Larry Kudlow, asesor economico de Donald Trump (REUTERS/Al Drago)
Larry Kudlow, asesor economico de Donald Trump (REUTERS/Al Drago)

Un importante asesor de Donald Trump declaró que la Casa Blanca podría no implementar los aranceles al aluminio y acero de Argentina y Brasil como había anunciado la semana pasada el presidente estadounidense.

No se han tomado decisiones” al respecto, señaló Larry Kudlow, director del Consejo Económico Nacional, según reportó el Wall Street Journal, lo que puso en duda la entrada en vigor de las barreras comerciales. Así, confirmó que el gobierno estadounidense todavía está estudiando la medida.

A inicios de diciembre, Trump sorprendió a los mercados con su anuncio, al abrir un nuevo frente de batalla comercial, con un anuncio que parecía categórico e inminente. “Brasil y Argentina han estado presidiendo una devaluación masiva de sus monedas, lo que no es bueno para nuestros agricultores. Por lo tanto, con efecto inmediato, restableceré los aranceles sobre todo el acero y el aluminio que se envía a los EEUU desde esos países”, escribió en su Twitter, sin hacer mención a discusiones adicionales sobre la medida.

Posteriormente, Washington no divulgó un documento que formalice la decisión.

Donald Trump, presidente de EEUU (REUTERS/Leah Millis)
Donald Trump, presidente de EEUU (REUTERS/Leah Millis)

En marzo de 2018, el Gobierno de Trump había sacudido el tablero comercial cuando anunció los aranceles de 25% al acero y 10% al aluminio, en lo que era el inicio de un enfrentamiento arancelario con China. Sin embargo, la Casa Blanca anunció dos semanas después una exención para Argentina, Australia, Brasil, Corea del Sur y la Unión Europea.

Para lograr la exclusión a dicha medida, el Gobierno de Mauricio Macri había argumentado que sus importaciones representan solo el 0,6% de las totales estadounidenses y entre los países de origen de las importaciones de acero ocupa el puesto 26. No obstante, la relación sí es clave para Argentina, ya que el mercado estadounidense es el principal destino de estas exportaciones, por un aproximado de USD 700 millones.

El caso es más perjudicial para Brasil, que a datos de 2018 representaba el 13% de las importaciones norteamericanas de acero. El reclamo del gigante latinoamericano alegaba la complementariedad de las cadenas productivas.

Estados Unidos importa 20 millones de toneladas al año, por 24.000 millones de dólares, lo que lo hace el mayor comprador del mundo, según los datos del ministerio alemán de Economía.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: