Un auto enterrado en la playa en los Cayos de Florida. En septiembre de 2017, el huracán Irma tocó tierra en los Cayos; cuando Tuft visitó el área un año después, el impacto de la tormenta más fuerte registrada aún era evidente (Fotos: Diane Tuft)
Un auto enterrado en la playa en los Cayos de Florida. En septiembre de 2017, el huracán Irma tocó tierra en los Cayos; cuando Tuft visitó el área un año después, el impacto de la tormenta más fuerte registrada aún era evidente (Fotos: Diane Tuft)

En una motocicleta, por una carretera llena de baches, en una remota isla del Pacífico, la neoyorquina Diane Tuft está muy lejos de su hogar.
Tuft es frecuente en la escena social de Manhattan, asistiendo a galas de caridad en un traje resplandeciente con su marido de Wall Street. Es un rostro habitual en apoyo a las causas de Nueva York: el Museo Whitney de Arte Estadounidense, la Compañía de Teatro Roundabout y el Instituto de Investigación del Cáncer.

Pero Tuft, de 71 años, se sintió obligada a visitar Kiribati, un vuelo de nueve horas desde Hawái, seguido de un viaje de tres horas en bote, seguido por esta etapa final llena de baches, para visitar a los pocos residentes que quedan en Tebunginako, una aldea desaparecida por el aumento de las mareas.

Zafar Alam, de 57 años, hace un gesto hacia el agua donde solía estar su casa. Es residente de la isla de Kutubdia, frente a la costa de Bangladesh. La isla ha experimentado uno de los aumentos más rápidos del nivel del mar en el mundo.
Zafar Alam, de 57 años, hace un gesto hacia el agua donde solía estar su casa. Es residente de la isla de Kutubdia, frente a la costa de Bangladesh. La isla ha experimentado uno de los aumentos más rápidos del nivel del mar en el mundo.

"Estoy haciendo esto para que prestemos atención a lo que está sucediendo en el mundo", dijo Tuft en una entrevista en Le Pain Quotidien en el Upper West Side de Manhattan. "Ya no es si, es cuando. Está sucediendo y sucederá más rápido de lo que pensamos".

Ha dedicado décadas a documentar el medio ambiente, y en los últimos años ha enfocado su mirada en el caos causado por el cambio climático. A menudo la lleva a destinos menos cómodos. Para su último proyecto, "Rising Tide: Sinking Earth" (La marea sube: la tierra se hunde), Tuft viajó del delta del Ganges en Bangladesh, a las Islas Marshall en el Pacífico central y a los Cayos de Florida devastados por un huracán.

La aldea de Kalabogi se encuentra en el lado norte del delta Sundarbans de Bangladesh. La aldea ahora consta de dos filas de casas de plataformas gubernamentales, ya que los edificios originales fueron arrastrados por el agua. Dos tercios de Bangladesh se encuentran a menos de cinco metros sobre el nivel del mar.
La aldea de Kalabogi se encuentra en el lado norte del delta Sundarbans de Bangladesh. La aldea ahora consta de dos filas de casas de plataformas gubernamentales, ya que los edificios originales fueron arrastrados por el agua. Dos tercios de Bangladesh se encuentran a menos de cinco metros sobre el nivel del mar.

La media global aumento del nivel del mar ahora es de 1 pulgada por década. A las tasas actuales, los científicos esperan que los niveles suban hasta 2 metros para fines de siglo, absorbiendo costas que suman el tamaño de Europa Occidental y desplazando a más de 180 millones de personas. El aumento de los mares exacerbará el impacto de las tormentas costeras a medida que las incursiones del agua se hacen más grandes y van más lejos, arrasando con las propiedades y la tierra sobre la que se asienta.

El proyecto más reciente de Tuft, "Arctic Melt" (Derretimiento del Ártico), produjo imágenes casi abstractas de belleza, tomadas alrededor del Polo Norte en medio de algunas de las condiciones más duras del planeta. El nuevo trabajo de Tuft se centra en las vidas cambiantes de las personas que viven en estas áreas en crisis.

Aquí le presentamos algunas de las imágenes que ha realizado hasta ahora. Tuft planea exhibir "Rising Tide: Sinking Earth" el próximo año.

Peces muertos flotan en un estanque en la aldea de Teghuria, Bangladesh. Las lluvias llegaron temprano, lo que diluyó el agua salada que necesitan los peces, los mató y destruyó los medios de vida de los acuicultores.
Peces muertos flotan en un estanque en la aldea de Teghuria, Bangladesh. Las lluvias llegaron temprano, lo que diluyó el agua salada que necesitan los peces, los mató y destruyó los medios de vida de los acuicultores.
Lápidas en la abandonada isla Holland en Chesapeake Bay, Maryland. La bahía, una de las zonas más bajas de EE.UU., solía albergar cientos de islas. El aumento de las aguas ha dejado solo tres islas habitadas. Estas tumbas son de los últimos residentes de la isla, que fueron enterrados allí a finales del siglo XIX.
Lápidas en la abandonada isla Holland en Chesapeake Bay, Maryland. La bahía, una de las zonas más bajas de EE.UU., solía albergar cientos de islas. El aumento de las aguas ha dejado solo tres islas habitadas. Estas tumbas son de los últimos residentes de la isla, que fueron enterrados allí a finales del siglo XIX.
Cien familias solían vivir en la aldea de Tebunginako en la isla de Kiribati, en el Pacífico. Solo quedan tres, ahora que las inundaciones y la severa erosión costera han matado las plantas y han hecho que el agua dulce sea salobre. Esperan trasladarse a tierras más altas.
Cien familias solían vivir en la aldea de Tebunginako en la isla de Kiribati, en el Pacífico. Solo quedan tres, ahora que las inundaciones y la severa erosión costera han matado las plantas y han hecho que el agua dulce sea salobre. Esperan trasladarse a tierras más altas.
Kendall Klay, un residente de toda la vida de los Cayos de Florida, realiza inmersiones gratuitas para recuperar las redes para langostas del fondo del océano. Cerca de 96.000 de ellas se desprendieron de sus boyas durante el huracán Irma. Klay y un grupo de residentes se unieron para limpiar.
Kendall Klay, un residente de toda la vida de los Cayos de Florida, realiza inmersiones gratuitas para recuperar las redes para langostas del fondo del océano. Cerca de 96.000 de ellas se desprendieron de sus boyas durante el huracán Irma. Klay y un grupo de residentes se unieron para limpiar.