La Casa Blanca anunció este miércoles que celebrará una cumbre sobre redes sociales el próximo mes en medio de las crecientes críticas del presidente Donald Trump y de algunos congresistas.

La Casa Blanca no dijo quiénes participarían en la reunión del 11 de julio y las principales empresas de redes sociales no confirmaron de inmediato su asistencia. Judd Deere, portavoz de la Casa Blanca, dijo que el evento "reunirá a los líderes digitales para mantener una conversación sólida sobre las oportunidades y los desafíos del entorno online actual".

Políticos estadounidenses, liderados por Trump, han utilizado cada vez más las redes sociales para tratar de eludir los medios tradicionales y atraer a los votantes directamente a través de las plataformas digitales. Sin embargo, Trump afirmó en muchas ocasiones que igual habría sido elegido sin Twitter y Facebook.

Trump, que tiene más de 61 millones de seguidores en Twitter, renovó este miércoles sus ataques regulares a Twitter.

En una entrevista a Fox Business Network, sugirió sin ofrecer pruebas que Twitter hace que sea "muy difícil para la gente" que pueda seguir su cuenta personal. "Y hacen que sea mucho más difícil para mí transmitir el mensaje. Es terrible lo que hacen", afirmó.

Twitter no hizo comentarios de inmediato, mientras que Facebook se negó a hacer comentarios sobre la cumbre. Alphabet Inc. (Google y YouTube, entre otras compañías) tampoco respondió inmediatamente.

En una audiencia del Comité de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, los ejecutivos de las tres principales empresas de redes sociales fueron interrogados sobre sus esfuerzos para eliminar el contenido extremista y la supuesta parcialidad política.

El representante Bennie Thompson, demócrata que preside el comité, citó la transmisión en directo de un ataque que mató a 51 personas e hirió a 49 en dos mezquitas de Christchurch, Nueva Zelanda, en Facebook, y dijo que las empresas de redes sociales deben hacer más para evitar que ese contenido "se propague de nuevo en sus plataformas". Dijo que también deben hacer un mejor trabajo para mantener fuera de sus plataformas "la incitación al odio y la información errónea dañina".

En abril, Trump se reunió con el director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, y pasó un tiempo significativo preguntándole por qué había perdido algunos seguidores de Twitter, dijo a Reuters una persona informada sobre el asunto.

El encuentro de Jack Dorsey con Donald Trump en la Casa Blanca
El encuentro de Jack Dorsey con Donald Trump en la Casa Blanca

La fuente dijo que Dorsey explicó en respuesta a las preocupaciones de Trump sobre la pérdida de seguidores que la compañía estaba trabajando para eliminar las cuentas fraudulentas y de spam y que muchas personas famosas, incluyendo al propio Dorsey, habían disminuido sus seguidores como resultado de ello.

Trump se quejó de nuevo el miércoles de que no estaba ganando seguidores tan rápido como antes. Trump perdió 204.000 de sus 53,4 millones de seguidores en julio de 2018, según la empresa de datos de medios sociales Keyhole, cuando Twitter comenzó a purgar cuentas sospechosas después de que éste y otros servicios de redes sociales fueran utilizados en campañas de desinformación que intentaban influir en los votantes en la carrera presidencial de Estados Unidos de 2016 y en otras elecciones.

Trump tiene una de las cuentas más seguidas en Twitter. Pero el presidente y los republicanos en el Congreso han criticado repetidamente a la compañía y a sus competidores de redes sociales con lo que han calificado como prejuicio contra los conservadores, algo que Twitter niega.

Por David Shepardson (Reuters)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: