Anish Kapoor en Proa
Anish Kapoor en Proa

No es necesario explicitar el desarrollo político de una obra si es que el centro político se produce como efecto en el espectador, no como un “mensaje”. La muestra Surge, del artista Anish Kapoor –nacido en la India en 1954 y que vive en Gran Bretaña desde 1970– así lo plantea desde su nombre mismo: “surge” en inglés refiere a una oleada marina y en español indica el emerger, a la vez que es la raíz del sintagma “insurgente”. Bien: de este modo cada visitante del museo Proa, en La Boca, podrá no sólo apreciar al objeto expuesto, sino reflexionar sobre sus sentidos. Que, en Kapoor, tienen una profunda relación con la humanidad, su entorno social y una dramática de la existencia.

Una percepción dramática que se torna poderosa en la obra Svayambhu, que se conforma por una estructura móvil (pero cuyo lento movimiento es invisible para el ojo humano) hecha de cera roja. Cera roja como la sangre que va construyendo la obra durante su permanencia en la sala, hasta marzo de 2020, un work in progress que evoluciona esa hemorragia en una forma que no sabemos cómo culminará. Quizás no importe.“Svayambhu significa “autogenerado” en sánscrito, como si la apelación a esa lengua antigua indicara que el drenaje de sangre –como se quiera representarlo– es una condición de la humanidad para su existencia.

Svayambhu
Svayambhu

Kapoor trabaja con materiales a los que otorga sentidos tal vez impensados para esos materiales. En esta muestra, ¿cuál sentido cree que prevalece?

–La duda –responde taxativo a Infobae Cultura el curador Marcello Dantas–. Exhibe materiales rituales, pero introduce duda en ellos. Esta duda es producto del pensamiento. La duda es la puerta para la inteligencia, para el cambio. La duda es esencial.

En Svayambhu la cera con un pigmento semejante a la sangre produce dramatismo.

–Tiene una propia teatralidad que incluso se da en su movimiento casi imperceptible, pero movimiento al fin.

Esto le otorga un sentido político a alguna de sus obras.

–Hay un sentido político en todas sus obras. Sucede cuando miras al espejo y no te ves, cuando ves una pared y no percibes al objeto a menos que mires bien y veas una pared inflamada. Las paredes son objetos silenciosos, están ahí, pero todo lo escuchan.

Se podría decir que apela a la incertidumbre.

–Sí, la incertidumbre que es el estado de nuestro tiempo. La muestra es una respuesta a un estado de anestesia de la sociedad

Los espejos a los que se refiere Dantas son aquellos que, enfrentados, no cumplen con el rol del reflejo, sino –como en una sofisticada feria de juegos– incurren en la deformación, la desaparición, la duplicación de quien se pare frente a ellos. Tal vez es el efecto que logra la idea que le transmite Kapoor –que estará en el país en febrero– en una entrevista a Dantas, que figura en el catálogo: “Mi cuerpo, mis brazos,mis piernas, mi pecho: este soy yo, pero no soy yo. Si cierro los ojos por un segundo, hay otro yo, mucho más grande. Mi interior es mucho más grande que este recipiente que es mi cuerpo y eso es cierto para todos, todos nosotros y lo sabemos”.

Un operario vestido de blanco por entero toma un balde con pintura roja, claro que como la sangre, llena un recipiente de un cañón mecánico, apunta a la esquina de dos paredes blancas, y dispara con estruendo. Ya no es blanca: la sangre (o “la sangre”) disparada se disemina por la pared, derramándose lenta, viscosa. En una hora, el operario disparará nuevamente y así hasta que se levante la muestra sin que se pueda saber qué forma final tomará esa sangre disparada. Quizás como no se sabe qué forma toma la sangre derramada en una guerra, en una represión.

La exhibición en Proa interpela constantemente al espectador, lo hace partícipe y así permite que decanten los sentidos. La última obra es L’origen du monde, que dialoga de algún modo con la obra del mismo título de Gustave Courbet, que muestra en primer plano a una vagina y que causó escándalo y ocultamiento de la pintura hasta pasado mucho tiempo. Kapoor realiza, sobre una superficie blanca site specific para el museo, una figura ovalada pintada con un azul tan intenso que produce el efecto de asomarse a un vacío infinito. En la figuración de Courbet y la abstracción de Kapoor se induce a una reflexión sobre la llegada a la existencia, y sus límites y sus alcances.

La duda como efecto de la materia. La muestra de Kapoor, que exhibe obras desde 1992 a la fecha, cumple su objetivo, sin abandonar un costado lúdico, festivo. Una buena razón para no dejar de asistir.

Fotos: Patricio Pidal

*La muestra de Anish Kapoor Surge se exhibe en Fundación Proa (Av. Pedro de Mendoza 1929 La Boca, Caminito) hasta marzo de 2020 de martes a domingo desde las 11 hasta las 19.

SIGA LEYENDO