Un niño de 12 años falleció al bajar del camión en el que vendía dulces. (Foto: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO)
Un niño de 12 años falleció al bajar del camión en el que vendía dulces. (Foto: GALO CAÑAS /CUARTOSCURO)

Uriel tenía 12 años. Estudiaba la primaria cuando la situación financiera de su familia lo obligó a dejar la escuela para comenzar a trabajar y obtener un poco más de recursos. La actividad que escogió para ayudar a su mamá en  los gastos diarios, fue vender dulces y cobrar el pasaje en los camiones. Sus amigos lo describen como una persona alegre y amigable, por lo que no le costó trabajo hacerse conocido y querido entre las personas, quienes lo apodaron como "El Chicles". 

El miércoles 3 de julio hizo lo mismo que todos los días en Cuapiaxtla de Madero, Puebla. Subió a un autobús de la línea Navistar Beca con ruta Tehuacán-Tepeacaen, en el kilómetro 048+000. Ofreció sus dulces y al terminar, se preparó para salir y abordar otro vehículo. Pero cuando bajó tuvo un accidente fatal. Resbaló por los escalones de la puerta delantera del camión y, al caer se golpeó la cabeza. Falleció en el lugar.

Los pasajeros, el chófer y testigos que estaban en la calle vieron la tragedia. Llamaron a una ambulancia y en lo que llegaban los paramédicos intentaron auxiliar al menor. Pero no consiguieron ayudarlo. El niño había muerto casi al instante. Cuando las autoridades llegaron al lugar procedieron directamente a levantar el cuerpo y determinaron que su fallecimiento se debió a un traumatismo craneoencefálico.

La comunidad poblana lamentó la muerte del pequeño, a quien habían conocido por verlo todos los días trabajar en las calles. Vecinos, familares y amigos se despidieron de Uriel el viernes pasado. 

3.2 millones de niños en México trabajan (Foto: Archivo)
3.2 millones de niños en México trabajan (Foto: Archivo)

En México por lo menos 3,2 millones de menores de entre cinco y 17 años de edad, trabajan, según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI). De ellos, 2,1 millones lo hace en condiciones que ponen en riesgo su salud, por el ambiente sanitario o social en el que se desarrollan. Y por lo menos 61,3%, labora situaciones peligrosas.

Como Uriel, hay muchos más niños que dejaron sus estudios para aportar dinero a su hogar. De los niños trabajadores 90% no estudia por el tiempo que le dedica a su labor. Y de todos los menores de edad que han comenzado a emplearse, aunque no alcancen los 15 años de edad necesarios para hacerlo de manera legal, 38,5% aporta sus ingresos a su hogar.

Muchas de las actividades que realizan los ponen en riesgo. En enero del 2018, un menor que también vendía dulces, pero en la colonia Anzures en la Ciudad de México, murió atropellado. 

Por lo menos 2,1 millones de niños que laboran, lo hacen en condiciones de inseguridad (Foto: Pxhere)
Por lo menos 2,1 millones de niños que laboran, lo hacen en condiciones de inseguridad (Foto: Pxhere)

Tenía 11 años y cruzó corriendo una avenida cuando el semáforo estaba en verde. Un auto iba hacia él; el conductor lo vio e intentó detenerse e incluso cambió la dirección a la que se dirigía, pero nada impidió que arroyara al menor que llevaba una caja de dulces en la mano. También falleció por traumatismo craneoncefálico.