Nocaut ilegal en la UFC

Un inexplicable episodio en México sacudió al mundo de las artes marciales mixtas. El enfrentamiento entre el luchador local Rodrigo Vargas y el norteamericano Brok Weaver acabó con la descalificación del mexicano después de propinarle un brutal rodillazo al rostro de manera ilegal.

Los abucheos del público se hicieron presentes en el UFC 167 de Rio Rancho cuando el peleador de peso ligero llevó a la lona a su rival. Automáticamente, el árbitro de la pelea Robert Rombero se abalanzó sobre los protagonistas y le confirmó a los jueces: “Es una descalificación”.

Con la derrota, “Kazula” sumó su segunda consecutiva en la misma cantidad de presentaciones dentro de la mayor empresa de MMA del mundo.

El movimiento ilegal se produjo cuando quedaba un minuto para que finalice el primer round. En ese momento, el mexicano dominaba el combate, mientras que el estadounidense estaba prácticamente sentado con las manos apoyadas sobre la lona.

Cuando parecía que Vargas se encontraba en una buena posición para castigar a su oponente, sacó un inesperado rodillazo que se estampó en la cara de Weaver, quien automáticamente se dejó caer. Lejos de detenerse, el luchador de 34 años lo golpeó una vez más antes que interviniera el referí para acabar con la pelea.

“Es una descalificación”, informó Romero después de entender que el golpe había sido ilegal ya que no se permite golpear con la rodilla a un oponente que está en el suelo. Los presentes en el Santa Ana Star Center comenzaron a abuchear al luchador tras entender lo que había sucedido.

“Eso es tan ilegal como parece. Esa es una rodilla tan ilegal como la que no he visto en mucho tiempo. No entiendo lo que Kazula Vargas estaba pensando, arrojando esa rodilla”, disparó el reconocido peleador de la categoría pesados Daniel Cormier.

“Quiero disculparme sinceramente con Brok Weaver, su equipo y el UFC. Me entrené muy duro para esta pelea que todos estaban esperando, incluido yo mismo. He estado luchando profesionalmente durante mucho tiempo y esto nunca ha sucedido antes y no volverá a suceder”, aseguró el mexicano a través de un comunicado que publicó en sus redes sociales.

“Estudié muy bien a mi oponente, una de las cosas que noté fue que siempre volvía a ponerse de pie usando la jaula y usando el brazo, esperaba que se levantara igual que en otras ocasiones y luego pudiera conectar la rodilla en su pecho”, argumentó y agregó: “No salió como esperaba y estoy realmente avergonzado por eso y una vez más lo siento mucho. Las personas que siguen mi carrera saben que soy muy profesional, respetuoso con el deporte y no soy un luchador sucio”

“Estoy realmente agradecido por ser parte de UFC y Brok es un hombre de honor como yo. Sé que le gustaría una revancha y ambos lo apreciaríamos”, concluyó.


MÁS SOBRE ESTE TEMA: