Héctor Enrique fue campeón del mundo en México 86 y técnico de la Sub 15 de Argentina (NA)
Héctor Enrique fue campeón del mundo en México 86 y técnico de la Sub 15 de Argentina (NA)

Héctor Enrique siente el predio de la AFA como su casa. Camina e irradia una sonrisa. Charla con sus compañeros en México 86 y con los campeones del 78. Rememoran viejas batallas dentro del campo y graciosas anécdotas.

Sentado en un banco de suplentes, el Negro se prestó a una distendida entrevista con Infobae en la que analizó el presente del equipo de Lionel Scaloni, su paso como ayudante de campo de Diego Armando Maradona en Sudáfrica 2010, el dolor que aún siente por no poder decir presente en Italia 90 y un inédito diálogo con Diego Armando Maradona durante la final de México 86.

Cómo transformó al “vago” Leandro Paredes

En su paso por la Sub 15 de Argentina, el ex futbolista de Lanús, River y Deportivo Español contó una graciosa anécdota de cómo fue el primero en transformarle la posición a Leandro Paredes, quien inició su camino como el clásico enganche y actualmente se desempeña como volante central.

“Me parece un jugador con gran técnica. Hablo con él, lo aconsejo bastante. Él es un jugador de selección, no está de prestado. Es uno de los jugadores que más me gusta. Tam‘<cá hay un vago, y ese soy yo. Dos en el fútbol es mucho. Y yo no juego más, el que juega ahora sos vos. Si no corrés no podés jugarb 15 esté en la Selección”, comentó d<urante un evento realizado en conjunto entre la AFA y cerveza Schneider.

Analizando su paso como DT de los más jóvenes en la albiceleste, el oriundo de Burzaco rememoró una graciosa anécdota con el surgido de la cantera de Boca. “Un día le dije: ‘Acá hay un vago, y ese soy yo. Dos en el fútbol es mucho. Y yo no juego más, el que juega ahora sos vos. Si no corrés, no podés jugar”, esbozó.

"El Chino" Tapia, "el Negro" Enrique y "el Vasco" Olarticoechea, campeones del mundo en México 86 (Prensa Schneider)

Pero esta advertencia no fue suficiente para el hombre del PSG, quien recibió una enseñanza que lo marcó. “Hubo un partido, creo que el primero internacional que jugamos. Les dije que podía perdonar cualquier cosa, como que lo pierdan por gambetear, por un mal pase o por un centro mal tirado, pero no que no corran. Les dije que no importaba si iban 5 o 10 minutos, que los sacaba. Y bueno, a los 15 minutos lo saqué a Leandro. ¡No lo podía hacer volver! Los agarré a todos y le dije: ‘Vos no sos más enganche, vas a ser número 5’. Le dije que (Gaspar) Iñiguez lo iba a ubicar. Con eso solucioné el tema del retroceso. Ahora entiende que no le alcanza con solo pegarle bien y una gambetita. Está jugando en un nivel muy importante”, comentó.

Enrique justificó su decisión al rememorar a otros grandes volantes centrales que tuvo el conjunto nacional. “Hace 6 o 7 años dije que se acababa el 5 picapiedra, el que mordía y se la daba al contrario. A mí dame al Checho Batista, a Lea Paredes... O al Tolo Gallego, que cortaba más, pero tocaba bien. En el mundo se juega de esa manera, con un 5 que sepa romper con una gambeta, que termine por dentro, con alguna bocha de gol”, argumentó..

El campeón de la Copa Libertadores en 1986 también respaldó el trabajo del actual entrenador de Argentina: “Estoy contento con Scaloni, yo lo venía defendiendo cuando lo atacaban. Había que hacer un recambio, y lo hizo. El equipo juega bien, tiene identidad y respeta el buen juego que viene haciendo la Selección desde hace años”.

El día más triste de Lionel Messi

Enrique fue uno de los laderos de Maradona en el Mundial de Sudáfrica 2010 (Shutterstock)
Enrique fue uno de los laderos de Maradona en el Mundial de Sudáfrica 2010 (Shutterstock)

Un tema inevitable de charla con Enrique es Diego Armando Maradona, por quien siente una profunda admiración (tiene un emprendimiento de cancha de fútbol 5 con distintos nombres relacionados al 10).

