(Video: Twitter)

Los Gallos Blancos de Querétaro publicaron un video en donde presentaron a sus dos nuevos integrantes vestidos como los personajes de la serie española La Casa de Papel.

El delantero Enrique Triverio y el defensa Enrique López "Cadete" fueron presentados en redes sociales a través de un video en donde aparecen vestidos con el overol rojo que recuerda a los personajes de la serie de Netflix La Casa de Papel.

Ambos jugadores ya son los nuevos refuerzos de Querétaro y en el video gritan que ya pertenecen al equipo "azul y negro".

"¡Madre mía! La vamos a lidiar parda", dijo el español; "A partir de hoy, ¡somos azul y negro!", dicen en el video que fue publicado en redes sociales.

Enrique Triverio

Enrique Triverio nació en Argentina (Foto: Refugio Ruiz/Getty Images)
Enrique Triverio nació en Argentina (Foto: Refugio Ruiz/Getty Images)

Enrique Luis Triverio nació en Aldao, en la Provincia de Santa Fe, Argentina, el 31 de diciembre de 1988. Su primer equipo fue con Unión de Sunchales.

Triverio viene de jugar con el Toluca por siete torneos. En su primera etapa con los Diablos, alcanzó la cifra de 30 goles entre Liga, Copa y Libertadores, siendo el Apertura 2015 su mejor torneo con 10 anotaciones en 16 partidos.

Después, probó suerte con el Racing de la Supeliga Argentina, donde no fue tomado en cuenta por el timonel Eduardo Coudet. Regresó para el Apertura 2018, donde retomó la titularidad con el conjunto mexiquense de la mano de Hernán Cristante.

Enrique López Fernández "Cadete"

(Foto: Twitter)
(Foto: Twitter)

Enrique López es más conocido como "cadete". Es un futbolista profesionista español que jugaba como lateral izquierdo para el club mexicano Atlético San Luis. Nació el 24 de julio de 1985 y es originario de Madrid, España.

Los escándalos del equipo Gallos Blancos de Querétaro

Querétaro es un equipo acostumbrado a estar inmerso en la polémica (Foto: Cuartoscuro)
Querétaro es un equipo acostumbrado a estar inmerso en la polémica (Foto: Cuartoscuro)

La venta de los Gallos Blancos de Querétaro en 2002 fue recientemente ligada a la red de lavado de dinero de la que acusan al abogado Juan Collado, un hecho que se suma al historial de polémicas que van desde adeudos de pagos a sus jugadores hasta compra de otras franquicias para poder mantenerse en Primera División del fútbol mexicano.

Fue el empresario Sergio Hugo Bustamante Figueroa quien en sus comparecencias del 20 y 25 de junio pasados ante la Fiscalía General de la República, detalló que José Antonio Rico Rico y Collado utilizaron créditos otorgados por Libertad Servicios Financieros SA de CV para comprar al equipo queretano a Tirso Martínez, quien está encarcelado en Estados Unidos debido a sus vínculos con el Cártel de Sinaloa y con Joaquín "El Chapo" Guzmán.

Así, el Querétaro apareció en Primera División luego de comprar la franquicia de los Reboceros de La Piedad, que atravesaba problemas financieros. Este escándalo recién destapado se suma a la lista de vicisitudes y contratiempos que han rondado al club emplumado, que acostumbró a su afición a vivir en la incertidumbre.

La Femexfut compró al equipo para desaparecerlo

La FMF compró a Gallos para reducir el número de equipos(Foto: Cuartoscuro)
La FMF compró a Gallos para reducir el número de equipos(Foto: Cuartoscuro)

En 2004, la Federación Mexicana de Fútbol compró la franquicia del Querétaro para desaparecerla. Dicha transacción se sumó a la que hizo la Femexfut para adquirir al Irapuato con el fin de volver a jugar con 18 equipos a partir del Apertura 2004.

El entonces presidente del equipo queretano, Jorge Vázquez Mellado -quien supuestamente solo había aparentado la compra del equipo a Rico Rico-, opuso resistencia para vender a los Gallos Blancos, pero al final terminó por aceptar la negociación que la FMF le propuso en ese entonces.

Desempleados y con adeudos

La afición se ha mantenido fiel (Foto: Cuartoscuro)
La afición se ha mantenido fiel (Foto: Cuartoscuro)

Aquella polémica compra tuvo lamentables consecuencias para los jugadores del equipo, quienes se quedaron sin trabajo luego de la decisión de la Federación Mexicana por desaparecer a su fuente de empleo.

Los futbolistas tuvieron que acudir a la Comisión de Resolución de Controversias, en busca de que se les respetara el 70% del adeudo de sueldos, primas y bonos que se les quedó a deber tras la desaparición del club.