Nicolás Laprovittola en acción en Real Madrid (EFE)
Nicolás Laprovittola en acción en Real Madrid (EFE)

Hoy la vida le sonríe a Nicolás Laprovittola. La pasada temporada fue soñada para él. Hizo historia con la camiseta del Joventut de Badalona, lo que le valió quedarse con el premio MVP (Jugador Más Valorado), distinción que no conquistaba un argentino desde hace 13 años -Luis Scola, en la temporada 2006/07 con la camiseta de Tau Cerámica-.

Luego de cerrar su arribo al Real Madrid, uno de los clubes más importantes del planeta, fue el turno de defender la camiseta de la Selección. En el Mundial de China no decepcionó y fue importante dentro del esquema de Sergio Hernández para conseguir la medalla de plata.

Sin embargo, a finales de 2017 y principios de 2018 la situación era totalmente distinta para el ex estratega de Lanús. Tras ser cortado por los San Antonio Spurs y un breve paso por Saski Baskonia, recaló en el BC Zenit San Petersburgo.

Nicolás Laprovittola sufrió su paso por el Zenit de Rusia (Credit: Photo by Andrey Pronin/Shutterstock)
Nicolás Laprovittola sufrió su paso por el Zenit de Rusia (Credit: Photo by Andrey Pronin/Shutterstock)

Un idioma, cultura, clima y forma de vida totalmente distinta crearon un cóctel difícil de tomar para el argentino. La adaptación le fue prácticamente imposible, sumado a que con el correr de los días contaba con menos minutos en cancha. Terminó marginado y entrenando con los juveniles del club.

Este panorama adverso conspiró para que el fuego de la pasión comience a apagarse dentro del interior de Laprovittola. Sin embargo, en ese momento, Nico entendió que necesitaba una mano para resurgir.

El oriundo de Morón, durante una charla con su representante, Carlos Prunes, le solicitó el contacto del psicólogo deportivo Gustavo Ruiz, quien trabaja desde hace varios años con la judoca y medallista de oro olímpica Paula Pareto. “Me ayudó a acomodar un poco mi cabeza”, reconoció en diálogo con Infobae el deportista de 29 años.

De pasar de los mejores equipos del planeta o sentirse una pieza clave a padecer una especie de “destierro” fue un golpe difícil de asimilar para el argentino. “Si me decías cuando estaba en Rusia que después iba a vivir todo esto no te iba a creer. En ese momento mi confianza no era la mejor, no pasaba mi mejor momento. Después de estar ahí y sufrir un poco, me hizo bien. Me hizo recapacitar. Me hizo mejor jugador también”, afirmó.

Nicolás Laprovittola resurgió en Joventut de Badalona y se adjudicó el premio MVP

Aunque a la distancia y en momentos puntuales, Lapro continúa trabajando con Ruiz. “El basquet yo lo tenía. Jugaba, competía... Pero debía acomodar algunas cosas en mi cabeza, darme cuenta de lo importante. Era un momento duro y por eso acudí a un psicólogo deportivo”, reconoció el basquetbolista que seguramente lucirá el número 8 del combinado albiceleste en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Gustavo (Ruiz) siempre me dijo que no era necesario cambiar, sino volver a ser el Nico que yo quería ser. El tema era mantenerlo durante todo el año, o una temporada, como lo hice la pasada en Joventut, que fue brutal. Al día de hoy sigo trabajando con él para mantenerme firme y seguir siempre preparado para cada oportunidad”, confesó.

Ahora se encuentra en pleno proceso de adaptación en este nuevo desafío que significa vestir la camiseta del Real Madrid. “Aquí cumplo otro rol y trato de aprovechar los minutos que tengo”, contó el bonaerense. El argentino es una especie de carta ganadora dentro de un banquillo plagado de figuras.

Nicolás Laprovittola desplegando su talento con la camiseta de Joventut de Badalona
Nicolás Laprovittola desplegando su talento con la camiseta de Joventut de Badalona

“Esto es algo nuevo para mí y mi carrera. Es diferente a cualquier equipo donde me tocó jugar. La verdad que tener estos compañeros es muy bueno, es un aprendizaje también. Este paso en mi carrera es muy bueno”, sostuvo Lapro sobre convivir dentro de un plantel plagado de estrellas internacionales, como los españoles Sergio Llull y Rudy Fernández, el pívot Edy Tavares, el nacionalizado esloveno Anthony Randolph y los argentinos Facundo Campazzo y Gabriel Deck.

En el Merengue le toca “competir” por un lugar con su amigo y compatriota, algo que no parece incomodarlo. “Nos conocemos hace mucho y no tenemos problemas en compartir la base. Siempre queremos que el otro tenga minutos”, comentó. Los dos basquetbolistas se conocen desde hace años y muestran una química envidiable, tanto dentro como fuera de la cancha.

Una seguidilla de lesiones lo marginó un tiempo de las canchas, pero hoy está totalmente focalizado en hacerse un hueco dentro de la consideración del multicampeón entrenador Pablo Laso.

Nicolas Laprovittola y Facundo Campazzo son grandes amigos y ahora comparten plantel en Real Madrid (Photo by Greg Baker / AFP)
Nicolas Laprovittola y Facundo Campazzo son grandes amigos y ahora comparten plantel en Real Madrid (Photo by Greg Baker / AFP)

En lo que va de la temporada, el armador argentino lleva disputados 36 partidos, en los que aportó 211 puntos, capturó 62 rebotes y brindó 109 asistencias en un total de 528 minutos. Hasta el momento, sus mejores actuaciones se vieron en la Liga Endesa.

El primer objetivo que tengo es poder afianzarme en el nivel de Euroliga y competir día a día en ese nivel. Estar preparado, sobretodo en este equipo, que quiere ganar cada partido que afronta. Lo que mas quiero es eso, y obviamente jugar también”, manifestó el campeón de la Supercopa de España en 2019.

El ex Flamengo y BC Lietuvos Rytas de Lituania sostiene que dentro de su cabeza hoy no aparece la idea de retornar a la NBA: “Disfruto mucho de estar en Real Madrid, no pienso en eso. Tampoco lo pensaba cuando me llegó la oportunidad, me tomó por sorpresa. Jugué en San Antonio, pero hoy no pienso en un regreso, aunque nunca se sabe. Me gusta mucho la vida en España”.

A la hora de explicar las diferencias entre la NBA y el Real Madrid, entidad que muchos catalogan como el mejor club del mundo FIFA, Nicolás fue claro y certero. “La única diferencia es que no está en Estados Unidos. En todo lo demás es muy similar, ya sea en el cuidado al jugador, la cantidad de partidos, la intensidad de los partidos, el nivel de los jugadores, de los entrenadores y la infraestructura”, manifestó. Y luego, redobló la apuesta: “En muchas cosas el Real Madrid es mejor que la NBA”.

Real Madrid tiene un plantel donde sobresalen las presencias de Nicolás Laprovittola, Rudy Fernández, Facundo Campazzo, Sergio Llull y Gabriel Deck
Real Madrid tiene un plantel donde sobresalen las presencias de Nicolás Laprovittola, Rudy Fernández, Facundo Campazzo, Sergio Llull y Gabriel Deck

Es más divertido jugar en el Madrid que en la NBA. Acá cada partido hay que ganarlo, cada partido tiene presión. En cada partido estás luchando y compitiendo con los mejores de Europa, y eso lo hace mucho más divertido”, explayó en diálogo con Infobae.

No obstante, Nico valoró lo que fue jugar en la liga que miraba desde chico por televisión. “Fue un paso espectacular, una experiencia única poder compartir plantel con el ídolo de todos, que es Manu (Ginóbili), que además es un amigo, que me cuidó mucho cuando estuve ahí. Me cuidó siempre. Fue lo más lindo que me dejó mi paso por la NBA”, confesó.

También destacó el nivel de Kawhi Leonard, quien por ese entonces era figura de los Spurs y actualmente se desempeña en Los Angeles Clippers. “Había jugadas que hacían algunos basquetbolistas que te sorprendían, como las que hacían Stephen Curry o Kevin Durant. Para nosotros, en San Antonio, era Kawhi. No había visto a nadie así, me sorprendió”, expresó. Y luego, agregó: “Era una máquina, por la manera de entrenar, de meter puntos, de llevar el equipo, de defender, de ganar partidos. Todo era sorprendente. Fue lindo compartir equipo con él y verlo entrenar y prepararse para cada partido”.

Nicolás Laprovittola compartió plantel con Manu Ginóbili en los San Antonio Spurs (AFP)
Nicolás Laprovittola compartió plantel con Manu Ginóbili en los San Antonio Spurs (AFP)

Laprovittola también rememoró la dura, pero graciosa, anécdota del día que Gregg Popovich le avisó que fue cortado y que su futuro sería lejos de la institución de Texas. Por un lado, se encontraba el dolor e incipiente duelo del argentino; mientras que del otro aparece el experimentado entrenador estadounidense mostrando su versión más desconocida. “Me estaba diciendo Nico, se acabó. Y al mismo tiempo me quería abrazar. Yo lo abracé porque es Popovich, pero lo hice como alguien que está siendo echado. Ahí él me dijo: no, Nico. Abrazame un poco más. Cuando me lo pidió de esa manera dije que estaba bien y lo abracé. Él también me respetó mucho cuando estuve en San Antonio. Es una persona muy influyente”. En su paso por los Spurs, donde además de con Manu Ginóbili compartió plantel con Patricio Garino, disputó 18 partidos, en los que promedió 3.3 puntos y 1.5 asistencias.

Nicolás Laprovittola junto a Manu Ginóbili y Patricio Garino en San Antonio Spurs
Nicolás Laprovittola junto a Manu Ginóbili y Patricio Garino en San Antonio Spurs


MÁS SOBRE ESTE TEMA: