McGregor deberá presentarse en la Fiscalía de Dublín
McGregor deberá presentarse en la Fiscalía de Dublín

El peleador Conor McGregor está siendo objeto de investigación de la Justicia irlandesa por una presunta agresión sexual a una mujer afuera de un pub de Dublín la semana pasada, según informó el medio norteamericano The New York Times.

El especialista en artes marciales mixtas de 31 años todavía no ha sido acusado formalmente y los oficiales no lo han interrogado al respecto, pero está involucrado por segunda vez en un hecho de agresión sexual en este año. A comienzos del 2019 se conoció que había sido denunciado por una mujer tras un suceso que ocurrió en un hotel de Europa. Si bien el informe del caso está en manos de la fiscalía irlandesa, todavía no hay avances significativos al respecto.

Esta nueva investigación que se abrió está emparentada a un acontecimiento que se habría desarrollado con una mujer de 20 años que se encontraba en un automóvil en las afueras de un local de la capital de su país. El citado medio norteamericano mencionó que este nuevo proceso se conoció a través de personas que hablaron anónimamente amparadas en las leyes locales.

Desde las oficinas de representación del luchador de UFC le desmintieron esta segunda denuncia al Times: “Conor McGregor es frecuentemente objeto de rumores. Niega cualquier informe que lo acuse de agresión sexual”.

McGregor tuvo diferentes problemas judiciales en Irlanda y Estados Unidos durante los últimos meses (Foto: Reuters)
McGregor tuvo diferentes problemas judiciales en Irlanda y Estados Unidos durante los últimos meses (Foto: Reuters)

Durante los útimos meses, McGregor ha tenido problemas judiciales de diferente índole. En marzo fue arrestado en Miami Beach porque un fanático lo acusó de haberle robado y destrozado el celular. En ese momento, era la segunda vez que pisaba una prisión de Estados Unidos: en abril del 2018 había irrumpido en un evento de UFC para atacar a un bus e intentar agredir a un peleador. Fue arrestado bajo las acusaciones de tres cargos de asalto y un delito contra la propiedad.

El último hecho policial que lo tuvo en las primeras planas fue en agosto, cuando una cámara instalada en el pub The Marble Arch dejó pruebas sobre la agresión a una persona que se encontraba en el lugar. “Ese hombre merecía disfrutar de su tiempo sin que terminarse como lo hizo. Traté de hacer las paces y las hice en aquel momento. Estaba equivocado. Debo asumir mi culpa. Se lo debo a las personas que me han estado apoyado”, declaró días más tarde en un video que realizó para asumir su responsabilidad.

Mientras todos estos conflictos se desarrollan, el deportista sigue sembrando la posibilidad de volver a la actividad a más de un año sin pelear. Desafío a Frankie Edgar por las redes para combatir en diciembre.

Seguí leyendo: