Samantha Ponder (32 años) fue madre por tercera vez el pasado 23 de julio. Estaba radiante. Llena de vida. Ella y su marido no podían creer que volvían a tener entre sus brazos a una recién nacida. Price había llegado a este mundo para hacerlos más felices aún.

Pero poco tiempo después, cuando ya estaban en su hogar, algo sucedió cuando ya todos estaban durmiendo. "Luego de una serie de eventos terroríficos y repentinos, nuestra dulce bebé recién nacida Price terminó en una cirugía de emergencia en el medio de la noche".

Samantha Ponder y su pequeña recién nacida Price
Samantha Ponder y su pequeña recién nacida Price
(Instagram)
(Instagram)

Desesperados, los padres salieron disparados para el reconocido hospital Mount Sinai, en Nueva York. "Estábamos en shock", reveló la conductora de ESPN en su cuenta de Instagram, esa red que no usa demasiado para mostrar su vida privada. Pero esta vez tuvo la necesidad de compartir el mal momento que atravesó con su pequeñita.

Price fue sometida a una cirugía de urgencia de la cual logró recuperarse. Ponder no reveló qué fue lo ocurrido o a qué tipo de operación debió ser sometida. En aquel centro médico "la trataron como si fuera suya", lo cual conmovió a los padres de la niña.

Samantha Ponder es una de las conductoras estrella de la cadena deportiva ESPN en los Estados Unidos (Instagram)
Samantha Ponder es una de las conductoras estrella de la cadena deportiva ESPN en los Estados Unidos (Instagram)
(Instagram)
(Instagram)
(Instagram)
(Instagram)

"Su recuperación en la Unidad Neonatal de Cuidados Intensivos fue milagrosa para una pequeña cuyo cuerpito acaba de sufrir tal trauma. No puedo agradecer suficiente a las mujeres y hombres que cuidaron de ella día y noche", se emocionó la estrella de la cadena de deportes más importante de los Estados Unidos.

"Estamos en casa ahora, todavía recuperándonos, pero abrumados por la gratitud hacia un Dios que nos dio verdadera paz y consuelo en medio de nuestra peor pesadilla, increíbles cirujanos, doctores y enfermeras, padres que no dudaron en subirse a un avión y ayudar y las oraciones de amigos y familiares que creyeron por su curación", agregó Ponder.

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS: