Momento de tensión. Cruce en vivo. Así de cruda fue la escena de extremo suspenso entre Sergio Agüero y Josep Guardiola en pleno partido del Manchester City frente a Tottenham en el Etihad Stadium.

Ocurrió a los 20 minutos de la segunda etapa cuando el entrenador catalán eligió al brasileño Gabriel Jesús para quitarlo del campo de juego cuando el encuentro estaba 2-2 y el argentino había colaborado con un tanto en el marcador.

El "Kun"observó que iba a ser reemplazado, se tomó unos segundos para digerir su furia y corrió rumbo a la línea de cal. Inmeditamente, pareció que el técnico quiso saludarlo y el histórico futbolista del City evadió el gesto.

La siguiente escena que mostró la transmisión fue de absoluto enojo: Guardiola lo frenó, mientras Agüero gesticulaba con furia. Discusión, cruce de palabras, una mano contra el pecho del atacante y el "Kun" marchándose rápido a su sitio en el banco de suplentes al mismo tiempo que Mikel Arteta, auxiliar de "Pep", frenaba a su líder.

Agüero y Guardiola tuvieron un minuto de tensión en pleno campo de juego (Foto: AFP)
Agüero y Guardiola tuvieron un minuto de tensión en pleno campo de juego (Foto: AFP)

No terminó ahí: segundos más tarde, Guardiola le gritó a su jugador desde el campo de juego y cuando tomó conciencia de que las cámaras podían estar tomándolo se tapó la boca.

Parecía que el tiempo le daría la razón a Josep: en tiempo de descuento, Gabriel Jesús marcó un agónico gol que le daba el triunfo al City pero el árbitro lo anuló a instancias del VAR.

Sin embargo, ese tanto sirvió como escenario para la "reconciliación" que llegó más del lado del entrenador que del futbolista. Guardiola abrazó durante varios segundos al "Kun" e intentó restarle importancia al enojo con alguna sonrisa. De todos modos, Agüero no pareció quedar demasiado conforme.

El máximo artillero histórico del City de 31 años fue titular por primera vez en la actual temporada de la Premier League teniendo en cuenta que en la 1ª fecha saltó al campo de juego desde el banco de suplentes a 30 minutos del final. Marcó un gol en el 5-0 ante West Ham y había puesto el 2-1 transitorio contra Tottenham.

De todos modos, la relación entre Guardiola y Agüero está marcada por la montaña rusa de emociones encontradas. Apenas llegó el técnico se rumoreó que no lo tendría en cuenta y, tras una charla íntima, llegaron a un acuerdo. En este año, el propio técnico explicó ese tema: "Cuando la gente en la primera temporada decía que no teníamos buena relación con Agüero… yo lo que trato es de ser claro con los jugadores. Un día podía jugar Gabriel, otro Sergio. Agüero nació con este talento para marcar goles y morirá con él".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: