(Foto: Buffalo Niagara Waterkeeper)
(Foto: Buffalo Niagara Waterkeeper)

Una organización de protección del agua en el estado de Nueva York, en Estados Unidos, alertó a la población para que dejara de tirar a sus peces mascota a los retretes debido a que son dañinos para la fauna silvestre con un particular mensaje de concientización.

"¡Por esto es por lo que nunca debes tirar a tu pez a un retrete! Encontramos un pez dorado de unos 35 centímetros en el río Niágara, justo aguas abajo de la planta de tratamiento de aguas residuales", señaló la cuenta oficial del Departamento encargado del agua en Buffalo, unos 450 kilómetros al noroeste de la ciudad de Nueva York, con una foto mostrando al animal.

"Los peces dorados pueden sobrevivir todo un año en  la cuenca del río y destruyen el hábitat de los peces nativos de la zona. Los científicos estiman que decenas de millones de esta especie viven ahora en los Grandes Lagos", explicaron.

Los llamados Grandes Lagos son cinco cuerpos de agua distribuidos en una parte de la frontera entre Estados Unidos y Canadá: el Superior, el Michigan, el Huron, el Erie y el Ontario contienen una quinta parte (un 21%) del agua dulce que está en la superficie de la Tierra.

"Si no pueden mantener a su mascota, por favor devuélvanla a la tienda donde la compraron en lugar de tirarla al retrete o liberarlo en algún lago", explicaron.

Este tipo de mascota limita los suministros de comida de otros peces, tortugas y salamandras (Foto: Archivo)
Este tipo de mascota limita los suministros de comida de otros peces, tortugas y salamandras (Foto: Archivo)

Los peces dorados son una de las primeras especies domesticadas por el hombre, por lo que dejó de estar relacionado con la fauna silvestre, a la que destruye cuando entra en contacto con ella, y es ahora uno de los más comunes peces de acuario.

Un estimado de entre 4o y 50 millones de peces dorados podrían habitar las aguas del Lago Ontario, de acuerdo con un reporte que la cadena local CTV News realizó en 2018.

De acuerdo con Tys Theysmeyes, la cabeza de los Jardines Botánicos Reales del Reino Unido, este tipo de especie invasiva ha "explotado" en los años recientes debido a que la gente se harta de tenerlos de mascotas o simplemente quiere liberar a los peces.

El río Niágara y los otro cuatro Grandes Lagos tienen una presencia de decenas de millones de peces dorados, según los científicos (Foto: Buffalo Niagara Waterkeeper)
El río Niágara y los otro cuatro Grandes Lagos tienen una presencia de decenas de millones de peces dorados, según los científicos (Foto: Buffalo Niagara Waterkeeper)

El resultado es que las especies nativas silvestres tienen menos suministros para comer: otros peces, tortugas e incluso las salamandras (la mitad de las especies están en peligro de extinción) han sufrido por la llegada de estas mascotas rechazadas.

Una de las soluciones que se usarían en cualquier otro lugar sería la de envenenar una parte de la población de peces dorados que ya está libre, pero no puede hacerlo, porque los Grandes Lagos son vitales para la distribución y obtención de agua dulce en Estados Unidos y Canadá.