(Video: Twitter)

La policía de Honolulu, en Hawaii, se encuentra en la búsqueda de un par de mujeres que vandalizaron una intrincada y muy elaborada escultura de arena en un hotel de las islas estadounidenses.

En un video hecho público por las autoridades del estado isleño se puede ver cómo una mujer intenta golpear la escultura con una almohada desde la barra de protección que divide el pasillo de la estructura.

Al no lograr su objetivo, la joven decide subirse a la pequeña barda y saltarla para entrar al área en donde se encuentra la la obra y arrancarle la cabeza a una de las figuras humanas que conforman la escultura.

Durante todo este proceso, la mujer no para de reírse de sus acciones y de aplaudirse a sí misma. Al mismo tiempo su acompañante la graba sin aparente preocupación de que alguien las descubra por el acto que están cometiendo.

Según reportes de la prensa local, lo que se conoce de la mujer que llevó a cabo los destrozos es que se trata de una menor de edad y que también es residente de Hawaii. (Captura de pantalla)
Según reportes de la prensa local, lo que se conoce de la mujer que llevó a cabo los destrozos es que se trata de una menor de edad y que también es residente de Hawaii. (Captura de pantalla)

De acuerdo con las autoridades, todo este acto de vandalismo a la propiedad privada sucedió en el hotel Royal Hawaiian, en Honolulu, el lunes 12 de agosto a las 23:16 horas, aproximadamente.

Posterior a haber llevado a cabo el espectáculo y de guardarlo en la memoria del teléfono, ambas mujeres salen del encuadre de la cámara y huyen de la zona para evitar las consecuencias; sin embargo, no esperaban que estuviesen siendo filmadas por una cámara de seguridad.

La policía de Hawaii ha instado a la población a ofrecer información sobre las mujeres y de ellas reportó algunos detalles como que ambas parecen tener una edad que puede estar entre los 20 y los 30 años.

Además, dieron información sobre su vestimenta. Por un lado, la mujer que se encargó de destruir la escultura vestía completamente de negro, con un top y pantalones deportivos. Por otro lado, la acompañante que se encargó de grabar, llevaba puesta una blusa negra y unos jeans azules.

El dueño de la escultura reportó que ya trabajan en su reconstrucción. (Captura de pantalla)
El dueño de la escultura reportó que ya trabajan en su reconstrucción. (Captura de pantalla)

Hasta el momento, según reportes de la prensa local, lo que se conoce de la mujer que llevó a cabo los destrozos en el hotel es que se trata de una menor de edad, quien también es residente de Hawaii.

Sobre la escultura vandalizada, Jill Harris, dueño de la obra llamada Sandsational, declaró que su socio, Thomas Koet, se encuentra en la isla y que él será el encargado de reparar la escultura, según un reporte del medio Khon 2.

El Departamento de Policía de Honolulu se encuentra en la ciudad de ciudad de Honolulu, la cual también es la capital del estado de Hawaii. Su jurisdicción abarca toda la isla de Oahu, cuya población es de aproximadamente 900.700 personas, entre las que se incluye al personal militar, pero no se cuentan a los turistas.

De hecho, esta ciudad es un gran destino turístico para las personas en el mundo. Cifras del Departamento de Policía de Honolu reportaron que en 2017 tuvieron una afluencia de visitantes cercana a los seis millones de personas.

La amiga se encargó de grabar todo con su celular. (Captura de pantalla)
La amiga se encargó de grabar todo con su celular. (Captura de pantalla)

Recientemente, las autoridades de la isla también han estado en boga debido a una fotografía en la que se muestra al actor que interpreta a Aquaman, Jason Momoa, siendo arrestado de manera simbólica por elementos de seguridad de la isla.

La imagen del "arresto" de Momoa halla su origen en las protestas que el actor apoya contra la construcción del Telescopio de Treinta Metros en la zona de Mauna Kea, la cual representa un territorio sagrado para la cultura nativa.

Por esa razón Momoa ha levantado la voz junto a otros hawaianos e incluso al lado de colegas como Ezra Miller, quien interpreta a Flash. La fotografía, aunque es simbólica y no enfrentará ningún proceso legal, se realizó con el objetivo de visibilizar lo que Momoa defiende.