La mañana del 31 de marzo Ciudad de México amaneció con una noticia que impactó a todo el mundo (Foto: Cuartoscuro)
La mañana del 31 de marzo Ciudad de México amaneció con una noticia que impactó a todo el mundo (Foto: Cuartoscuro)

Una jueza le concedió la libertad condicional a Carlos Salomón Villuendas, el conductor del BMW que la madrugada del 31 de marzo de 2017 se estrelló contra un poste en avenida Reforma, provocando la muerte de las cuatro personas que viajaban con él.

De acuerdo con el último reporte de los medios locales, la jueza Silvia Aznar determinó que Carlos Salomón deberá permanecer bajo monitoreo electrónico las 24 horas, portando un brazalete en todo momento y sin la posibilidad de salir ni un minuto de su domicilio.

El responsable de conducir a más de 180 km por hora en estado de ebriedad,  y de causar la muerte de cuatro jóvenes que tenían entre 29 y 33 años de edad, tampoco podrá tocar ningún tipo de bebida alcohólica ni estupefaciente hasta el 30 de septiembre de 2026.

Al lugar acudieron bomberos y policías que acordonaron el área e intentaron rescatar a las víctimas (Foto: Cuartoscuro)
Al lugar acudieron bomberos y policías que acordonaron el área e intentaron rescatar a las víctimas (Foto: Cuartoscuro)

De acuerdo con el expediente del caso, la tragedia ocurrió después de que el acusado y las víctimas -dos hombres y dos mujeres- salieran del local Barezzito, ubicado en la exclusiva zona de Polanco, y subieran a su automóvil: un BMW blanco de lujo.

Luego de pagar la cuenta, de más de 11.000 pesos (casi USD 6.000), Villuendas condujo su vehículo hacia una de las avenidas más importantes de la capital, Paseo de la Reforma. Iba en línea recta hacia la casa de Karla, una de sus acompañantes. Las cámaras de seguridad de la ciudad grabaron cuando el vehículo se saltó los semáforos, llegando alcanzar en algunos puntos los 200 kilómetros por hora.

Después de atravesar a gran velocidad un tramo ligeramente elevado, todo parece indicar que el Carlos Salomón perdió el control del vehículo antes de terminar una curva. Chocó violentamente contra un poste. Los cuerpos salieron disparados varios metros. El vehículo se partió en dos y las piezas de la carrocería actuaron como cuchillas, seccionando brazos, piernas y hasta una cabeza. Los cadáveres desmembrados terminaron a pocos metros de la entrada de la torre BBVA Bancomer.

El conductor fue el único que no murió en el accidente (Foto: Cuartoscuro)
El conductor fue el único que no murió en el accidente (Foto: Cuartoscuro)

Villuendas fue el único que sobrevivió, quedando intacto entre las bolsas de aire de su BMW. El resto –Karla, Ivonne, Luis Fernando y Carlos Roberto– murieron de inmediato.

Luis Fernando era el único conocido en común. Los otros tres habían conocido a Villuendas esa misma noche. 

La muerte de los jóvenes dejó un vacío en sus familias, que negaron el perdón a Villuendas Adame y exigieron justicia para que un hecho así no se repitiera.

Su juicio oral duró cinco días, y en ese periodo se presentaron 27 pruebas periciales y testimonios que demostraron que el sentenciado conducía bajo la influencia del alcohol y a exceso de velocidad. El Ministerio Público enumeró más de 35 datos en contra del acusado, entre fotografías, dictámenes forenses y entrevistas.

Carlos Salomón fue encontrado culpable de homicidio culposo y sentenciado a nueve años y seis meses de prisión en el Reclusorio Norte. Sin embargo, sólo estuvo encerrado 2 años y tres meses. 

Carlos Salomón en una de las comparecencias (Foto: Cuartoscuro)
Carlos Salomón en una de las comparecencias (Foto: Cuartoscuro)

¿Por qué razón? 

De acuerdo con un reporte de Milenio Noticias, Carlos Salomón cumplió este lunes con el pago de 434 mil 135 pesos por cada víctima mortal, es decir, un total de 1 millón 736 mil 540 pesos.

En desglose, fueron 377 mil 450 pesos de indemnización por cada muerte, 36 mil 480 pesos por reparación del daño moral, y 20 mil 205 pesos por gastos funerarios.

El Ministerio Público tiene tres días para apelar la sentencia.