(AFP)
(AFP)

El déficit federal rebasará el billón de dólares el próximo año fiscal, según las primeras proyecciones oficiales basadas en el acuerdo presupuestario alcanzado en los últimos meses entre el presidente Donald Trump y los legisladores.

Se ha vuelto a los déficits anuales de un billón de dólares a pesar de que durante su campaña presidencial Trump se comprometió a no solo lograr el equilibrio fiscal sino a  pagar toda la deuda nacional. La reducción es del déficit es un reclamo constante del Partido Republicano, aunque la actual Administración se centró en otros aspectos.

"La perspectiva fiscal de la nación es difícil", dijo Phillip Swagel, director de la Oficina de Asuntos Presupuestarios del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés), un órgano apartidista. "La deuda federal, ya de por sí muy abultada en comparación con la perspectiva histórica, se encuentra en una ruta insostenible".

La oficina elevó el pronóstico del déficit para este año en 63.000 millones de dólares y el del déficit acumulado para la década próxima en 809.000 millones. Se ha pronosticado un incremento del déficit pese a que las proyecciones incluyen una eventual disminución en las tasas de interés (lo que reduce el costo del crédito) y modificó al alza su previsión del crecimiento económico a corto plazo.

Los expertos en números en la CBO proyectaron que el déficit del año fiscal actual ascenderá a 960.000 millones de dólares. Para el próximo año fiscal, que comienza el 1 de octubre, rebasará el billón de dólares.

El liderazgo demócrata acordó con Donald Trump el presupuesto para los próximos meses, un ambicioso plan de infraestructura que, además, eliminó la posibilidad de un nuevo cierre del Gobierno federal
El liderazgo demócrata acordó con Donald Trump el presupuesto para los próximos meses, un ambicioso plan de infraestructura que, además, eliminó la posibilidad de un nuevo cierre del Gobierno federal

La CBO indicó que el acuerdo presupuestal convertido en ley a principios de mes, que evitó la posibilidad de una parálisis gubernamental en octubre y la amenaza de profundos recortes automáticos al gasto público, incrementará los déficits en 1,7 billones de dólares para la próxima década. El aumento del gasto en la asistencia por desastres y la seguridad fronteriza añadirá 255.000 millones de dólares. Las revisiones a la baja de la previsión de las tasas de interés serán de ayuda, disminuyendo las cifras en 1,4 billones de dólares.

Swagel dijo que la deuda federal aumentará incluso más después de la próxima década debido al envejecimiento de la población y a un aumento en los gastos de atención médica.

Para colocar al país sobre una base sostenible, los legisladores tendrán que incrementar los impuestos, reducir el gasto público o una combinación de ambas opciones, afirmó Swagel.

Phillip Swagel, economista que preside la CBO
Phillip Swagel, economista que preside la CBO

La proyección de la CBO es la primera que refleja el acuerdo difícilmente alcanzado sobre presupuesto y deuda convertido en ley a principios de mes.

"El reciente acuerdo presupuestario contiene gastos que generan desequilibrio, y ahora tenemos una prueba más. Ambos partidos tomaron una situación ya insostenible y la agravaron", señaló Maya MacGuineas, presidenta del Comité para un Presupuesto Federal Responsable, un organismo privado.

MacGuineas dijo que los legisladores deberían asegurarse de que las leyes que promulgan sean costeables y redoblar sus esfuerzos para controlar el aumento en los costos de la atención médica y restaurar la solvencia del programa de la Seguridad Social. La organización de MacGuineas se enfoca en educar al público sobre asuntos de impacto significativo en la política fiscal.

(Con información de AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: