La keniana Brigid Kosgei batió el récord mundial de maratón femenino este domingo en Chicago al imponerse con un tiempo de 2h14:04, destronando a la británica Paula Radcliffe, cuya marca databa de 2003.

Kosgei, de 25 años, rompió el récord de Radcliffe (de 2h15:25) en Chicago, tras haber logrado en septiembre el mejor tiempo de la historia en una medio maratón femenina (1h04:28, aún no homologado).

La keniana firmó la victoria un día después de la hazaña de su compatriota Eliud Kipchoge, primera persona en bajar la barrera de las dos horas en el maratón (1h:59:40), en una carrera no oficial en Viena diseñada a medida para permitir el registro.

Kosgei rápidamente se separó de las mujeres para comenzar a correr con dos corredores masculinos.

La keniana señaló sus intenciones desde los primeros cinco kilómetros con 15:28 minutos, pero tan lejos dentro del ritmo de récord mundial de Radcliffe, que parecía que podría haber arruinado sus posibilidades.

La suiza Manuela Schar ganó en la categoría sobre silla de ruedas femenina

La suiza Manuela Schar ganó en la categoría sobre silla de ruedas femenina

Pero luego la africana alcanzó un ritmo más sostenible y avanzó implacablemente hasta la línea de meta.

Cruzó la meta sola, con las etíopes Ababel Yeshaneh (2h20:51) y Gelete Burka (2h20:55) distantes en el segundo y tercer lugares.

Daniel Romanchuk fue el más rápido en la categoría masculina sobre silla de ruedas

Daniel Romanchuk fue el más rápido en la categoría masculina sobre silla de ruedas

En los hombres, su compatriota Lawrence Cherono, de 31 años, ganó la carrera de 42,195 km con un tiempo de 2h05:45, batiendo en el esprint a los etíopes Dejene Debela (2h05:46) y Asefa Mengstu (2h05:48).

El británico Mo Farah, ganador el año pasado en Chicago, terminó octavo con 2h09:58. Su esperado rival, el estadounidense Galen Rupp abandonó la carrera.

Fue un final decepcionante para Farah, cuatro veces medallista de oro olímpico, luego de una semana que comenzó en medio de una serie de preguntas sobre el escándalo que rodeaba a su ex entrenador Alberto Salazar, suspendido cuatro años por la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA) por infringir las reglas antidopaje.

En tanto, Salazar ha negado haber actuado mal, pero Nike cerró su grupo de corredores del Proyecto Oregon que él encabezaba.

Farah, que llegó a Chicago para su defender su título, ha negado cualquier irregularidad durante su tiempo con Salazar.

El británico fue uno de los primeros líderes de grupo que comenzó a desintegrarse alrededor de los 10 km, dejando a media docena de corredores, incluido Cherono, marcando el ritmo.

El keniano Bedan Karoki desafió tarde pero se desvaneció antes del último giro hacia el final para dejar a Cherono, Debela y Mengstu despegarse hacia la línea de meta. Karoki se conformó con el cuarto lugar con 2h05:53 horas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Con información de AFP

Fotos: AFP y Reuters