“Chiquimarco” se vio envuelto en la polémica, porque dijo no “ser un títere”. (Foto: Shutterstock)
“Chiquimarco” se vio envuelto en la polémica, porque dijo no “ser un títere”. (Foto: Shutterstock)

Tres días duró la experiencia del exárbitro mexicano Marco Antonio Rodríguez, también llamado "Chiquimarco", como director técnico del Salamanca, equipo que milita en la Segunda División B  de España.

A través de un comunicado, el conjunto español informó que el mexicano había sido cesado de su cargo, pero no se ofrecían detalles sobre las razones de esa decisión que tomó por sorpresa a muchos, pues su designación se había dado el martes pasado.

Por su parte "Chiquimarco" sí hizo comentarios al respecto y dijo que el club solo quería que él "prestara" su título como entrenador avalado por la UEFA para que José Luis Trejo fuera quien dirigiera.

De acuerdo con el periódico mexicano El Universal, Trejo hizo la pretemporada con el Salamanca pero hace una semana se anunció que no podría dirigir porque su título no tenía validez frente a la Federación Española.

(Captura de pantalla)
(Captura de pantalla)

Fue así como decidieron contratar a "Chiquimarco". El silbante mundialista desde ese momento aclaró que sería él quien dirigirá y que Trejo se quedaría como parte del departamente de Inteligencia Deportiva del club.

"El título de entrenador Grado Superior o UEFA Pro debe ejercerse con profesionalismo y ética. Un genuino entrenador NO vende al mejor postor su inversión de años de preparación y jamás permitas ser prestanombre y que otros sin la cualificación europea te utilicen", dijo a través de Twitter el exsilbante.

En entrevista con el diario Marca, Rodríguez señaló que le querían imponer un segundo entrenador sin título. "Yo quería traer a alguien español, pero con título para poder dirigir. Quería hacer las cosas mejor. Soy capaz de escuchar capacidades de mejora, pero el entrenador soy yo y soy el que toma las decisiones".

A pesar de haber dejado claro que él no sería "un títere", desde su llegada sintió poco respaldo. "Si me están dando el proyecto, yo lo adquiero, asumo responsabilidad y voy por el ascenso, pero necesito que me den la oportunidad de dirigir bien el proyecto", refirió para el diario español.

Rodríguez pitó en tres campeonatos mundiales. (Foto: Shutterstock)
Rodríguez pitó en tres campeonatos mundiales. (Foto: Shutterstock)

Incluso mencionó que en varias ocasiones intentaron decirle a quién debía alinear. "La gota que colmó el vaso fue cuando fuimos a presentar al club y veo que el comportamiento cambia, traiciones, mal ambiente interno, los jugadores empiezan a sabotearme".

A pesar de que la experiencia fue amarga para el árbitro que pitó el 7-1 de Alemania frente a Brasil, habló del lado positivo de toda esta experiencia y es que para él, el proyecto de Salamanca podría subir a Segunda si mejora su juego.

Al final, Marco Antonio Rodíguez no se sintió utilizado, porque no permitió que fuera así. Si bien detectó que había personas dentro de la institución que confiaban en él, la situación se volvió complicada porque las órdenes venían de arriba. "Se dieron cuenta de que no iba a ser un títere".

Rodríguez trabajó como juez de fútbol durante 19 años y 14 de ellos fueron como referí internacional. De hecho participó en las Copas Mundiales de Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014.

Fue el encargado de arbitrar la semifinal Brasil Alemania en la que los locales cayeron 1-7. (Foto: AP)
Fue el encargado de arbitrar la semifinal Brasil Alemania en la que los locales cayeron 1-7. (Foto: AP)

Más allá de haber dirigido siete encuentros de Mundiales, el número de partidos oficiales que pitó asciende a 480 en la Primera División mexicana. Además, antes de haber emprendido el viaje a España realizaba funciones de analista de fútbol en el canal de televisión TV Azteca.

Una vez que dejó las tarjetas, Marcos Antonio comenzó a prepararse para su otra pasión, también vinculada al fútbol. "He dirigido en varias categorías: infantiles, juveniles, en universidades y me di cuenta que soy muy intenso".

Sobre su relación con los árbitros desde el banquillo mencionó que buscará tener un estilo de entrenador que respete a la autoridad. "Voy a ser demasiado respetuoso de la autoridad, aún en el error".