Foto: REUTERS/Vivek Prakash/File Photo
Foto: REUTERS/Vivek Prakash/File Photo

Hace unos días la cantante galesa Duffy reveló el motivo por el cual estaba alejada de los escenarios por una década: fue secuestrada, drogada y violada. El trauma que le originó la hizo resguardarse ya que tenía “el corazón roto”, sin embargo hay más hechos en su vida que han sido desafortunados, vivió pobreza de niña, el divorcio de sus padres, su departamento de quemó, se alejó de sus productores y terminó con el amor de su vida.

Aimee Ann Duffy nació en junio de 1984, junto a su hermana gemela Katy. Creció en Nefyn, una ciudad pequeña y unida sin tienda de discos ni cine, pero amaba la música.

“Si alguien me hubiera dado una guitarra, entonces quién sabe lo que podría haber sucedido. Pero mi voz era el único instrumento que tenía”, detalló la galesa sobre aquella época, recordó el Daily Mail.

Cuando ella y su hermana gemela Katy tenían seis años, y la hermana mayor Kelly tenía diez, sus padres anunciaron que se iban a divorciar. Las hermanas lloraron tanto que la pareja permaneció junta durante cuatro años más.

La cantante explicó que pasó la última década tratando de recuperarse (Foto: archivo)
La cantante explicó que pasó la última década tratando de recuperarse (Foto: archivo)

Finalmente, su madre Joyce se mudó con el comerciante agrícola Philip Smith, y ella llevó a las niñas a Pembrokeshire para estar con él.

La vida era difícil en la nueva familia: “Si tenía una barra de chocolate que había comprado con algo de dinero que había encontrado, entonces hubo indignación en la casa, ¿cómo es que tienes una? Simplemente no teníamos nada”, relató sobre aquella época.

El drama aumentó cuando la primera esposa de su padrastro, Dawn, le ofreció a un conocido dinero para matarlo, después de que él obtuviera la custodia permanente de sus cuatro hijos.

Duffy y el resto de la familia tuvieron que esconderse en una casa segura por un tiempo. Cuando tenía 15 años, Duffy decidió regresar a Nefyn, sola, para estar con su padre nuevamente.

En retrospectiva, reflexionó: “Fue una cosa horrible. Yo, mis dos hermanas y mi madre nos las habíamos arreglado en las buenas y en las malas, y cuando me fui fue como si dijera, F ***. Pero tenía que hacer algo porque me estaba matando vivir allí”.

De los 15 a los 18 años, hice de todo: perforar mi cuerpo, ir a fiestas en la playa durante 48 horas, robar el bote de alguien por la noche y remar de un lugar a otro cuando estábamos borrachos”, confesó Duffy.

Debido a que sus años de adolescencia con su padre fueron salvajes, una tía incluso le dijo que terminaría siendo una madre soltera viviendo de la beneficencia, pero ella ya estaba fija en sus ambiciones de convertirse en cantante y compositora.

La canción y el video
La canción y el video "Mercy" rápidamente la catapultaron a la fama Foto: Impresión de pantalla Youtube

Abandonó la universidad para dedicarse a la música

Posteriormente Duffy abandonó la Universidad de Chester, trabajó como camarera y en tiendas de ropa localmente para poder tocar en bandas locales y escribir música todo el tiempo.

Incluso pasó un año en Suiza con un productor musical después de responder un anuncio en un periódico.

Su gran oportunidad llegó en 2003 cuando ingresó al equivalente galés de The X Factor llamado Wawffactor.

Ella quedó en segundo lugar, pero impresionó a uno de los jueces, Owen Powell, de la banda de rock Catatonia. Después de tres años trabajando en su sonido, firmó un contrato discográfico en 2007, y su álbum debut Rockferry fue lanzado al año siguiente.

Su gran éxito la hizo sentir cohibida. Ella dijo en una entrevista: “Me siento bastante avergonzada, tímida por todo esto y bastante asustada. Realmente mi logro fue hacer el disco y no voy a mentirte y decirte que no quería que todos lo compraran. Quería que el disco hiciera todo lo que tenía que hacer, pero realmente no quería estar asociado con él porque no estaba orgullosa de mí misma. Nunca he estado orgulloso de mí mismo. Hay mucho más por hacer”.

El éxito rápido y tras la agresión que sufrió hicieron que se alejara por varios años de la escena pública Foto: Archivo
El éxito rápido y tras la agresión que sufrió hicieron que se alejara por varios años de la escena pública Foto: Archivo

Su hermana gemela Katy se mudó con ella a Londres, y la hermana mayor Kelly se fue a vivir al mismo edificio dos pisos más abajo.

Me resultó difícil operar en la industria de la música como una mujer de 25 años. No pude tomar una decisión porque aparentemente estaba muy cansada y agotada emocionalmente. ¿Y para qué estoy haciendo mi trabajo? No lo hago para ser adorado o admirado, para ganar dinero o tener éxito, lo hago para hacer algo de excelencia. Así que pensé: ‘Tal vez no deba hacer esto en absoluto’”, dijo.

Se separó de los productores Jeanette Lee y Bernard Butler, y se unió al veterano productor Albert Hammond.

Años de retiro le siguieron. Su hermana Katy, que había sido su asistente personal, dejó de asistirla y comenzó a trabajar en una organización benéfica ambiental.

En una entrevista en un periódico en 2014, el antiguo mentor de Duffy, Bernard Butler, dijo: “Ella se salió de los rieles y todo se puso en su contra. Tal vez ella trajo todos esos problemas sobre sí misma. Pero siempre tuve mucha simpatía por ella, porque era joven, de este pequeño pueblo de Gales, y fue arrojada al fuego. Por supuesto que iba a salirse de los rieles”.

El amor de su vida, el jugador de rugby Michael Phillips, se casó con otra mujer y tuvo un bebé Foto: Instagram mikephillips009
El amor de su vida, el jugador de rugby Michael Phillips, se casó con otra mujer y tuvo un bebé Foto: Instagram mikephillips009

El adiós al amor de su vida

En el amor tampoco le fue muy bien. Comenzó a salir con el jugador de rugby galés Michael Phillips. Fue su primer romance serio desde la universidad.

"Es endiabladamente guapo, y descarado, y lo disfruto mucho, como un regalo", dijo ella al respecto.

Se separaron durante el verano de 201, cada quien tomó un rumbo diferente en octubre de ese mismo año. Él posteriormente se casó con otra mujer y tuvo un hijo. El padre de la cantante declaró que no volvió a tener una relación y que Phillips fue el amor de su vida.

Su álbum Endlessly, lanzado en noviembre de 2010, había fracasado.

Siguió la mala suerte. Dejó a su mánager Angela Becker, quien luego la demandó en una acción que parece haberse resuelto fuera de los tribunales. Su piso fue quemado en un devastador incendio en 2012.

Bajo presión, lamentando su carrera estancada y su romance fallido, no se presentó en varios eventos, cancelando una actuación en Mónaco en 2011 y en Dubai en 2012.

Ahora, después de su devastadora revelación, tal vez Duffy más madura, más fuerte y tras sanar sus heridas podría sentirse lista para intentarlo nuevamente y volver a la música, su gran pasión.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: