Kimberly Breier
Kimberly Breier

Kimberly Breier, secretaria de Estado adjunta de EEUU para Latinoamérica, aseguró este jueves que "la crisis de Venezuela es lo primero en la lista de prioridades" de los estados miembros de la OEA.

"Esta situación requiere el compromiso regional constante de la OEA y la región. Estamos agradecidos por el fuerte liderazgo de la OEA", afirmó Breier durante la 49 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, que se realiza en la ciudad colombiana de Medellín.

Y agregó: "El fondo de la crisis en Venezuela es político, con consecuencias profundas humanitarias, económicas, sociales y de otro tipo. Por eso es que la solución debe ser política. Sólo después de que el régimen de Maduro se retire podemos empezar una verdadera transición política".

"¿Cómo podemos esperar que Maduro actúe de buena fe mientras su régimen revoca la inmunidad de los diputados? ¿Cómo podemos esperar que Maduro respete las instituciones democráticas cuando ha puesto prisionero de manera ilegal a muchos miembros de la Asamblea Nacional, incluyendo a Edgar Zambrano y Roberto Marrero? Este no es un hombre con el cual podemos negociar", argumentó.

"La salida definitiva de Maduro es el primer paso necesario para poder restaurar la democracia. Y tiene que haber elecciones libres y justas dirigidas por el gobierno de transición del presidente interino Juan Guaidó", concluyó Breier.

Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela (AFP)
Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela (AFP)

Por otro lado, Estados Unidos también manifestó que es clave que haya una "acción regional concertada" para enfrentar la crisis de Nicaragua.

"La acción regional concertada es esencial para abordar los abusos a los derechos humanos y de la democracia de Nicaragua", manifestó Kimberly Breier en una rueda de prensa.

La funcionaria agregó que las recientes sanciones de su país y de Canadá contra el régimen de Daniel Ortega son muestra del "compromiso internacional con la causa de la democracia, los derechos básicos y la libertad de los nicaragüenses de la opresión".

Sobre este tema, el embajador de Estados Unidos en la OEA, Carlos Trujillo, dijo en la misma rueda de prensa que considera que la estrategia de su país y de Canadá demuestra el "compromiso para que Nicaragua regrese a la democracia".

"Vamos a hacer todo lo posible para que en Nicaragua se pueda celebrar la democracia", añadió.

Las protestas contra el Gobierno de Ortega comenzaron el 18 de abril del año pasado por un intento de reforma a la seguridad social y la represión ha dejado al menos 326 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 595 y el Gobierno reconoce 200.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: