13 personas fueron acusadas de organización delictiva en Los Ángeles Foto: Pixabay
13 personas fueron acusadas de organización delictiva en Los Ángeles Foto: Pixabay

La Fiscalía del Distrito Central de California anunció este miércoles el arresto de 14 narcotraficantes de una organización delictiva de Los Ángeles que operaba para la pandilla carcelaria La Mafia Mexicana, conocida como La Eme.

Los arrestados pertenecían a la pandilla Rancho San Pedro y se dedicaban a la venta de estupefacientes y control territorial, algo que realizaban con intimidación y violencia bajo las órdenes de La Eme, según la acusación presentada por la Fiscalía.

Asimismo, se formularon 26 cargos graves contra 13 de los acusados que, de ser hallados culpables, enfrentarían cadena perpetua.

A los involucrados en la operación se les acusa de distribución de metanfetamina, heroína, cocaína y opioides, principalmente en bares y en un hotel de la ciudad costera de San Pedro. Además, algunos han sido relacionados con asesinatos de miembros de otras pandillas.

Durante la investigación fueron decomisadas 45 armas de fuego, incluyendo rifles de asalto

En el operativo realizado conjuntamente por la policía de Los Ángeles y la Administración para el Control de Drogas (DEA), con el apoyo de la Oficina de Control de Armas, Alcohol, Tabaco y Explosivos (ATF), se logró el arresto de los dos líderes principales de la banda.

Robert "Stretch" Messersmith, de 32 años, fue señalado por las autoridades como el cabecilla principal de las operaciones y el responsable de las comunicaciones con La Eme.

Igualmente, Alexander Gallardo, de 31 años, fue identificado como el miembro de Rancho San Pedro que ordenaba las ejecuciones y los ataques contra otras pandillas.

Gallardo fue acusado de poseer munición luego de haber sido condenado por violencia doméstica, un cargo que implica una pena máxima estatutaria de 10 años en prisión federal.

Las acusaciones presentadas hoy son el resultado de una investigación que comenzó en 2017 y en la que además de venta e intimidación, se culpó a los miembros de Rancho San Pedro de cobrar "impuestos".

Lo hacían a otros distribuidores de drogas, así como también enviaban el dinero recaudado a miembros de La Mafia Mexicana que permanecen actualmente en la cárcel.