Raj Chetty, profesor de Economía en Universidad Harvard
Raj Chetty, profesor de Economía en Universidad Harvard

Un joven profesor de Harvard está cambiando la forma en que los estudiantes son introducidos al estudio de la economía en la universidad, y su metodología podría sentar las bases para el futuro de la disciplina en el ámbito académico de los Estados Unidos.

Desde hace décadas, los estudiantes de la prestigiosa universidad privada ubicada en la ciudad de Cambridge, estado de Massachussetts, suelen tomar como curso introductorio una de las materias más populares de la institución: Economía 10 (Ec 10).

El libro de texto de Ec 10 es un éxito de ventas masivo, utilizado en docenas de otras universidades, lo que le ha valido a su autor, el profesor Greg Mankiw, un estimado de USD 42 millones en regalías desde que se publicó por primera vez en 1998. Debido a que Harvard tiende a establecer el estándar para otras universidades, la introducción de Mankiw a la economía ha sido muy influyente con respecto a cómo se enseña economía en todo el país.

El libro de texto de Mankiw cubre la teoría abstracta que sustenta la economía tal como ha sido entendida durante décadas. Se trata de la oferta y la demanda, de cómo se pueden utilizar los precios para ajustar la producción de un bien a su consumo, y del poder de los mercados como herramienta para asignar recursos escasos. Sin embargo, pese a su hegemonía a lo largo de los años, algunos economistas han comenzado a desafiar su metodología.

Raj Chetty, un destacado miembro del profesorado que Harvard recientemente trajo de vuelta de Stanford, presentó este año "Economía 1152: Usando Big Data para resolver problemas económicos y sociales". Enseñada con la ayuda del profesor Greg Bruich, la clase obtuvo 375 alumnos, de los cuales 363 eran estudiantes de grado en su primer trimestre. Aún permanece detrás de los 461 estudiantes inscritos para cursar Ec 10, pero no por mucho.

Las diferencias entre Ec 10 y Ec 1152 son fundamentales. Mientras la primera se basa principalmente en modelos teóricos que asumen que las personas son racionales para entender cómo funciona la sociedad, Chetty describe su curso como un intento de demostrar que la economía es una disciplina empírica, como por ejemplo la medicina. 

La materia no discute en profundidad las curvas de oferta y demanda u otros conceptos elementales que se enseñan en Ec 10. No hay ningún libro de texto, sólo un conjunto de ensayos empíricos relativamente modernos. De los 12 documentos que los estudiantes deben leer, 11 fueron publicados en o después del año 2010. Chetty es coautor de un tercio de ellos.

"En décadas anteriores, los economistas más prominentes eran teóricos como Paul Krugman y Janet L. Yellen, cuyos modelos siguen guiando el pensamiento económico", explica Chetty. "Eso ha cambiado".

Los peces gordos ahora son "empíricos como David Card de la Universidad de California, Berkeley, y Esther Duflo del Instituto Tecnológico de Massachusetts", quienes se hicieron un nombre con cuidadosos estudios empíricos de los mercados laborales y las economías emergentes, respectivamente, agregó.

En su caso, su investigación se centra en las causas y consecuencias de la desigualdad económica y racial. El año pasado, Chetty analizó un enorme conjunto de datos impositivos del Servicio de Impuestos Internos (IRS) y del censo para trazar un mapa de la desigualdad de oportunidades en los EE.UU. El mapa permite identificar hasta los vecindarios más vulnerables del país, y muestra que los niños negros gozan de menos movilidad ascendente que los niños blancos.

El hijo de un millonario negro, por ejemplo, tiene un 2-3% de posibilidades de estar en prisión. Entre los hombres blancos, sólo los que tienen padres que ganan USD 35.000 o menos tienen probabilidades tan altas de ser encarcelados. La desventaja de los negros no se limita a los vecindarios pobres. Chetty y su equipo han descubierto que  los niños negros tienen tasas más bajas de movilidad ascendente que los niños blancos en el 99% de las localidades de Estados Unidos. Por otro lado, las mujeres jóvenes negras suelen ganar un poco más que las mujeres blancas con padres igualmente pobres.

La Universidad Harvard en Cambridge, Massachussetts (AFP)
La Universidad Harvard en Cambridge, Massachussetts (AFP)

Chetty no tomó Ec 10 cuando era estudiante en Harvard. Se salteó el curso para comenzar directamente sus estudios intermedios, y pasó el resto de su tiempo como estudiante de grado haciendo cursos a nivel de postgrado. Se graduó en tres años, consiguió su doctorado en Harvard en otros tres (a los 23 años), y obtuvo la titularidad en la Universidad de California en Berkeley a los 27 años. Se mudó a Harvard a los 29 años y consiguió un cargo fijo un año después. Con sólo 33 años, ganó la Medalla John Bates Clark, que se otorga anualmente al mejor economista estadounidense menor de 40 años.

"Sentí cada vez más que lo que estamos haciendo en nuestras oficinas y nuestra investigación está totalmente separada de lo que estamos enseñando en las clases de introducción", dijo Chetty al periódico Vox. "Creo que muchos estudiantes se preguntan: '¿Por qué quiero aprender sobre esto? ¿Cuál es el punto?'".

"Es muy diferente de las ciencias, donde como niño tienes un sentido, aunque no sea muy preciso, de que la gente está tratando de curar el cáncer", añadió. Como la medicina, Chetty quiere exponer a sus estudiantes al tipo de economía que cura: que cura la desigualdad, que identifica y rectifica las malas escuelas.

Si Ec 10 enseña a los estudiantes conceptos económicos, Ec 1152 tiene como objetivo dar ciertas herramientas para enseñar a los estudiantes a "hacer" economía. "Una visión de la economía es que es el estudio de los precios y los mercados, y los incentivos. Eso es fundamentalmente lo que es la economía", dijo el economista.

"Entiendo esa perspectiva, pero lo veo como una limitación. Depende de si uno quiere definir una disciplina basado en las preguntas o en sus herramientas".

Chetty pretende que el curso sea un modelo para otras escuelas. Su clase ofrece una nueva forma de enseñar un curso introductorio, pero al mismo tiempo está más alineada con la investigación económica contemporánea. Los videos de los cursos ya están disponibles en línea, para que los estudiantes de otras instituciones los utilicen.

Ese cambio podría cambiar la economía misma, al atraer a una nueva generación de estudiantes que están intrigados por el emergente empirismo de la disciplina, y no se dejen desanimar por su excesiva matemática y su alta teoría.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: