El nuevo edificio abrió sus puertas el 20 de octubre del 2011
El nuevo edificio abrió sus puertas el 20 de octubre del 2011

La reciente irrupción de Ansu Fati en el mundo del fútbol con tan sólo 16 años, el descubrimiento y formación de Lionel Messi, el respeto que inspira Andrés Iniesta y leyendas como Xavi Hernández o Carles Puyol... todos tienen un detalle en común. Un ADN que los caracteriza desde sus raíces. El ADN Barsa, el cual obtuvieron en una de las fábricas más importantes del mundo: La Masía.

Un edificio (O dos, tras la mudanza del 2011) del que salieron grandes talentos que no sólo nutrieron al Barcelona sino al mundo del fútbol en general. Una “fábrica” que no para de trabajar hace casi 40 años y que constantemente sorprende con nuevos jugadores.

Pero, ¿cuál es el secreto para generar tantos buenos futbolistas?

Bajo la idea futbolística que estableció el entrenador Rinus Michels en Barcelona, el 20 de octubre de 1979 se inauguró el primero de los dos edificios, el cual tenía la capacidad de alojar a 60 deportistas en una extensión de 600 metros cuadrados, en donde predominaba un sólo objetivo: unificar un sistema de juego y una misma manera de entender el fútbol.

Sin embargo, no todo es botines, pelotas y entrenamientos. Y es ahí donde radica parte del secreto del éxito.

Si bien, los ojeadores esparcidos por el mundo hacen su tarea y tratan de cazar los mejores talentos. La organización del Barcelona se encarga de “pulir” la joya a través de una educación futbolística basada en tres pilares: aspecto físico y deportivo, formación moral y formación académica de cada jugador.

“La vida del jugador se basa básicamente en la vida académica; estudiar sobre todo en edades más precoces, hasta los 16 como mínimo, y luego te acompañaban si querías seguir estudiando”, le recuerda Pol Calvet, ex jugador del Barcelona a Infobae y agrega: "La otra parte era la deportiva. Allí había distintos tipos de entrenamientos, del más enfocado al rendimiento físico (entrenamientos y partidos) y también el de la parte más táctica y técnica.

“No solo aprendes cosas a nivel futbolístico, sino como persona también. Vivir en La Masía te hace a vos mismo creer en algo que ellos fundamentan. Es algo increíble, tuve la suerte de llegar ahí con 17 años y me ayudó mucho para formarme como persona. Me obligaban a estudiar por si el día de mañana no me iba bien en el fútbol y así pudiera tener otra salida”, reconoce por su parte el argentino Federico Bessone, que pasó por el Juvenil A y el Barcelona B. “La convivencia con los compañeros ... Ésa es la magia que tenía cuando yo estaba allí. Eramos todos una familia”, añade.

“Guardo un muy buen recuerdo de mi estancia en La Masía. Era el edificio antiguo, no el de ahora. La vieja Masía estaba adelante del Camp Nou. Por la mañana a la escuela, hasta llegar a edades ya más profesionales. Y, por las tardes, entrenamientos. Una vida cómoda, con todas las comidas cubiertas y controladas. Compartir tiempo con compañeros de tu edad o parecida, conviviendo día y noche para crear lazos para siempre”, detalla Jofre Mateu, que estuvo en la cantera en 1993.

La Masia quedaba pequeña y se trasladó: de 600 metros cuadrados, los juveniles pasaron a disponer de 6 mil
La Masia quedaba pequeña y se trasladó: de 600 metros cuadrados, los juveniles pasaron a disponer de 6 mil

Para el 20 de octubre del 2011, el complejo, que se quedó pequeño, se trasladó al lado de la Ciutat Esportiva Joan Despi bajo el nombre Centro de Formación Uriol Tort La Masía: una nueva infraestructura con 6 mil metros cuadrados repartidos en 5 pisos con capacidad para 83 personas, que continuaba teniendo la misma ideología y los mismos valores.

Unos principios bien definidos que también son la clave del éxito a la hora de formar a las futuras figuras: los HEART values, “son en los que ellos siempre hacen hincapié y son parte del ADN del club”, reconoce Calvet: “La H es de Humildad, E es esfuerzo, A es ambición, R es respeto y T es trabajo en equipo (”Teamwork"). Esos cinco valores son los que ven como brújula, para dirigirse e instruir a los jugadores que están en La Masía".

“Para mí el secreto del éxito es el crecimiento desde que llegas. Siguiendo unos valores por encima de lo puramente futbolístico. La intención continúa por parte del club de llevar lo humano al terreno de juego. Entender que jugar a fútbol es una parte más, que cuanto más crezcas como persona mejor serás capaz de jugar”, destaca por su parte Mateu.

La misma línea de pensamiento tiene Bessone: “Traen jugadores jóvenes que llegan de distintos clubes del mundo. Si sos capaz de traer estos jóvenes talentos e inculcarles tu mentalidad y tus valores, qué es lo que queres, cómo queres trabajar... Eso hace que salga un gran porcentaje de buenos jugadores”.

¿Cómo es un día en La Masia?

24 horas en la Masia del FC Barcelona


Ocho de los 13 futbolistas que participaron en la final de Champions League que le ganó el Barcelona al Manchester United en 2009, y nueve de los 23 jugadores que obtuvieron el primer Mundial en la historia de España en 2010, se formaron en La Masía: Víctor Valdés, Carles Puyol, Gerard Piqué, Sergio Busquets, Lionel Messi, Andrés Iniesta, Xavi Hernández, Pedro Rodríguez y Césc Fábregas (Arsenal) y Pepe Reina (Liverpool)

Sin embargo, “no es fácil triunfar en el Barcelona”, reconoció Xavi Hernández en una entrevista con Sport. Las estadísticas marcan que sólo 1 de cada 10 chicos que pasan por La Masia logran debutar en el primer equipo del FC Barcelona, mientras que, de los nueve restantes, la mitad alcanza a jugar profesionalmente.

“Talento en la base hay... El último fue Sergi Roberto, que tuvo la paciencia para esperar su momento. pero muchas veces la gente con 15 o 16 años tiene mucha prisa. A mi o a Iniesta nos costó tres o cuatro años entrar en el equipo. También creo que hay demasiada prioridad económica a la futbolística”, reconoció el histórico mediocampista español.

Arriba de izquierda a derecha: Gerard Piqué, Victor Valdés, Pepe Reina, Sergio Busquets / Abajo de izquierda a derecha: Iniesta, Fábregas, Xavi, Puyol, Pedro
Arriba de izquierda a derecha: Gerard Piqué, Victor Valdés, Pepe Reina, Sergio Busquets / Abajo de izquierda a derecha: Iniesta, Fábregas, Xavi, Puyol, Pedro

Así como muchos nombres que salieron de La Masía llegaron a formar parte planteles profesionales, hay otros que desafortunadamente quedaron en el camino. “Cuando jugaba en infantiles (12-13 años), lo ganamos todo a nivel regional y nacional. Éramos 20 y al final de la temporada, dieron la baja a 12”, recordó Guillermo Amor a AP. El ex mediocampista hizo historia en el club al ser uno de los primeros jugadores que alcanzó la titularidad en el Barcelona tras arrancar su carrera desde la cantera.

Ansu Fati, la última perla del Barcelona que debutó en el primer equipo con 16 años (Photo by Josep LAGO / AFP)
Ansu Fati, la última perla del Barcelona que debutó en el primer equipo con 16 años (Photo by Josep LAGO / AFP)

FUTBOLISTAS CONSAGRADOS QUE SALIERON DE LA MASÍA: Pep Guardiola, Guillermo Amor, Gerard Piqué, Xavi Hernández, Sergi Roberto, Sergio Busquets, Lionel Messi, Andrés Iniesta, Victor Valdés, Mauro Icardi, Hector Bellerín, Rafinha, Denis Suárez, Carles Aleña, Cristian Tello, Pedro, Cesc Fábregas, Carles Puyol, Deulofeu, Bojan Krkić, Pepe Reina, Marc Bartra, Thiago Alcàntara, Marc Muniesa, Andre Onana, Keita Balde...

LAS “ESTRELLAS DEL MAÑANA” QUE SE PREPARAN EN LA MASÍA: Jordi Mboula, Eric García, Mateu Morey, Sergio Gómez, Dani Olmo, Xavi Simons, Ansu Fati, Riqui Puig, Marc Cucurella, Takefusa Kubo, Carles Pérez...


ASÍ ES LA MASIA EN NÚMEROS: