"American Dirt" ya es un éxito de ventas

American Dirt” de Jeanine Cummins, una de las novelas más esperadas y polémicas del año, fue el nuevo libro seleccionado por Oprah Winfrey para su club de lectores. La novela, publicada el martes, cuenta la historia de Lydia y su hijo de 8 años, Luca, quienes huyen de su hogar en Acapulco, México, después de que sicarios de un cártel del narcotráfico mataron a dieciséis miembros de su familia.

Autores reconocidos como Stephen King y John Grisham han colmado de halagos el libro y Cummins ha recibido el respaldo de importantes autoras mexicoestadounidenses y latinas, como Erika Sánchez, Reyna Grande y Julia Alvarez, quienes pronostican que la novela “cambiará los corazones y transformará las políticas”.

Sin embargo, otros periodistas y escritores criticaron a la autora por “no conocer de primera mano” el drama real de la migración, lo que desató que algunos incluso la llamaran “racista”.

La controversia llega en un momento en que los debates sobre la raza y la representación están en el centro del panorama cultural y político en EEUU, desde los Premios de la Academia, que enfrenta otra protesta #OscarsSoWhite (Oscars tan blancos), hasta la Liga Nacional de Fútbol, ​​donde el número de entrenadores minoritarios está cayendo, a la primaria presidencial demócrata, donde el campo de candidatos más diverso de la historia se ha reducido a un grupo casi totalmente blanco.

 (Heather Sten/The New York Times)
(Heather Sten/The New York Times)

El libro ha sido aclamado por muchos pero también criticado por explotar un tema sensible, por reforzar “estereotipos mexicanos rancios” - entre ellos el Latin lover, la madre acongojada, y el hombre inmaduro estoico"-y por un lenguaje forzado que evidencia a la autora como ajena al verdadero problema.

David Bowles, un famoso escritor y traductor, denunció la “hipocresía petulante” del libro. Parul Sehgal, crítico del New York Times, etiquetó a los personajes de la novela como “creaciones débiles”, criticó el lenguaje como forzado e incluso absurdo, y concluyó que le “da toda la impresión de ser la obra de un forastero”.

La autora Lauren Groff, quien reseñó el libro para el NYTimes, dijo que American Dirt está escrito para personas como yo, esos nativos de los Estados Unidos que están preocupados sobre lo que está sucediendo en nuestra frontera sur pero que nunca han sentido el temor y la desesperación de los migrantes en su propia piel."

Cummins, por su parte, dijo que la primera vez que pensó escribir el libro fue en 2013, inspirada por varias razones. Su esposo emigró de Irlanda y ella recordó los muchos años que le tomó conseguir su permiso de residencia, y la ansiedad, antes de que se casaran, ante el temor de que fuera deportado. También estaba conmovida por lo que consideraba una cobertura sensacionalista de la inmigración y, más indirectamente, por su dolor por una tragedia de 1991, cuando dos primas suyas fueron violadas y obligadas a saltar de un puente a sus muertes.

Tantas historias se centran en hombres violentos e historias machistas violentas sobre personas que cometen atrocidades”, dijo. “Mi esperanza era mostrar la narrativa en un nuevo marco, desde el punto de vista de las personas en el otro lado de la violencia”.

(Foto: REUTERS/Andres Martínez Cásares)
(Foto: REUTERS/Andres Martínez Cásares)

También afirmó que pasó mucho tiempo en México y conoció a muchas personas en ambos lados de la frontera. Su novela ha planteado interrogantes, sobre todo aquellos que dudan sobre si ella era apta para contar ese tipo de historia. La propia Cummins ha expresado sus dudas. En el epílogo del libro, escribió: “Deseaba que alguien un poco más moreno que yo lo hubiera escrito”.

Pero a pesar de las críticas, la obra fue adquirida por Flatiron Books en 2018 con un contrato millonario y ha sido comentada en el mundo literario desde entonces. Ha aparecido en numerosas listas de libros que hay que leer en 2020, y se posicionó entre los 20 más vendidos de Amazon previo a su publicación

Oprah Winfrey eligió “American Dirt” a fines del año pasado y, cuando se le preguntó sobre la controversia, antes de las reseñas del New York Times, dijo que no estaba al tanto de ella. Pero citó su propia respuesta visceral como señal de que Cummins había cumplido un papel vital para la ficción. “Ella humaniza este problema”, dijo Winfrey, quien espera entrevistar a la escritora en algún lugar de la frontera entre Estados Unidos y México en un encuentro que se transmitiría el próximo 6 de marzo por Apple TV Plus.

Después del anuncio de Oprah Winfrey, las actrices Salma Hayek, Gina Rodríguez y Yalitza Aparicio publicaron fotos de ellas mismos sosteniendo el libro, que les habían enviado los productores de Winfrey. Pero para el viernes, Hayek y Rodríguez ya habían eliminado sus publicaciones...

Ayer subí un mensaje sobre un libro, mismo que ya quité de mi Instagram. Quiero decirles que cuando Oprah me envió esta selección de su club de libros, me emocioné al leer la descripción que trataba sobre una mujer mexicana y me apresuré a compartir mi emoción con ustedes”, destacó la actriz veracruzana.

Salma Hayek detalló que para el momento en que publicó la fotografía no había leído el libro ni estaba consciente de la controversia que se estaba generando. “Les pido una disculpa por hablar de algo sin haberlo experimentado o sin haberme informado mejor”.

Jeanine Cummins dice que entiende de dónde provienen las críticas, pero aún espera que la gente lea el libro y decida por sí misma. “Siento que el libro tiene que sostenerse por sus propios méritos”, dijo en un evento en Baltimore, según la publicación de la industria Publishers Lunch.

Si las personas lo leen por sus propios méritos y luego deciden que lo odian en función de lo que hay en las páginas, eso está bien. No todos amarán mi libro”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: