(Foto: Instagram)
(Foto: Instagram)

Comenzaron a actuar cuando eran muy pequeños, y en seguida alcanzaron la fama como estrellas infantiles. Sin embargo, más allá de los focos, de los premios y el reconocimiento del público, la niñez de algunos ex integrantes de RBD estuvo marcada por la ansiedad, el miedo, y la soledad.

El último en recordar lo duro que fueron aquellos días fue Christian Chávez, que en la famosa telenovela Rebelde daba vida a Juan Méndez. El actor, subió recientemente a Instagram una foto en la que aparece de pequeño con una lonchera de Mickey Mouse, y según contó, sus compañeros siempre se reían de ella.

"Listo para ser bulleado con mi lonchera de Mickey. Yo estuve en una escuela católica de hombres, imagínense todo lo que pasó, pues mis gustos eran distintos a los demás. Ahí comenzó la lucha por mi identidad, tal vez muchos vean esta foto como triste (se puede ver en mis ojos el miedo), yo la veo como un hermoso recordatorio de que todo pasa”, escribió junto a la imagen Christian Chávez, que hace años reveló que es homosexual.

(Foto: Instagram @ChristianChavez)
(Foto: Instagram @ChristianChavez)

Cuestionado en una entrevista por esta publicación, el artista explicó que siempre fue el blanco de burlas en su escuela, pero que esto le enseñó una importante lección.

“Yo era un niño al que siempre bullearon. Iba a una escuela de puros hombres y llevaba mi lonchera de Mickey porque le insistí a mi mamá que quería mi lonchera de Mickey. Pero la verdad para mí esa foto es muy importante porque al final es mostrarle a la gente que todo pasa y que no importa si se burlan de ti, no importa si te señalan”, relató.

Siempre te van a estar señalando por algo, creo que lo importante es eso, decir todo va a pasar y esa no es tu realidad, la escuela no te define a ti como persona”, sentenció.

Anahí

(Foto: Instagram)
(Foto: Instagram)

Mientras Christian Chávez era bulleado en la escuela, la pequeña Anahí Puente brillaba sobre los escenarios y platós de Televisa, empataba una actuación con la siguiente y recibía numerosos reconocimientos por su trabajo como estrella infantil.

Sin embargo, todo éxito conlleva sacrificios, y el profesionalismo que le exigieron de niña, las horas perdidas en los ensayos, y la soledad que sentía en un mundo de adultos, le afectó.

"Me tocó empezar muy chiquita. Y eso también lleva sus consecuencias”, contó el pasado noviembre en la primera entrega de su podcast “Están Ahí”.

“En mi vida se sacrificaron muchas cosas. Yo no tuve de pronto viajes de campamento, cumpleaños, día de las madres. De verdad yo me perdí muchísimas cosas, como muchos niños artistas [...] Hice mucho teatro musical, y eran los sábados y domingos las obras de teatro. Entonces, me acuerdo que mis depresiones más grandes era que no iba a las piñatas y me perdía todo lo que los fines de semana los niños normales hacen", recordó la actriz, que en Rebelde interpretaba a Mía Colucci.

A los seis años, Anahí ganó los premios Ariel y Palma de Oro como mejor actriz infantil (Foto: Cuartoscuro)
A los seis años, Anahí ganó los premios Ariel y Palma de Oro como mejor actriz infantil (Foto: Cuartoscuro)

A la cantidad de tiempo que pasaba en los ensayos y rodajes, se unió la exigencia del mundo del espectáculo, que desde muy pequeña le enseñó el significado de la palabra “profesionalismo”.

“No te podías enfermar, porque si te enfermabas y no llegabas a un llamado al teatro o a la novela, entonces ya no eras profesional, y yo me acuerdo que eso a mí me atormentaba mucho de chiquita. Creo que esto nunca lo había contado”, confesó la actriz mexicana. "Y de pronto, tengo que decirlo también, de pronto creo que hubo momentos que los sufrí mucho, más de lo que llegué a disfrutarlos, y eso no estaba bien”, explicó la artista.

(Foto: Instagram)
(Foto: Instagram)

En aquella época, para Anahí, era muy importante “que todo saliera bien”, y si no lo conseguía, se frustraba y se sentía mal consigo misma.

“A veces me aferraba muchísimo a querer que todo saliera bien y de pronto, pues no lo logras, porque el mismo miedo te paraliza y no deja que logres las cosas, hacerlas como hubieras querido”, contó. "Ahora que estoy más grande y que ya maduré, y que ya pasaron muchos años, a lo mejor si vuelvo la mente para atrás digo: 'Wow, tal vez hubiera disfrutado más muchas cosas que a veces las sufrí de más,

Christopher Von Uckermann

(Foto: Instagram)
(Foto: Instagram)

En febrero de 2018, Christopher Von Uckermann habló por primera vez del trauma que marcó su infancia: le diagnosticaron trastorno obsesivo compulsivo.

El actor, que interpretaba a Diego Bustamante en Rebelde y participó de pequeño en series como El Diario de Daniela (1999) o Amigos por Siempre (2000), rememoró su niñez durante una conferencia TEDx, donde recordó cómo comenzó todo.

“Desde niño fue hiperactivo, al principio mis padres pensaron que era sólo eso, hiperactividad. Con el tiempo descubrieron que detrás de toda esa energía había algo más: trastorno obsesivo compulsivo", reveló el artista.

Según narró, desde pequeño vienen a su mente numerosos pensamientos negativos que le perturban y no le dejan vivir en paz. Después de ser diagnosticado, sus padres, preocupados por los efectos secundarios del tratamiento, decidieron no suministrarle medicación. Y poco a poco, los pensamientos empeoraron.

(Foto: Archivo)
(Foto: Archivo)

“Por azares del destino comencé a trabajar desde pequeño. Era trabajar y estudiar. Actuar profesionalmente y también me gustaba la música. Empecé a tocar la batería y eso me servía para canalizar esa energía y no estar pensando en tonterías en mi cabeza y me ayudó durante un tiempo. Después, esos pensamientos obsesivos me alcanzaron”, relató.

Christopher, que recibió a los 11 años “El Águila Dorada” por haber participado en más de 160 comerciales, confesó que a esa edad, los pensamientos sobre la muerte lo acosaban a menudo. A veces imaginaba que fallecía un familiar, o incluso él mismo, y eso le aterraba.

El toc empeoró y el miedo se apoderó de él. Le molestaba al caminar por la calle, -donde evitaba cruzarse con camiones de carga o con vallas y cables de alta tensión- y antes de acostarse, llegando incluso a imaginar que el agua inundaba su habitación.

Aunque le siguen aterrando esos pensamientos, contó que ahora los combate con ideas positivas, y que ya dejó atrás el horror que lo acosó en su infancia.

Dulce María

Foto: @dulcemaria
Foto: @dulcemaria

Tampoco la infancia de Dulce María fue fácil para ella. Según la actriz, que se casó recientemente con el productor Paco Álvarez, estar lejos de su familia y sus amigos cuando tenía que viajar era difícil.

"Vivía de un lado para otro, vivía para trabajar y la mayor parte del tiempo lo pasaba en un hotel, y eso en muchas ocasiones te resulta muy duro”, explicó en una entrevista con la revista Hola.

“Me tocó una vida diferente, y estoy agradecida por eso, aunque a veces me gustaría saber cómo sería yo si hubiera tomado otro camino. Agradezco cada paso en mi camino, cada prueba, cada encuentro y cada bendición pues he aprendido y me han hecho ser quien soy hoy ¡Sin remordimientos!”, añadió.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: