Mike Pompeo (REUTERS/Yara Nardi)
Mike Pompeo (REUTERS/Yara Nardi)

Estados Unidos ya no considera que los asentamientos israelíes en Cisjordania sean “incompatibles con el derecho internacional”, anunció el lunes el secretario de Estado, Mike Pompeo, en un cambio en la política exterior estadounidense.

La declaración coloca a Washington en desacuerdo con las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, y se produce justo cuando el centrista Benny Gantz intenta formar un gobierno para reemplazar al primer ministro Benjamin Netanyahu, un aliado cercano del presidente Donald Trump.

“Después de estudiar cuidadosamente todos los aspectos del debate legal, este gobierno está de acuerdo (...) [en que el] establecimiento de asentamientos civiles israelíes en Cisjordania no es, en sí mismo, incompatible con el derecho internacional”, dijo Pompeo. Y agregó: “Afirmar que el establecimiento de asentamientos civiles es incompatible con el derecho internacional no ha funcionado. No ha avanzado la causa de la paz”.

La Autoridad Palestina repudió este lunes la posición de Estados Unidos.

Washington no está “calificado o autorizado para anular las disposiciones del derecho internacional y no tiene derecho a legalizar las colonias israelíes”, declaró en un comunicado el portavoz de la presidencia palestina, Nabil Abu Rudeina.

Netanyahu dijo, por el contrario, que el cambio de Estados Unidos corrigió "un error histórico" para los 600.000 colonos israelíes que viven en Cisjordania y Jerusalén oriental entre alrededor de 2,9 millones de palestinos.

Asentamientos israelíes en Cisjordania
Asentamientos israelíes en Cisjordania

La medida seguramente se interpretará como un impulso para Netanyahu, que está luchando por mantenerse en el poder tras no poder formar un gobierno de coalición.

Pompeo negó tal motivación. La presente resolución, dijo, “no está relacionada con nada que tenga que ver con la política interna en ningún lugar de Israel”.

Romper con el pasado

Hasta ahora la política estadounidense se basaba, al menos en teoría, en una opinión legal emitida por el Departamento de Estado en 1978 que decía que el establecimiento de asentamientos en los territorios palestinos capturados una década antes por Israel iba en contra del derecho internacional.

El cuarto convenio de Ginebra sobre las leyes de la guerra prohíbe explícitamente el traslado de civiles a los territorios ocupados.

Si bien Washington siempre ha solido vetar las medidas del Consejo de Seguridad contra Israel, el anterior presidente Barack Obama, enfrentado a Netanyahu, permitió en sus últimas semanas en el cargo la aprobación de la Resolución 2334 que calificó los asentamientos israelíes como una “violación flagrante” del derecho internacional.

Benjamin Netanyahu y Barack Obama (AFP / Archivo)
Benjamin Netanyahu y Barack Obama (AFP / Archivo)

Pompeo dijo que Estados Unidos rechaza actualmente el enfoque de la administración Obama, aunque negó que se estuviera dando luz verde a Israel para construir más asentamientos.

La medida seguramente se interpretará como un impulso para Netanyahu, que está luchando por mantenerse en el poder tras no poder formar un gobierno de coalición.

Pompeo negó tal motivación. La presente resolución, dijo, “no está relacionada con nada que tenga que ver con la política interna en ningún lugar de Israel”.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: