Harvey Weinstein, en su última alfombra roja de le entrega de los Oscar en febrero de 2017. Pocos meses después se destaparía el escándalo de las denuncias en su contra, una tras otra.
Harvey Weinstein, en su última alfombra roja de le entrega de los Oscar en febrero de 2017. Pocos meses después se destaparía el escándalo de las denuncias en su contra, una tras otra.

Durante años fue uno de los productores independientes más poderosos de Hollywood. Podía construir o destruir carreras en el mundo del cine y la televisión. Era venerado y temido. Meryl Streep dijo una vez que era “Dios”.

Pero hace más de dos años ya que Harvey Weinstein, de 67 años y unos 100 kilos de peso, fue denunciado por acoso, agresión sexual o violación por más de 80 mujeres a lo largo de 40 años.

Este lunes fue hallado culpable de abuso y violación en la corte estatal de Nueva York y puede recibir una condena de hasta 25 años de prisión.

Un “monstruo”

Las actrices Ashley Judd, Gwyneth Paltrow, Kate Beckinsale, Uma Thurman y Salma Hayek lo acusaron de acoso o agresión sexual. Asia Argento, Rose McGowan y Paz de la Huerta, de violación. Mira Sorvino y Ashley Judd aseguran que acabó con sus carreras porque no cedieron ante su acoso.

Muchas contaron que el colérico e impaciente Weinstein las citaba en cuartos de hotel, donde las recibía cubierto con una bata de baño y las invitaba a dar o recibir masajes y a que lo vieran masturbarse.

Pero el corpulento exproductor fue juzgado penalmente solo por dos acusaciones que no han prescrito: practicar sexo oral a la exasistente de producción Mimi Haleyi contra su voluntad en 2006, y de violar en 2013 a otra mujer que permanece en el anonimato.

Durante años fue mi monstruo”, escribió la actriz mexicana Salma Hayek, relatando lo que vivió durante la filmación de “Frida” en 2002. Le decía siempre que no, pero Weinstein respondía con una “ira maquiavélica” y amenazaba con matarla.

Weinstein junto a Meryl Streep y Gwyneth Paltrow, en evento social durante su época de gloria. (Shutterstock)
Weinstein junto a Meryl Streep y Gwyneth Paltrow, en evento social durante su época de gloria. (Shutterstock)

De las cenizas del imperio que construyó nacieron movimientos como el #MeToo y el Time's Up, que alentaron a decenas de miles de mujeres de todo el mundo a denunciar en las redes sociales a hombres poderosos que las han abusado o acosado y desataron un cambio cultural de actitud: tolerancia cero a este tipo de conducta.

Barranca abajo

Una gran investigación sobre su mala conducta sexual publicada por el diario The New York Times el 5 de octubre de 2017, sumada a otro reportaje en la revista The New Yorker, desataron un escándalo que acabó con su carrera, su matrimonio y su reputación.

Fue expulsado de la Academia del cine de Estados Unidos y de su propia empresa, The Weinstein Company (TWC).

En noviembre de 2017, un mes después de que estalló el escándalo, se internó en un centro de rehabilitación para tratar su adicción al sexo.

Su segunda esposa, la diseñadora de modas británica Georgina Chapman, con quien tuvo dos de sus cinco hijos, se divorció de él.

Weinstein se mantuvo en libertad hatsa este lunes tras pagar una gran fianza. Llevaba un brazalete electrónico y permanecía recluido en una casa alquilada en un suburbio neoyorquino, cerca de sus hijos menores.

Sus escapadas a Manhattan eran riesgosas: en octubre, varias mujeres lo asediaron en un bar, gritándole “violador” y “monstruo” hasta que fueron expulsadas del lugar.

Weinstein llegó a las audiencias del juicio en diciembre pasado caminando con una andador, tras ser operado de columna.
Weinstein llegó a las audiencias del juicio en diciembre pasado caminando con una andador, tras ser operado de columna.

En su arribo a la Corte para ser juzgado se lo vio pálido, caminando con un andador tras ser operado de la espalda debido a un accidente de coche que sufrió en agosto.

El rey de los Óscar

Nacido en Queens el 19 de marzo de 1952, hijo de un cortador de diamantes, Weinstein estudió en la Universidad de Buffalo e inicialmente produjo conciertos de rock con su hermano Bob.

Ambos cofundaron su primer estudio de cine, Miramax, en 1979. Sus éxitos incluyeron “Sexo, mentiras y video”, de Steven Soderbergh (1989) y “Shakespeare enamorado” (1998), ganador de siete estatuillas y por el cual Weinstein compartió un Óscar a la mejor película.

Miramax produjo también el primer éxito de Quentin Tarantino, “Pulp Fiction” (1994) y “El paciente inglés” (1997, nueve Óscar).

Miramax fue vendida a Disney en 1993 y los hermanos dejaron la empresa en 2005 para fundar The Weinstein Company.

A lo largo de los años, las películas de Weinstein recibieron más de 300 nominaciones al Óscar y 81 estatuillas.

Weinstein, al arribar detenido a la corte de Manhattan, el 25 de mayo de 2018.
Weinstein, al arribar detenido a la corte de Manhattan, el 25 de mayo de 2018.

Llegó a tener una fortuna personal de 240 millones a 300 millones de dólares, que mengua velozmente tras su caída en desgracia.

Los fiscales aseguran que el acusado vendió seis propiedades por un total de 60 millones de dólares en los últimos dos años para pagar cuentas legales y financiar a sus dos exmujeres.

TWC declaró la bancarrota el año pasado y fue comprada por el fondo de inversiones Lantern.

En diciembre Weinstein llegó a un acuerdo de 25 millones de dólares con más de 30 actrices y exempleadas que lo demandaron. La cuenta será pagada por su excompañía y empresas de seguros.

Hoy Weinstein inspira a Hollywood, pero como el malo de la película. Un filme de suspense basado en el escándalo, "The Assistant", se estrena a fines de enero.

Y está en marcha otra película con producción de Brad Pitt, que encaró a Weinstein en 1995 y amenazó con matarlo si no paraba de acosar sexualmente a su novia de entonces, Gwyneth Paltrow.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: