Las jugadoras de la Primera División del fútbol español iniciaron una huelga indefinida (Crédito: Asociación de Futbolistas Españoles)
Las jugadoras de la Primera División del fútbol español iniciaron una huelga indefinida (Crédito: Asociación de Futbolistas Españoles)

No es un fin de semana más en el fútbol de España. Las jugadoras de la Primera División dieron inicio este sábado a un paro indefinido, siguiendo su lucha por el primer convenio colectivo que regule su situación laboral. Ninguno de los encuentros pautados de La Liga Iberdrola se llevó a cabo. Ni las futbolistas del Espanyol y el Granadilla de Tenerife acudieron a su duelo en Barcelona, ni las del Levante y Sporting Huelva se presentaron en Valencia.

Las futbolistas han decidido iniciar un huelga en este Fecha 9, ya que después de más de un año de negociaciones entre los sindicatos AFE, UGT y Futbolistas ON y los clubes, todavía no se ha llegado a un acuerdo para celebrar el primer convenio colectivo del fútbol femenino. Ante esta eterna negociación, las jugadoras dijeron basta y comenzó la huelga indefinida.

Las posturas de los sindicatos y los clubes siguen alejadas, por lo que las futbolistas iniciaron un paro (Grosby)
Las posturas de los sindicatos y los clubes siguen alejadas, por lo que las futbolistas iniciaron un paro (Grosby)

Pese a la mediación en las últimas semanas de la Dirección General de Trabajo y del Consejo Superior de Deportes, las posturas de los sindicatos y los clubes siguen alejadas, especialmente, en cuanto a salario mínimo y parcialidad. Las jugadoras rebajaron sus pretensiones salariales hasta los 16.000 euros brutos anuales, pero exigen una jornada mínima de seis horas diarias. Fijaron en un 75% el mínimo de la parcialidad, un aspecto clave en la cotización para las futuras pensiones.

La Asociación de Clubes de Fútbol Femenino, por su parte, subió su oferta desde los 13.000 a los 16.000 euros brutos anuales, pero pidió limitar los contratos a tiempo parcial para que no tuvieran una ocupación inferior al 50% de la jornada normal de trabajo. Esto es, cuatro horas al día, lo que dejaría el salario en 8.000 euros brutos al año para ese tipo de contratos.

La diferencia entre las reivindicaciones sindicales y la oferta de la patronal, según explicó la Asociación de Clubes, es de 1,5 millones de euros. Bajo la situación de financiación actual, la patronal aseguró que no puede costearlo. Ante este bloqueo, las jugadoras decidieron convocar el primer paro de su historia.

Esta drástica medida de las jugadores de la Primera División española para tener mejores condiciones de salario mínimo, la duración de la jornada o las vacaciones y, más allá de eso, verse protegidas en caso de lesión o de embarazo, fue apoyada por muchas figuras del campeonato masculino. Entre ellos, el delantero francés Anotine Griezmann, figura de FC Barcelona.

“A las compañeras del fútbol femenino que están en huelga luchando por sus derechos, les envío todo mi apoyo. ¡Mucho ánimo!”, escribió en su cuenta de Twitter quien fuera campeón del mundo con Francia antes de fichar por el Barça. En las respuestas al mensaje del jugador del Barcelona hay de toda índole, predominando las que aplauden su pronunciamiento.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: