La visita de Lionel Messi al estadio San Paolo, el hogar de los mejores años de Diego Maradona en el Napoli, fue un verdadero acontecimiento en Nápoles. Una multitud recibió al plantel del Barcelona cuando llegó a la ciudad, en el umbral del empate por el cruce de ida por los octavos de final de la Champions League, y vitoreó al astro, de 32 años, como heredero del linaje del ídolo del club italiano. “Meeessi, Meeessi”, le cantaron en su ingreso al hotel, acompañando la ovación con la habitual reverencia que le dedican los aficionados cuando se destapa con alguna genialidad.

La aparición de Messi en Nápoles, además, reavivó el debate sobre quién es el mejor futbolista de la historia. Gerard Piqué, compañero de la Pulga, lo eligió por encima de Maradona porque “me quedo con la regularidad de Leo y la magia que hace día a día”. También habló Diego Maradona junior, hijo del ex capitán de la selección argentina, que tampoco dudó: “Sin ninguna duda, mi papá es el mejor de la historia. El que diga lo contrario no tiene ni idea de fútbol. Messi es el que más se le acerca, obviamente, siempre dije que Messi es mucho mejor que Ronaldo y se le acerca, pero no se pueden comparar a terrestres con extraterrestres”. Y hasta el propio Diego, en diálogo con Il Mattino, se refirió a la visita ilustre de su ex dirigido en la Albiceleste en el Mundial de Sudáfrica 2010.

“Leo es un jugador con enorme talento, un muy buen muchacho. Él debe seguir su carrera y su vida sabiendo que es el mejor jugador de fútbol de la actualidad. Disfrutaba mucho viéndolo en cada partido con Argentina. ¿Qué comparaciones son esas que se han hecho durante casi 20 años? A él lo llenan injustamente de presión”, subrayó el actual director técnico de Gimnasia La Plata, de la Superliga argentina.

Pues bien, con la comparación en el aire permanentemente, se dio una situación curiosa en el ingreso de la delegación de Barcelona en el San Paolo. Mientras accedía al estadio caminando junto a Arturo Vidal, un aficionado le dijo al pasar “bienvenido a la casa del padre”, en alusión a Maradona, que en Napoli ganó dos Scudettos, una Copa Italia, una Copa UEFA y una Supercopa de Italia. Messi escuchó al fanático y esbozó una sonrisa (el chileno lo imitó), sin frenar el paso hacia los vestuarios.

No fue la única alusión a Diego que vivió dentro de las instalaciones del San Paolo. En el calentamiento previo, por ejemplo, por los altoparlantes sonó “Live is life”, el tema de la banda austríaca Opus, que se hizo célebre por un video de Maradona en el que realiza trabajos precompetitivos con la pelota. Napoli, desde sus redes sociales, asoció permanentemente a las dos estrellas. “Bienvenido Leo al templo de D10S T¡¡Bienvenido al San Paolo!!”, escribió en su cuenta de Twitter. Luego, le dedicó un video en el que comparó jugadas de ambos, con un denominador común: el talento.

Messi entrada en calor con "Live is life" de fondo
Maradona entrada en calor con "Live is life" de fondo

MÁS SOBRE ESTE TEMA: