Donald Trump y Nancy Pelosi, líder de la oposición en la cámara baja
Donald Trump y Nancy Pelosi, líder de la oposición en la cámara baja

Los demócratas que controlan la Cámara de Representantes en Estados Unidos anunciaron este martes que imputarán al presidente Donald con los cargos de abuso de poder y de obstrucción al Congreso, que ahora deben ser votados por el pleno, como parte del juicio político.

En el primero de los cargos se acusa a Trump de anteponer sus preocupaciones políticas al interés nacional; y en el segundo por obstruir los intentos del Congreso de investigación, según el acta de nueve páginas publicada por el Comité Judicial de la Cámara de Representantes

“Es una ofensa procesable para un presidente ejercer los poderes de su cargo para obtener un beneficio personal inapropiado ignorando o perjudicando el interés nacional. Eso es exactamente lo que hizo el presidente Trump cuando presionó a Ucrania para que interfiriera en las elecciones presidenciales de 2020”, dijo Jerry Nadler, presidente del Comité.

Sobre el de obstrucción al Congreso, argumentó que “un presidente que se declara por encima de la justicia, por encima del pueblo estadounidense y por encima del poder de ‘impeachment’ del Congreso, que está precisamente para proteger de las amenazas a nuestras instituciones democráticas, es un presidente que se considera por encima de la ley”.

Jerry Nadler, el presidente del Comité Judicial de la Cámara, junto a otras autoridades del Partido Demócrata (Reuters)
Jerry Nadler, el presidente del Comité Judicial de la Cámara, junto a otras autoridades del Partido Demócrata (Reuters)

Si la Cámara Baja vota a favor de destituir a Trump (posiblemente la próxima semana), el presidente estadounidense se convertiría en el tercer mandatario en ser sometido a un juicio político, pero es improbable que el proceso avance en el Senado, controlado por la mayoría republicana.

Las investigaciones se abrieron luego de que un denunciante anónimo del gobierno reportara como inapropiada una conversación telefónica entre Trump y Volodimir Zelensky, presidente ucraniano. En la llamada, el estadounidense le pidió “un favor”: que investigue a Hunter Biden, el hijo del ex vicepresidente y precandidato Joe Biden, por su trabajo con la compañía de gas ucraniana Burisma. En ese momento, EEUU tenía en suspenso una asistencia militar de casi USD 400 millones. Cuando Trump se enteró de la denuncia, liberó el dinero.

Los demócratas habían analizado la idea de acusar a Trump también por cargos de soborno, obstrucción de la justicia e incluso traición, pero analistas consideraron que eso podría politizar demasiado el debate y requerir evidencias de mayor peso. Por ello, optaron por enfocarse en los dos artículos más directos y con mayores pruebas contra el presidente, complicando la tarea de la defensa.

La reacción de Trump

El presidente acudió a su cuenta de Twitter para criticar el anuncio de los demócratas, al que calificó como "ridículo". Según argumentó, las declaraciones del presidente de Ucrania y el primer ministro, quienes negaron que haya habido una presión, lo eximen de culpa.

“¡Cacería de brujas!”, añadió, frase muy repetida para desestimar las investigaciones. Además, añadió que cuando pidió a Zelensky “hacernos” un favor, se refería a todo Estados Unidos, no a su gobierno.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: