Keith Raniere (Foto: Especial)
Keith Raniere (Foto: Especial)

Paulina se unió a la secta liderada por Keith Raniere, NXIVM (Nexium), con la promesa de que podría alcanzar todas sus metas. La condición era sencilla: "Me dijo que ella sería mi ama y yo su esclava. Y acepté".

La mujer de 37 años llegó a la sucursal ubicada en San Pedro Garza García, en el área metropolitana de Monterrey, por diversos problemas de dinero y pareja.

El derecho de piso no le salió nada barato. Paulina debía revelar una garantía comprometedora, que asegurara que no revelaría ninguno de los abusos que se cometían dentro de la secta.

"Puedes hacer una carta, aunque sea diciendo mentiras, pero que comprometa a alguien que quieras", le dijeron. Y esas fueron justo las instrucciones que siguió. Además cada mes debía entregar un nuevo compromiso: "Me pidieron que entregara fotos desnuda y lo hice".

Entre otras actividades, Paulina debía enviar mensajes a "su ama" antes de realizarse "el tatuaje" con las iniciales de Raniere, contó la mujer al diario El País.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

"Me dijo que el símbolo era como una runa con un significado muy bonito, pero que me lo explicarían luego", le explicaron sobre la marca que no le lograron hacer porque comenzaron las filtraciones sobre las esclavas sexuales.

"Me salvé por muy poco. Aun así siento mucha vergüenza e impotencia, podían haber hecho conmigo lo que quisieran", relató ahora que ya se encuentra muy lejos de cualquier relación con NXIVM en Monterrey.

En el espacio de San Pedro Garza García fue a donde llegó Raniere cuando explotó el escándalo de esclavas sexuales en 2017, porque aquí residían tres de sus esclavas principales y seis de los miembros de su círculo más cercano.

El medio español explicó que el éxito de NXIVM en esta comunidad mexicana es por el poder adquisitivo que manejan los habitantes. Standard & Poors considera a San Pedro Garza García como el municipio más acaudalado de Latinoamérica.

"Gran parte del éxito de NXIVM se explica más por las características de la burguesía regiomontana que por lo que ofrecía el grupo", declaró Roberta Garza, una periodista local con experiencia en el culto desde hace 20 años.

De acuerdo con la comunicadora, quienes se afiliaron a este organización lo vieron como un grupo de coaching no un culto de esclavitud sexual, agregó: "Es una sociedad cerrada, superficial y lo que eres se define por cuánto dinero tienes. Cuando rascas esa cáscara de grandiosidad hay un enorme vacío emocional y mental".

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

"Seguimos en shock, cada vez que sale una noticia nos ponemos a rezar para que nuestros nombres no aparezcan", contó también para El País otra mujer que estuvo bajo la influencia del culto comandado por "la persona más inteligente del mundo", como lo calificaron.

El caso de Keith Raniere, líder de la secta sexual Nxivm, ha involucrado a multimillonarios, personas de la farándula y hasta hijos de políticos. Sin importar su nacionalidad, distintos personajes participaron en el grupo, y en algunos casos, se vieron involucrados en DOS (Dominant Over Submissive) un subgrupo en el que las mujeres eran marcadas y tratadas como esclavas sexuales.

Dentro de esos integrantes se encuentran Emiliano Salinas, hijo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, y su hermana, Cecilia Salinas. Ambos formaban parte del sector más alto dentro de la estructura de Nxivm.