El Negro fue uno de los principales laderos del ex Napoli durante el Mundial de Sudáfrica 2010. “Era una Selección que jugaba bien, con un Messi que hizo un buen Mundial y que no tuvo suerte con Alemania. No supimos; todos, porque no es sólo de los jugadores o cuerpo técnico, cuando ganamos, ganamos todos, y cuando perdemos, perdemos todos. Alemania tuvo una buena tarde y nosotros no”, afirmó.

Argentina recibió un durísimo golpe en Ciudad del Cabo. Cayó por 4 a 0 en los cuartos de final debido a los goles de Thomas Müller, Miroslav Klose (en dos oportunidades) y Arne Friedrich.

“En el vestuario todos lloraban. Diego, todos. Nunca me voy a olvidar el llanto y dolor de Messi, se le notaba más que a todos”, soltó sin rodeos.

Los detractores del capitán del Barcelona sostienen que la Pulga no “siente” la camiseta, algo que el ex futbolista desterró: “La siente la camiseta. Es tan genio que si le jugás al fútbol tenis te va a querer ganar 200 a 0, como Maradona. Son tan ganadores que siempre quieren ganar. No se le está dando, pero ya se le va dar”.

El pedido de Diego Maradona a sus compañeros cuando Alemania les empató en la final de México 86

Diego Maradona celebra un gol ante Inglaterra junto a Héctor Enrique y Jorge Burruchaga (Shutterstock)
Diego Maradona celebra un gol ante Inglaterra junto a Héctor Enrique y Jorge Burruchaga (Shutterstock)

Al recordar el éxito en tierras aztecas, Enrique develó qué fue lo que les pidió Diego Armando Maradona a sus compañeros de equipo y cómo utilizó esa anécdota para intentar inculcarles a los más jóvenes que deben hacer lo mismo con Lionel Messi.

“La presencia de Maradona imponía respeto y generaba inquietudes en los técnicos contrarios. Ahora pasa lo mismo con Messi. Hay que saber aprovechar eso. Yo le decía a Leandro (Paredes) que no siempre hay que dársela a Messi, yo no se la daba siempre a Maradona. Yo aprovechaba la marca de Maradona para quedar solo y romper con una gambeta. Ese es el pequeño consejo que les puedo dar”, comentó.

Durante la final con Alemania, Argentina ganaba 2 a 0 con goles del Tata Brown y Jorge Valdano, pero Karl-Heinz Rummenigge y Rudi Völler aparecieron a poco del final del encuentro para nivelar las acciones. Fue en ese momento cuando emergió la figura del capitán. “‘Agárrenla ustedes la pelota, cuidenla’, eso nos pidió cuando nos igualaron. Y ahora pasa lo mismo. A Messi no se la tienen que dar en todo momento, sí en los últimos metros, que es donde él resuelve, como resolvía Maradona, con gambeta, velocidad y pegada”, explicó.

“Cuando tienen que romper con gambetas, que lo hagan, Y cuando tienen que patear, que pateen”, solicitó el Negro, intentando motivar a la nueva camada a que imite lo que hacían “jugadores con talento como Checho Batista, el Vasco Olarticoechea o Jorge Burruchaga”.

Una herida que no pudo cerrar: perderse el mundial de Italia 90

El dolor del
El dolor del "Negro" Enrique de no poder jugar el Mundial de Italia 90 (Shutterstock)

“Notti magiche

Inseguendo un goal

Sotto il cielo

Di un’estate italiana”

Lo que a cualquier argentino lo lleva imaginariamente al Mundial de Italia 90 al escuchar esta canción, para el Negro Enrique significa un puñal. Pese al paso del tiempo, al ex futbolista aún le cuesta asimilar que debió bajarse del torneo a raíz de una lesión.

“Yo estaba mal de la pierna, no estaba para jugar un Mundial. Le dije a Bilardo que me dejara afuera, no iba a dar lástima. Él lo entendió y quedé afuera”, rememoró. Y luego, con dolor, agregó: “El tema del Mundial no lo puedo escuchar, me pone mal hasta el día de hoy. Y yo necesitaba la plata que ganábamos por ir con la Selección a un Mundial, pero prioricé el amor por la camiseta”.

Aunque sostiene que no se lamenta por la decisión que tomó, afirmó que otros futbolistas en su posición no hubiesen tomado la misma decisión. “Y eso que son millonarios, y yo no tenía un peso; pero bueno, no importa. Esa es mi manera de pensar. Yo siempre dije que hay que tener orgullo, entrega y respeto por la profesión”, remarcó.

“La prioridad no era ser figura en la Selección, sino ser campeones del mundo”, concluyó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: