Anthony Ogogo tiene 30 años y ya ha atravesado 15 operaciones durante su carrera profesional, seis de ellas en su ojo izquierdo. Este miércoles, publicó un video de la última cirugía con un mensaje en el que reconoce que si bien quiere volver a la actividad, ya no tiene mucha esperanza.

En 2016, el británico que ganó la medalla de bronce en Londres 2012, perdió ante Craig Cunningham por nocaut técnico tras no poder esquivar un golpe directo a su ojo. Desde entonces su vida es un drama.

"Tuve un análisis después de la pelea y mostró múltiples fracturas. Mi ojo estaba torcido y contorsionado. Cada vez que recibía un golpe, el ojo no estaba protegido y la visión era terrible", le había explicado al Daily Mirror en septiembre.

Esta semana, Ogogo se realizó la sexta operación en la zona, la cual duró tres horas, y dejó un escrito en instagram para sus fans. "He recibido muchos mensajes de apoyo de personas que están luchando sus propias batallas, batallas con depresión, enfermedades e incluso cáncer. Estos chicos me han renovado las esperanzas", contó.

Sin embargo, en Twitter publicó videos en donde se mostró más negativo durante la recuperación: "A partir de este momento comenzará mi catapulta hasta la grandeza o será el final de este capítulo". Al tiempo que reconoció: "No quiero estar aquí, quiero estar boxeando en el ring convirtiéndome en el campeón mundial de boxeo".

Allí, explicó que se está "quedando sin cosas positivas para mirar", porque su regreso se sigue postergando al tiempo que las clínicas le ganan la batalla a los gimnasios en su vida diaria.

En los Juegos Olímpicos de la Juventud 2004, realizados en Texas, Ogogo se colgó la medalla de oro en su categoría y se colocó el mote de "promesa" en el deporte británico. Sin embargo, tras su gloriosa participación en Londres 2012, su carrera cambió y sigue siendo un misterio.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: