La pelea más esperada de la noche duró unos cuantos segundos y acabó decepcionando a una afición que respondió con ira ante el anuncio de la suspensión (Video: Twitter)

Era el combate más esperado de la noche. El mexicano Yair "El Puma" Rodríguez era el anfitrión del estadounidense Jeremy Stephens en el cierre de la jornada que marcó el regreso de las artes marciales mixtas a México. Pero, 15 segundos después del inicio, todo terminó intempestivamente.

La UFC (Ultimate Fighting Championship, por sus siglas en inglés) volvió a México después de dos años la noche de este sábado, con varios combates en la Arena Ciudad de México, pero el final de la cartelera estuvo lleno de polémica y furia.

En el primer episodio y en el primer intercambio entre Rodríguez y Stephens, el mexicano lanzó la mano con los dedos extendidos de arriba hacia abajo haciendo contacto con el ojo izquierdo del estadounidense, quien tras cinco minutos de espera no pudo abrirlo.

El estadounidense no pudo continuar tras sufrir un piquete en el ojo (Foto: Cortesía UFC Latinoamérica)
El estadounidense no pudo continuar tras sufrir un piquete en el ojo (Foto: Cortesía UFC Latinoamérica)

La afición para entonces ya estaba muy molesta porque creía primero que el peleador estaba fingiendo. Sin embargo, el médico que ingresó a atender a Stephens no dudó en avisarle al juez que la pelea no podía continuar, ya que el nacido en Des Moines, Iowa, no podía ver con claridad.

Entonces, el colegiado dio su anuncio. Los asistentes al recinto, ubicado en el norte de la Ciudad de México, comenzaron a abuchear aún con más fuerza. Entonces, algunos comenzaron a arrojar sus vasos de plástico al octágono, donde se llevan a cabo los combates de este tipo.

Varios siguieron el ejemplo y comenzaron a lanzar sus propios vasos, algunos todavía con líquido en su interior. Algunos cayeron muy cerca de  Stephens, que por un momento dejó de dolerse y se encaró con la afición, que empapó a su equipo.

Pocos minutos después, el estadounidense tuvo que ser retirado por un grupo de escoltas que lo rodearon y lo protegieron para evitar que cualquier objeto lo golpeara en el cuerpo o en la cabeza. Los hombres, trajeados, también fueron bañados en su camino a los vestuarios.

El ruido de la afición era feroz. A los abucheos se le sumaron la silbatina generalizada y los fuertes insultos contra Stephens, al que muchos acusaron de abandonar la pelea por una lesión que, a simple vista, no parecía afectarlo más de lo normal.

De hecho, algunos señalaron en redes sociales cómo en las imágenes de la pelea, transmitida por televisión de cable en México, donde se disputó una cartelera completa de UFC por primera vez desde agosto de 2017, el impacto parece ocurrir en el ojo derecho del estadounidense.

Stephens tuvo que ser retirado por guardaespaldas que lo rodearon para que ningún objeto arrojado desde las tribunas lo impactara (Foto: Captura de pantalla)
Stephens tuvo que ser retirado por guardaespaldas que lo rodearon para que ningún objeto arrojado desde las tribunas lo impactara (Foto: Captura de pantalla)

Sin embargo, la revisión y la queja del peleador visitante fueron en su ojo izquierdo, lo que algunos aficionados argumentaron era la evidencia de que no quería pelear la noche de este sábado.

Tras el anuncio del juez de declarar la pelea como "no contest", en español "sin disputa", que es un término usado en este tipo de disciplinas de combate donde la pelea se declara finalizada por razones que no están en manos de ninguno de los dos peleadores, sin un ganador o perdedor, Rodríguez se llevo las manos a la cabeza en señal de incredulidad.

El mexicano, que buscaba consagrarse ante su público, incluso lloró de impotencia, antes de dirigirse a los presentes, que todavía se encontraban agitados tras la salida apurada de Stephens.

Stephens fue fuertemente criticado por la afición, que lo acusó de abandonar la pelea por una lesión en apariencia leve (Foto: Captura de pantalla)
Stephens fue fuertemente criticado por la afición, que lo acusó de abandonar la pelea por una lesión en apariencia leve (Foto: Captura de pantalla)

"Discúlpenme, no esperaba que esto pasara, no es culpa tampoco de Jeremy, le tengo que dar el beneficio de la duda, me preparé muchísimo para este campamento, se gastó mucho dinero, realmente es decepcionante", expresó "El Puma".

"Sólo puedo pedirles una disculpa y regresar pronto y fuerte, son circunstancias, Jeremy, discúlpame no fue mi intención (el piquete en el ojo)", completó el mexicano.

Sin embargo, Stephens respondió con dureza este domingo. "¿Creen que estoy fingiendo? Tú fuiste el que me picó, hermano", dijo en un video publicado en sus redes sociales, donde se mostró con unos lentes de sol y un gran parche en el ojo izquierdo.

Stephens pidió que la pelea se haga en cuatro o cinco semanas, o incluso en dos (Foto: Cortesía UFC)
Stephens pidió que la pelea se haga en cuatro o cinco semanas, o incluso en dos (Foto: Cortesía UFC)

"Pospongámoslo unas cuatro o cinco semanas, dos semanas, lo que sea, estaré preparado. Fue una herida profunda porque tú me picaste profundamente, hijo de p… Estoy listo", añadió.

Rodríguez rescindió a través de sus declaraciones al sitio especializado MMA Junkie. "Le voy a dar el beneficio de la duda a Jeremy Stephens. Él va a ser el que tendrá que lidiar con la duda. Es el único que sabe cómo se siente", reiteró.

"Nunca me han hecho un piquete de ojos en una pelea, pero he tenido el ojo en mal estado durante una, como en la que tuve con Frankie Edgar. Y aún así quise seguir peleando. Pero no todo el mundo es igual. Así que le doy totalmente el beneficio de la duda. Veremos qué sucede", concluyó.

Mientras tanto, la afición se ha quejado amargamente por la suspensión de la pelea y en redes sociales han reclamado por un nuevo combate que sustituya al de este sábado o la devolución de su dinero.