(Foto: REUTERS/Lucy Nicholson)
(Foto: REUTERS/Lucy Nicholson)

La semana pasada, el gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dio a conocer un aumento en las tarifas de los trámites de inmigración, las cuales entrarán en vigor en el 2020 y tendrán un alza general del 21%.

En las tarifas se incluye un aumento para las solicitudes de DACA (permiso de trabajo Formulario I-765 más la toma de huellas digitales) de USD 495 a USD 765.

El Formulario I-881 (Solicitud de suspensión de deportación o cancelación de deportación por regla especial) también marcará un incremento, al pasar de USD 285 a USD 1.515, destacó el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por su siglas en inglés).

En cuanto a los trámites para la población, se informó que la tarifa para obtener la ciudadanía americana por naturalización crecerá de USD 640 a USD 1.170.

Aquellos que cuentan con la residencia a base de matrimonio, deberán pagar USD 760, para remover las condiciones de su estatus de residente permanente, es decir, un 28% más que el precio actual.

Algunos costos de la iniciativa también bajarán. La green card, que concede la residencia permanente y del formulario I-485 disminuirá de USD 1,140 a USD 1,120.

La toma de huellas biométricas pasarán de USD 85 a USD 30, marcando así una rebaja del 65%.

En el caso del Formulario I-140 (petición de inmigrante para trabajador extranjero) disminuirá de USD 700 a USD 545.

El Formulario I-162 (solicitud de exención del requisito de residencia en el extranjero) cuesta USD 930 y podría bajar a USD 525.

La propuesta consideró también el alza del 83% en el costo de la ciudadanía estadounidense y cobros a las personas que piden asilo. Se impondrá un precio de USD 50 a los migrantes que piden ayuda por temor a la persecución, además si se les concede un permiso de trabajo, el precio será de USD 490.

Con ello, Estados Unidos se convertirá en un país que cobre una tarifa para brindar protección humanitaria.

George Escobar, jefe de programas de CADA de Maryland, pidió al Congreso poner fin a la iniciativa y aprobar la Ley del Nuevo Trato para los Nuevos Americanos.

“Esta propuesta niega la igualdad de oportunidades para todos los inmigrantes, independientemente de sus recursos o clase”, expresó.

En un comunicado, Ken Cuccinelli, director de USCIS, reveló que el ajuste de las tarifas va a garantizar que más solicitantes cubran el costo real de sus solicitudes y minimizaría los subsidios de un sistema ya demasiado extendido.

El director interino del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, Ken Cuccinelli, habla durante una conferencia en la Casa Blanca, el lunes 12 de agosto de 2019, en Washington. (Foto AP/Evan Vucci)
El director interino del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, Ken Cuccinelli, habla durante una conferencia en la Casa Blanca, el lunes 12 de agosto de 2019, en Washington. (Foto AP/Evan Vucci)

En tanto, Basma Alawee, quien trabaja como refugiado en la Coalición de Inmigrantes de Florida declaró: “USCIS está colocando su mala gestión sobre las espaldas de los inmigrantes que pagan y que buscan la oportunidad de estar más vinculados y comprometidos a esta nación”.

El mes pasado, el gobierno del mandatario estadounidense también decretó una prohibición para negar visas de ingreso a inmigrantes legales que no puedan probar que tendrán seguro médico o la capacidad de pagar sus gastos una vez que obtengan su green card en ese país.

MÁS SOBRE EL TEMA