Nancy Pelosi y Donald Trump se enfrentan en una pelea por los fondos para el muro fronterizo.
Nancy Pelosi y Donald Trump se enfrentan en una pelea por los fondos para el muro fronterizo.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, informó a la titular de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, que el martes 29 de enero dará el discurso anual del Estado de la Unión desde el Congreso. Al hacer este anuncio en una carta, el republicano ignoró las acciones de la demócrata, quien había retirado la invitación para que el mandatario asistiera al Congreso porque, debido al cierre del gobierno federal, que enfrenta a los dos partidos, no se podía garantizar su seguridad, según argumentó.

"Haré honor a su invitación y, cumpliendo con mi deber constitucional, daré importante información a la población y al Congreso de los EEUU sobre el Estado de la Unión", escribió Trump en una carta dirigida a Nancy Pelosi y difundida el miércoles por la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

El anuncio llega después de semanas de polémica, debido a que Pelosi había solicitado a Trump que suspendiera el discurso o lo hiciera por escrito. Los motivos de seguridad a los que atribuyó el inusual acto son las consecuencias del cierre del gobierno federal, causado por la pelea por los USD 5.700 millones que Trump solicitó al Congreso para construir un muro en la frontera con México, y que los demócratas no aprueban.

"Tristemente, dados los problemas de seguridad y a menos que se reabra el gobierno esta semana, sugiero que trabajemos conjuntamente para determinar otra fecha adecuada después de que el gobierno haya reabierto para este discurso o que considere presentarlo por escrito al Congreso el 29 de enero", indicó Pelosi en una misiva enviada al mandatario el 17 de enero.

Días después Trump anunció la cancelación del viaje que Pelosi iba a hacer a bordo de un avión militar a Afganistán, algo que los analistas políticos interpretaron como continuación del enfrentamiento entre ambos por el cierre parcial del Gobierno. Pelosi denunció que era en represalia por su retiro de la invitación a dar el discurso anual del presidente ante el país desde Capitol Hill.

"¡Sería muy triste para nuestro país que el discurso del Estado de la Unión no se entregara a tiempo, como estaba previsto, y lo más importante, en el lugar en el que estaba previsto!", respondió Trump el miércoles, agregando que le espera ver a Pelosi allí.

Pese a todo, la Cámara de Representantes y el Senado aún deben aprobar una resolución en la que aprueben el uso de la cámara para el Estado de la Unión el próximo 29 de enero.

El presidente Donald Trump (Washington Post / Jabin Botsford.)
El presidente Donald Trump (Washington Post / Jabin Botsford.)

Desde el pasado 22 de diciembre, el gobierno federal sufre una suspensión parcial. Como consecuencia, se prolonga así el cierre del 25% de la Administración, situación que afecta a unos 800.000 empleados que han dejado de percibir su salario y ha trastocado el funcionamiento de distintos espacios turísticos o las actividades de agencias a las que no se les han asignado nuevos recursos.

En su carta, llena de sutilezas políticas, Trump agradeció la invitación de Pelosi, enviada el 3 de enero cuando ya "el cierre del gobierno federal había comenzado", a dar el discurso anual del presidente de los Estados Unidos ante el Congreso, la Corte Suprema y las autoridades militares. "Ya había aceptado su amable invitación", agregó, cuando recibió "otra carta suya, con fecha del 16 de enero de 2016, en la que usted manifestaba preocupación con respecto a la seguridad durante el discurso del Estado de la Unión debido al cierre del gobierno federal". Pero, observó el mandatario, para entonces él ya había recibido una comunicación del Departamento de Seguridad Nacional y el Servicio Secreto, en la que le habían explicado "que no habría ningún problema en absoluto sobre la seguridad en el evento". Agregó que eso fue luego confirmado públicamente por funcionarios de esas áreas.

"Por consiguiente, no existen preocupaciones de seguridad con respecto al discurso del Estado de la Unión", concluyó, para informarle entonces a Pelosi que aceptaría su invitación y cumpliría con la obligación constitucional de dirigirse al país para evaluar la situación y los desafíos de su gobierno.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: