante el último año la proporción de inconformidades relacionadas con la portabilidad aumentó considerablemente, pues pasó de un 11.8% en los primeros tres meses de 2018 a 22.5% en el mismo periodo de 2019.

Otro asunto relevante es que posiblemente estas quejas no constituyen la totalidad de los usuarios que han sido víctimas de esta migración no solicitada, pues según cálculos del mismo informe, este fenómeno podría ascender poco más de un 10% si se considera a las personas que no presentaron su inconformidad ante las instancias de gobierno correspondientes.

Daniel Ríos, vicepresidente adjunto de Asuntos Externos de AT&T, en entrevista con el diario mexicano Milenio dijo que una de las formas para solucionar este problema es la regulación: "No queremos complicar el proceso de portabilidad, pero sí buscamos que al usuario le llegué un SMS con un NIP sólo si lo pidió, y no como sucede ahora".

Nadie está exento de ser víctima de este tipo de fraude. (Foto: Pixabay)
Nadie está exento de ser víctima de este tipo de fraude. (Foto: Pixabay)

¿Cómo puede defenderse el usuario?

Nadie está exento de ser víctima de uno de estos fraudes, por lo que algunos consejos para evitar la portabilidad no consentida son borrar cualquier mensaje de texto con su clave de portabilidad o NIP si no lo solicitó.

Si recibe una llamada de alguna compañía telefónica, sin importar que sea la misma que le otorga el servicio, no proporcione el NIP de su teléfono celular, ya que con ese simple dato se aprovechan los defraudadores para realizar el cambio.

Por último, evite enviar o leer mensajes en voz alta si está hablando con algún "empleado" de una compañía telefónica aunque se lo pidan para cancelar un servicio que no solicitó.