Los líderes del fútbol africano intentarán persuadir a Sudáfrica a fin de que siga respaldando la candidatura de Marruecos para organizar la Copa del Mundo del 2026. El país que se convirtió en la primera nación de África en acoger una Copa del Mundo en 2010, está amenazando con romper
filas y votar por la candidatura conjunta de América del Norte, en lo que sería un duro golpe para las ambiciones marroquíes.

El presidente de la Confederación Africana de Fútbol (CAF), Ahmad Ahmad, espera persuadir a la Asociación de Fútbol de Sudáfrica (SAFA) para que respalde la candidatura de Marruecos cuando sus dirigentes se reúnan en Johannesburgo.

La semana pasada, el ministro de Deportes de Sudáfrica, Tokozile Xasa, instó a la asociación de fútbol a no votar por Marruecos en el Congreso de la FIFA que se realizará en Moscú el 13 de junio, cuando cada uno de los países que integran el organismo rector del fútbol mundial vote para decidir la sede de la edición del 2026.

Ambos países han tenido relaciones tensas desde que Marruecos retiró a su embajador de Pretoria en 2004, cuando Sudáfrica reconoció la independencia de la República Árabe Saharaui Democrática, también conocida como Sáhara Occidental.

"Tenemos muy claro que no podemos apoyar a Marruecos. Nuestro Parlamento fue muy directo en este sentido. Este es el mandato del país y es una obligación de los organismos deportivos entender cuál es la agenda del país", dijo Xasa.

Marruecos anexó el Sáhara Occidental, una antigua colonia española, en 1975, y desde entonces el territorio ha sido objeto de una disputa entre este país y el Frente Polisario, un movimiento independentista respaldado por muchos países africanos, incluido Sudáfrica.

Con información de Reuters

Más sobre este tema