Cultura

La prestigiosa revista francesa de cine —su nombre podría ser traducido al español como “Cuadernos de cine”— se quedó sin empleados luego de que la adquiera un nuevo grupo de inversores formado por varios productores cinematográficos. “Es una contradicción absoluta”, explican los trabajadores